Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE AGOSTO DE 1654
(Número 339)

Todo es arriesgarse...
Julius Kern

GACETA MILITAR

Requesens

Estimada Christine:
 
    No embotaré vuestros luminosos pensamientos con los oscuros detalles que
    no deseáis conocer sobre lo que acontece en el Frente. Sólo apuntaré que
    todo parece marchar bien para los hijos de Francia. En cualquier caso,
    si mi mente está en las órdenes que hemos de cumplir lo mejor que
    podemos, mi corazón está con vos, mi señora. No pasa un día que no ansíe
    volver a Vos, a vuestro lado, para alimentarme de vuestra sonrisa, para
    enriquecerme de vuestra conversación, para vivir de vuestro amor. Espero
    poder volver pronto.

    Vuestro es mi corazón.
    André Du Guerrier

André du Guerrier releyó una vez más la carta con expresión satisfecha. "Creo que por fin está perfecta", pensó. La guardó en su coleto y salió del campamento, como cada día, a cruzar un paso que había descubierto y que el enemigo desconocía... Al menos de momento.

* * *

El último mes de campaña fue un poco más agitado que el anterior. El incidente principal ha sido la emboscada que ha sufrido André du Guerrier, que ha sido capturado por el enemigo y se encuentra prisionero tras sus líneas. Aparte de esto, otro incidente serio ha sido el que sufrió Claude Gervaise, que ha sido evacuado a París debido a una grave herida sufrida por culpa de una bala perdida. Otros de nuestros suscriptores tuvieron más suerte: Alexandre de l'Oie y Jacques de la Touche consiguieron algo de botín, este último además recibió una mención en la Orden por su fiereza en el asalto, en el que sus rugidos resonaron de una manera que aterrorizaba al enemigo que podía oírlos. El que se quedó sin prácticamente ver acción fue Renné Gade, ya que fue destinado a vigilar un sector tranquilo que daba a un barranco prácticamente inaccesible.
 
Orland Touril, por su parte, hizo una apuesta con su coronel:

-En esa colina hay un puesto de observación que nos está fastidiando de lo lindo. Desde ahí el enemigo puede vernos entrar y salir de la fortaleza, y cada vez que movemos un dedo para salir nos lanzan encima todo lo que tienen.
-Mi Coronel, dejadlo en mis manos. Un puñado de mis hombres, y limpiamos de basura esa colina, tan limpia que se podrá comer en ella.
-¿Estáis seguro, Mayor? No veo yo que sea tan fácil llegar. Pensad que habrá que atacar colina arriba...
-Sólo si se ataca de frente, mi Coronel. Hay otras formas de llegar ahí. No querréis apostar, ¿verdad?
-¿Seréis capaz de izar ahí la bandera francesa, Mayor?
-Eso sería demasiado fácil, mi Coronel. Me llevaré a un grupo de hombres, comeremos en lo alto de esa colina, y después izaremos el mantel de mesa que nos habremos llevado para utilizar durante la comida porque, por muy limpia que la dejemos, seguimos siendo franceses civilizados.
El coronel lanzó una risotada.
-Bien, si os creéis capaz, adelante. Pero nada de ataques a gran escala para los que no tenemos recursos. Tomad la colina con un grupo reducido de hombres, y os ganaréis una mención en la Orden.

Sin decir palabra, Touril saludó marcialmente y salió de la tienda de campaña de su coronel.

Al cabo de un rato, un pequeño carretón de mano empujado por un labriego apareció de no se sabe dónde y enfiló el sendero que llevaba a la colina. Los españoles que ocupaban la misma, prudentes, enviaron una patrulla a identificar al labriego y averiguar a dónde se dirigía. Sin embargo, el hombre, al ver a los jinetes soltó el carretón y huyó camino abajo como alma que lleva el diablo.

La patrulla habría podido sin duda darle caza, pero la curiosidad pudo más. Descabalgaron, se acercaron al carretón y vieron que contenía un barril de vino.

-¡Vaya! Parece que nos han dejado un regalo. Vamos a subirlo a la colina y así tendremos algo para acompañar la cena -dijeron.

Ni cortos ni perezosos, ataron el carretón a los correajes de ambos caballos y, con una precaución infinita, lograron subirlo al puesto.

Al mediodía siguiente, el coronel de los Dragones del Gran Duque Maximiliano de Valois no salía de su asombro. Una extraña bandera a cuadros blancos y rojos ondeaba en lo alto de la colina. Un sonriente Touril estaba a su lado.

-Increíble, Mayor. Habéis ganado la apuesta, lo admito. Pero, ¿cómo...?
-Bueno, mi Coronel. Lo más difícil ha sido conseguir el mantel, pero finalmente se pudo. El resto... Bueno, uno de mis hombres disfrazado de labriego, un barril de vino con unas hierbecitas disueltas, hierbecitas que mi abuela me daba de niño cuando no podía dormir... Y simplemente poner el barril en manos de esos borrachuzos sin que sospechasen nada. Luego, una incursión nocturna de una docena de hombres, rápida y letal, para pillarlos dormidos como bebés, y el resto ya lo podéis ver.
-¡Ja, ja, ja! ¡Os felicito, Mayor! ¡A fe que os habéis ganado una doble mención por vuestro ingenio!

* * *



ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

Sigue París con la tónica veraniega, es decir, apagado y sumido en un sopor debido tanto al calor como a la movilización general de tropas. Alain Dumont pasó las horas muertas en un desierto Phillippe Le Rouge, y Francesco Maria Broglia vio pasar el tiempo en Les Chasseurs con su dama, donde ambos esperaron y esperaron a unos supuestos invitados que nunca acabaron de llegar. Cabe destacar la decisión vital de Alain Morueaux: este caballero recién llegado no ha perdido el tiempo y ha solicitado su ingreso en la Orden de San Francisco, donde se le aceptará cuando termine el período de seminarista.

* * *

Segunda semana

Igualmente muy poca actividad en París esta semana: Alain Morueaux asistió al teatro (puede hacerlo libremente hasta el momento de recibir los votos) y Cael de Rouen visitó Les Chasseurs con su dama. Francesco Maria Broglia dedicó esta semana y todo el resto del mes a practicar esgrima.

* * *

Tercera semana

Poco que decir: Cael de Rouen alquiló un palco de un casi vacío Théatre Royale y siguió interesado la obra teatral con su dama.

* * *

Cuarta semana

Alain Dumont decidió que la vida militar es lo suyo y, después de considerar varias posibilidades, dirigió sus pasos al cuartel de los Mosqueteros de la Picardía, donde consiguió convencer al coronel de que sería un digno miembro del Regimiento. Por su parte, Charles Batz-Castelmore, tras tres semanas de reposo absoluto para dar a sus heridas la oportunidad de sanar, acompañó a su dama a un palco del Théatre Royale, donde disfrutaron de una obra que, sin ser excepcional, no dejó de interesarles y entretenerles. Alain Morueaux, todavía en su condición de seminarista, visitó Phillippe Le Rouge.


* * *

EL CABALLERO DEL MES

El título de Caballero del mes se ha concedido a:
 

JOSÉ MARÍA MENA ALONSO
(a título póstumo)

EL PATÁN DEL MES

El título de Patán del mes queda
 

DESIERTO
Por falta de votos suficientes


* * *



ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • Cael de Rouen anuncia que se presentará a Ministro de Exteriores (C04).
  • Jacques de la Touche anuncia que se presentará a Ministro de Exteriores (C04).
  • le Baron de Rouen anuncia que se presentará a Gobernador Militar de París (M05).
  • André du Guerrier anuncia que se presentará a Aide de General (M14C).
  • Charles Batz-Castelmore anuncia que se presentará a Aide de General (M14C).
  • du Guerrier anuncia que se presentará a Aide del Dauphin (M16).
  • el normando anuncia que se presentará a Aide del Dauphin (M16).
  • Francesco Maria Broglia anuncia que se presentará a Aide del Dauphin (M16).
  • Broglia anuncia que se presentará a Aide de Teniente General (M19).
  • el piamontés anuncia que se presentará a Aide Regimental de la Guardia Real (M20A).
  • el capitán anuncia que se presentará a Aide Regimental de la Guardia del Cardenal (M20C).

* * *


CARGOS PARA EL MES DE AGOSTO
Durante este mes no se renuevan cargos.        

------------ Inicio de la estaciĆ³n de OTOÑO ------------


CARGOS PARA EL MES DE SEPTIEMBRE
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Ministro de Exteriores Brgder. o Barón 10 Min.Estado
Gobernadores Militares Tte.Gral. o superior 8/10*Rey
Aide del Dauphin Capitán 9 Dauphin
Aides de los Generales Subalt./Capt./Mayor(+) 6 Generales
Ayudantes de Regimiento Capitán 3 Coroneles
Vicario General Vicario 12 Arzobispo

(*: El Gobernador Militar de París necesita nivel social 10; los demás, 8)
(+: Para Brigadieres: Subalterno. Para Ttes.Generales: Capitán. Para Generales: Mayor)


* * *

AGRADECIMIENTOS

Muchas gracias a todos los de la "vieja guardia" que le conocíais y nos habéis enviado notas de ánimo y consuelo.

* * *

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

La muerte en "En Garde!" es algo habitual, casi trivial. Dejando aparte que la esperanza de vida en el siglo XVII era mucho más corta que ahora, en los más de veinticinco años de nuestra partida han "muerto" muchos personajes. Entonces la lista de correo se llena de comentarios, se organiza una reunión de bebedores para honrar al difunto, y éste se reencarna al mes siguiente en otro personaje. En nuestro juego, después de la muerte, la vida sigue.

Sin embargo, hay veces en que la realidad irrumpe en este mundo-burbuja que hemos creado entre todos, y nos recuerda que la muerte es eso, muerte. Y final. El pasado día 28 de agosto falleció un antiguo jugador de "Preux et audacieux" y buen amigo nuestro de muchos años, José María "JM" Mena. Los más veteranos recordaréis a Dominique Sanglant, Cristophe Cassave, Adrien Ducroix, Silvestre Ruisseau, Julius Kern... Como veis, no tuvo mucha suerte (o tal vez mucho cuidado) con los personajes. Veterano jugador de rol, de juegos "duros" (su favorito era "La llamada de Cthulhu"), trasladó a "En Garde!" la idea de que para disfrutar jugando hay que arriesgarse. Unas veces le salió mejor que otras, pero sin duda disfrutó jugando. Después empezó a ayudar en calidad de Segundo Secretario durante un turno o dos, pero finalmente sus problemas de salud, que empezaron por aquellos tiempos, hicieron que prefiriera dejarlo y se limitara a seguir la partida desde la lista de correo; eso sí, no faltó a ninguna de las fiestas, barbacoas, calçotadas, etc., que se organizaron con la excusa de la partida.

Finalmente el cáncer ha podido con él. Y no será porque no haya arriesgado, igual que hacía en sus partidas: se prestó voluntario a tratamientos experimentales como la inmunoterapia, recibió las quimioterapias más agresivas, y aguantó estoicamente todos los malestares que éstas le provocaron, asumiendo que "era parte del riesgo". Queremos pensar que todo esto habrá servido para que la medicina moderna avance un poco más hacia una cura general y definitiva.


Pero no queríamos que este obituario reflejase sólo nuestros pensamientos. Hemos pedido a algunos jugadores que lo conocieron personalmente, tanto antiguos como en activo, unas breves palabras en clave "En Garde!", a modo de pequeño homenaje. Aquí están:


Un viento gris sopló de norte a sur, de este a oeste. Caballeros antiguos recibieron las aciagas noticias, y todos reaccionaron con tristeza.


Jean-Luc Hullin, retirado de la vida pública, junto a su esposa y su retoño, en su hacienda de la Bretagne... Entre la crianza de caballos y la feliz vida familiar pasa su tiempo, pero noticias aciagas llegan un día desde París.


Hullin recuerda a quienes le ayudaron en su llegada a la ciudad... Julius Kern, entusiasta secretario personal del Delfín, quien le enseñó cuanto había que saber de las fiestas, acababa de fallecer... Había dejado algunas controvertidas formas de duelo, también buenas amistades... Y sobre todo una luz propia que brillaría de forma muy especial en la Ciudad de las Luces.


Jean-Luc toma su pluma, papel y tinta, y remite una misiva a su otro gran amigo y valedor, André du Calamar. Aunque este se hallaba lejos y el mensajero tardaría una buena porción de días, debía darle a conocer la noticia. A los amigos se les acompaña en vida y se les recuerda a su muerte...


* * *


Desde la campiña normanda donde reside, Phillipe Valmont saboreaba una sidra, con semblante apagado. Un vecino viejo amigo suyo, con el que compartía a menudo estar tardes ociosas de su retiro, le preguntó por qué estaba triste. Phillipe contestó:

-Ha llegado a mis oidos el triste fallecimiento del caballero Julius Kern. En su día, estando ya fuera de la Gazzette, Monsieur Christian Brass de Creville solicitó mi opinión sobre varios caballeros de París, entre ellos el pobre Kern. Recupero las sinceras palabras que le expresé al editor por si sirven para reflejar el espiritu de la época: "Un hombre extraño, con ideas originales y fuera de lo normal. De él deberán esperar lo inesperado".


* * *


Las palabras cruzan ríos y mares, e incluso llegan a quien quiere retirarse en las prósperas colonias del imperio francés. En Québec, un hombre delgado llora quedamente en el porche de su casa.


-Por que lloráis, mon amour? -le pregunta una mujer, que debe ser su nueva esposa. El caballero le enseña una carta de París. En ella le informan del fallecimiento de Julius Kern.


-Ya no queda hombre al que pueda confiar mis más locos planes de libertad. Descansa en paz, amigo, aliado, compañero de correrías y aventuras. Guarda un sitio para este veterano André du Calamar. Busca un buen club allá donde estés y guarda un asiento para todos los caballeros que te apreciamos.


André abrió el último cajón de su escritorio y sacó del fondo una vieja caja de madera, cerrada desde que se mudó a las colonias. La abrió y extrajo de ella una vieja y oxidada bala de culebrina. Salió al jardín trasero de su casa, se acercó al río, y la lanzó con fuerza a sus aguas.


-Ya no hay planes para este botín.


* * *


Volvemos a la Francia continental, más concretamente a la costa mediterránea. Un marsellés permanecía de pie, pipa en mano, absorto en las llamas de la chimenea que iluminaban su cara rota por la amargura. Sobre su escritorio, una misiva arrugada que un joven barbilampiño leía con dificultad. Preguntó el joven:


-¿Quién es éste JM que ha muerto, padre?


El barón se volvió hacia su hijo:


-Alain, vivimos y morimos como si fuéramos especiales, únicos y dueños de nuestro Destino. Pero no es así. Hay fuerzas más allá de nuestro entendimiento, de nuestra comprensión, que nos manejan a su antojo, en un Juego que sólo ellos conocen.


El hombre prosiguió, apenas conteniendo las lágrimas:


&rquo;Y JM era el nombre de uno de estos demiurgos, uno de los más viejos. Leerás las Crónicas y verás su mano en muchos caballeros, como Silvestre Ruisseau, Dominique Sanglant o Julius Kern, entre otros...


El hombre veía al joven escuchar y asentir, aún sin comprender... Jean Parrot calló, y se entristeció, porque en tiempos aciagos incluso los Dioses mueren y, con la pérdida de JM, el mundo era un lugar más gris.


* * *


Y hasta aquí estas pequeñas muestras de afecto de algunos con los que JM cruzó su camino. Hay más, muchos más, que por diversas razones no han podido responder por escrito y lo han hecho sólo verbalmente. Gracias también a todos ellos, y que siempre recordemos a tan singular y excelente persona.

Hasta siempre, viejo amigo. Que el fuego te sea leve.


* * *

FECHA LÍMITE PARA EL PRÓXIMO TURNO

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes, 8 de octubre de 2021, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited