Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE JUNIO DE 1653

GACETA MILITAR

Siguiendo la iniciativa de Le Chevalier de la Touche, en la tienda de campaña del mando de la Brigada de Guardias tuvo lugar una reunión de coordinación de mandos. Asistieron a la misma, entre otros, Charles Batz-Castelmore y el mismo Le Chevalier de la Touche. También apareció por allí André du Guerrier, casi por casualidad, ya que se dirigía a recoger su despacho de subalterno y se cruzó con Le Chevalier de la Touche, quien le felicitó por su ascenso y mención en la Orden y le invitó amablemente a asistir. Tras unas pocas reticencias del subalterno, lógicamente debidas a su rango, acabó acompañando al Teniente Coronel, no sin antes devolverle la felicitación por su reciente ascenso.

Para ahorrar el inevitable tedio a nuestros lectores, no entraremos en los aburridos detalles tácticos y estratégicos que se discutieron en la reunión. Diremos solamente que, nada más salir de la misma, Charles Batz-Castelmore ensilló su caballo y partió raudo hacia París a atender determinados asuntos personales.

* * *

Una semana después, En el campamento del 27º Regimiento de Mosqueteros, la vida seguía su curso. Los soldados entretenían la mañana de domingo jugando a los naipes o charlando en pequeños grupos aquí y allí, esperando el rancho de mediodía. Cuando el sol estaba en lo más alto, un caballo se detuvo junto a uno de los corrillos. El jinete, vestido con el uniforme de capitán, detuvo con un gesto de la mano a los soldados que iban a levantarse y lanzó una pregunta:

-¿Saben dónde puedo encontrar al Mayor Batz-Castelmore?

Un subalterno señaló una de las tiendas. -Aquella es su tienda, mi capitán. Tenía que volver esta mañana de París, así que casi seguro que lo podrá encontrar allí -dijo.

El capitán Renné Gade agradeció la información con un gesto y se dirigió al lugar indicado. Le habían dicho que Batz-Castelmore era un hombre peculiar, y sentía curiosidad por saber cómo sería su superior directo, y en qué consistirían esas peculiaridades de su carácter. Sin embargo, no tuvo ocasión de saberlo ni de conocer al Mayor, ya que la tienda se encontraba desierta.

* * *

Las acciones militares consistieron fundamentalmente en mantener sitio a la fortaleza de Requesens, pero no por ello la campaña fue tranquila: hubo enfrentamientos con tropas que intentaron romper el asedio, e incluso con razzias lanzadas desde dentro del castillo, favorecidas por el difícil acceso del terreno circundante. Su valerosa actuación en estas escaramuzas le valió a Alexandre de l'Oie una mención en la Orden, y dos menciones a Le Baron de Rouen, por poner en fuga él solo a una escuadra enemiga, sabiendo aprovechar la ventaja que el terreno le concedía.

En otro de estos lances resultó gravemente herido Francesco Maria Broglia, que fue alcanzado por un disparo y cayó de su caballo que, asustado y sin gobierno, salió al galope. Charles Batz-Castelmore, que se encontraba camino de su campamento en la última jornada de su fugaz viaje a París, oyó el disparo e inmediatamente se puso en guardia. Ató su caballo a un árbol, se acercó con cautela al lugar, y vio al herido medio inconsciente. Reconociéndole, se acercó, lo saludó y le dio ánimos sin obtener otra respuesta que unos gemidos de dolor, inspeccionó la herida y se dispuso a limpiarla y vendarla para poder trasladar al capitán, haciendo uso de los productos y accesorios contenidos en una pequeña bolsa de cuero que había traído consigo al frente. Una vez hubo acabado, se disponía a ir a por su caballo para cargar al herido, pero reflexionó y decidió no dejarlo solo, así que se lo cargó a hombros con precaución y emprendió el camino hacia su montura. Cuando ya la tenía a la vista, un grito le paralizó:

-POC QUE HI ARRIBAREU, AL CAVALL! QUIET ON SOU!

Aunque a duras penas entendió las palabras, el tono de voz, no precisamente amistoso, y la incapacidad de reaccionar con el herido a hombros, le hicieron quedarse prudentemente quieto. Al cabo, su captor se dejó ver: un grupo de bandidos o campesinos hostiles que, armados con horcas, garrotes, cuchillos y hasta un trabuco, le rodearon y le obligaron a seguirles.

* * *

NOMBRAMIENTOS HABIDOS ESTE MES

  • André du Guerrier ha sido ascendido a Subalterno de la Guardia del Cardenal
  • Le Chevalier de la Touche ha sido ascendido a Teniente Coronel de la Guardia Real

* * *


ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • Este mes no ha habido anuncios.

* * *


CARGOS PARA EL MES DE JULIO
Durante este mes se renuevan los rangos religiosos (consultar reglas).

CARGOS PARA EL MES DE AGOSTO
Durante este mes no se renuevan cargos.

* * *

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

Nos hemos dado cuenta de que había una sección de las reglas (dos párrafos relativos a los rangos militares en suplencia) que no eran visibles para los jugadores. Dicho de otra manera: nosotros los veíamos pero vosotros no. Los he desbloqueado, y ahora tenéis una sección nueva en el reglamento, la 9.7. Más que nada, porque en algún otro lugar de las reglas se mencionan las suplencias, pero no quedaban explicadas en ningún sitio.

¡Saludos, y seguid sanos!

FECHA LÍMITE PARA EL PRÓXIMO TURNO

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes, 31 de julio de 2020, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited