Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE ENERO DE 1652

¡Ya descansaremos cuando estemos muertos!
Coronel Armand de Tourbillon

GACETA MILITAR

-¡Vaya! ¡Esto sí que es una sorpresa!

Cael de Rouen, sentado en el tocón de una encina, leía el breve despacho que le acababa de entregar el correo. No bien hubo llegado a la última línea, se puso en pie y empezó a gritar, blandiendo en alto el papel:

-¡EH! ¡VENID TODOS! ¡ME HAN NOMBRADO CABALLERO! ¡ESTO HAY QUE CELEBRARLO!

Al oír sus gritos, sus camaradas empezaron a acudir de todos los rincones del campamento. Risas, felicitaciones, apretones de manos... Cael de Rouen, ahora Chevalier d'Honneur, se convirtió en el hombre del día, especialmente cuando hizo con la mano una señal para que le siguieran y empezó a andar hacia la cantina del campamento. Aunque la celebración fue sobria debido a las restricciones de la vida militar, prometió otra más generosa para cuando estuvieran todos de vuelta en París.

* * *

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

Tras el deseado regreso de nuestras tropas del frente, finalizada esta última campaña veraniega, la ciudad estaba rebosante de alegría. Para celebrar el éxito de la campaña, Jacques De La Touche tenía en mente una propuesta, pero los eternos inconvenientes burocráticos y los problemas de agenda de los Coroneles le hicieron posponer la idea.

Sin embargo, posponer no significa abandonar, y el incansable Teniente Coronel de los Marines Reales no estuvo ocioso este tiempo. Mantuvo reuniones con los altos mandos del Ejército de Su Majestad, desde el Mariscal de Campo, Generales y Brigadiers que estuvieron batallando en el frente hasta los diferentes Coroneles de los muchos Regimientos. Por ultimo decidió con los apoyos recibidos, presentarle una propuesta al mismísimo Ministro de Defensa: celebrar un grandioso desfile de las tropas que habían vuelto con éxito de una campaña bien organizada y estructurada.

Gustó al Ministro la iniciativa y aprobóla, dando su beneplácito al propio De La Touche para que organizara el desfile en todos sus pormenores.

La parada militar se celebró durante la primera semana de este pasado mes. Tuvo lugar en los Campos Elíseos, con el permiso pertinente de Su Majestad.

Fueron entrando las distintas autoridades en el Palco Principal, mientras La muchedumbre vitoreaba con aire festivo la aparición de las personalidades.

La Brigada de Guardias se encargó de la seguridad, haciendo por tanto acto de presencia en el mismo desfile, aunque no hubiera participado en esta campaña, ya que se le asignaron otros deberes de importancia. Sus mandos realizaron el pertinente saludo al Ministro, al representante Real que la Casa de su Majestad destinó al evento, y a la Bandera con las tres flores de lis.

Tras este saludo que abrió el desfile, sonaron las trompas y cornetas dando paso a las distintas Brigadas que engrosaron nuestras amadas filas. Fueron apareciendo por el orden preestablecido de Rango de las mismas, todas ellas encabezadas por sus Brigadiers y seguidos del resto de miembros, mandos y tropa.

Todos lucían con orgullo sus trajes de gala, penachos, y galones, y se permitió lucir las condecoraciones recibidas por aquellos que destacaron en el frente. A destacar la Guardia de Dragones que, por iniciativa de su coronel Alexandre de l'Oie, llevaba rosas blancas y rojas en el uniforme, para simbolizar la pureza de Francia y la sangre derramada de sus enemigos.

El populacho gritaba alabanzas al paso de cada uno de los Regimientos, y lanzaban hojas de flores secas ante ellos, mientras los notables guardaban la compostura como cabe esperar, pero se reflejaba la sonrisa en sus rostros, pues parecían complacidos con el espectáculo. Alguno de ellos inclinaba su cabeza al saludo de los desfilantes, quizás recordando que alguna vez formaron parte de ellos o por simple simpatia.

El orden de paso fue el siguiente:

  • Brigada Montada
  • Brigada Pesada
  • Brigada de Dragones
  • Primera Brigada de a Pie
  • Segunda Brigada de a Pie
  • Tercera Brigada de a Pie
  • Cuarta Brigada de a Pie

Evidentemente, la Brigada Fronteriza no pudo participar ya que, como es sabido, está movilizada de manera permanente y por lo tanto sigue en campaña. No obstante, al final del emocionante desfile, el propio Mariscal de Campo, reconoció el desempeño de los Fronterizos y de los voluntarios que en el siguen luchando.

Para acabar la fiesta, y en plan sorpresa para los presentes, Los Fusileros Mosqueteros y Arcabuceros, realizaron tres salvas al aire, de forma escalonada, que dio paso al estruendo realizado por una batería de cañones. Luego el silencio, el olor a pólvora... y un grito al unísono por parte de todos, a la señal del bastón de mando del Mariscal:

VIVE LE ROI! VIVE LA FRANCE!

* * *

El 27º de Mosqueteros continúa inmerso en el programa de entrenamiento intensivo que el coronel Armand de Tourbillon ha diseñado para convertirlo en una unidad de élite: su acuartelamiento es un continuo ir y venir de soldados desfilando, practicando esgrima y ensordeciendo el patio con sus prácticas de mosquete. En medio de esta frenética actividad, Charles Batz-Castelmore intentaba encontrar al coronel para presentarse a él. Cuando finalmente lo encontró, éste se hallaba en mitad de una agitada práctica de esgrima. Charles Batz-Castelmore esperó pacientemente a que Armand de Tourbillon acabara sus lances y aleccionara a su contrincante:

-...y no lo olvidéis, Mayor. En la esgrima de combate, la mano izquierda es tan importante como la derecha. Ah, vaya, a quién tenemos aquí -se volvió hacia Charles Batz-Castelmore-. Sois el nuevo capitán, ¿verdad?

-A vuestras órdenes, monsieur le coronel -respondió el interpelado.

-Bien, bien. No perdáis más tiempo quedándoos ahí de pie. Llevad vuestros papeles al furriel, y volved de inmediato para que yo vea cómo andáis de esgrima. ¡Ya descansaremos cuando estemos muertos!

* * *

Ajeno a tanto movimiento, Pierre Dubois prefirió llevar a su dama al Théatre Royale, donde disfrutaron de una obra no especialmente destacable, pero sí entretenida y que les hizo pasar una agradable velada, tras la cual el caballero acompañó a la dama a su casa.

* * *

Segunda semana

Phillippe Le Rouge. Un agotado Charles Batz-Castelmore, lleno de agujetas, buscaba desesperado apoyo en la barra del club, con sus rodillas demasiado doloridas como para pensar en doblarlas para usar una silla. Cuando consiguió acomodarse de manera que los dolores fueran mínimos, hizo su entrada en el club el coronel Armand de Tourbillon.

-Bonjour, mon ami le capitain! ¿Qué tal os encontráis?

-Bonjour, mon coronel. Si no muevo ni un músculo, más o menos bien. Pero no me pidáis que parpadee, porque las agujetas me están matando.

El coronel soltó una sonora carcajada. -¡Ya os acostumbraréis, capitán. ¡Es el precio de la gloria, y el 27 de Mosqueteros no tiene miedo de pagarlo!

* * *

Tercera semana

La mañana se presentaba fría, pero soleada. "Seguramente antes del mediodía la temperatura será ideal para hacer un poco de ejercicio", pensó André du Guerrier. Cargado con unos rapiers de práctica, llegó a la pequeña extensión que se encuentra justo detrás del puerto de San Bernardo, al lado del pequeño puente que lleva a la isla de Notre Dame. "Nunca he entendido por qué esa isla se llama así, si la catedral no está en ella", se dijo al llegar.

Justo cuando apoyaba en un árbol el saco donde llevaba los rapiers, llegaron Alexandre de l'Oie y Armand de Tourbillon. Tras los saludos de rigor, Armand de Tourbillon comentó:

-Lástima que somos sólo tres; tendremos que hacer turnos para practicar los combates.

-¡Bonjour, messieurs! -en ese momento llegó Pierre Dubois-. Siento llegar tarde, pero he tenido que pasar a recoger esto -añadió, alzando la botella de vino que llevaba en la mano-. Denme un momento para meterla en el río con una cuerda para que esté fresca y, cuando deseen, ¡comenzamos!

Y así, los cuatro caballeros se fueron turnando en combatir por parejas durante un buen rato. Cuando, como André du Guerrier preveía, salió el sol, el frío desapareció como por ensalmo y la temperatura se hizo muy agradable. Tanto, que al cabo de unas horas decidieron tomarse un descanso y disfrutar de la mañana y del vino. Se sentaron junto al embarcadero, Alexandre de l'Oie con los pies colgando, y procedieron a abrir la botella. Sin embargo, en ese momento un grito los sobresaltó:

-¡DAOS PRESOS, FORAJIDOS!

Los caballeros se volvieron rápidamente, y se encontraron con una patrulla de la Guardia de la Vieja Ciudad que, con actitud poco amistosa, apuntaba hacia ellos los rapiers desenfundados.

-Monsieur du Guerrier -preguntó Pierre Dubois-, ¿habíais previsto algún tipo de ejercicio sorpresa?

Ante la negativa atónita de éste, el coronel de los Coraceros se levantó lentamente, y lo mismo hizo Armand de Tourbillon. El primero se colocó delante del cabo de patrulla, y le espetó las siguientes palabras:

-¿Forajidos? Decidme, cabo: ¿Era a nosotros a quien os dirigíais? ¿Estáis amenazando y llamando forajidos a los coroneles del 27º de Mosqueteros y de los Coraceros del Delfín de Su Majestad? ¿O acaso... -aquí cambió el tono de voz a un retintín irónico-...a los Mayores que nos acompañan, de la Guardia de Dragones y de los Mosqueteros de la Picardía? -señaló a los aludidos, que mientras tanto también se habían levantado y miraban a la patrulla con gesto amenazador, André du Guerrier pasando lentamente una gamuza por su rapier como si lo estuviera abrillantando.

-Er... esto... no, monsieur le Coronel, de ninguna manera -balbuceó el cabo, mirando las insignias que Pierre Dubois llevaba prendidas en el tahalí-. Sin duda se trata de una confusión. Discul...disculpad la molestia, messieurs. Nos habían dicho... bueno... seguramente nos hemos confundido de embarcadero, o de barrio, o de ciudad.

-Me alegro de que así sea, porque no me gustaría tener que elevar una queja al Gobernador Militar. Y ahora, messieurs -aquí se volvió a sus acompañantes-, ¿liquidamos esa botella?

Y así acabaron la mañana nuestros cuatro caballeros, bebiendo un buen vino, practicando el noble arte de la esgrima y, sobre todo, comentando lo extraño del incidente.

* * *

Cuarta semana

El mes de enero terminó con una animada fiesta en Le Crapaud et l'Apricot, organizada, cómo no, por André du Guerrier. Asistieron Armand de Tourbillon con su dama, Charles Batz-Castelmore y Jacques de la Touche. Du Guerrier había previsto todos los detalles, incluso una pequeña orquesta que, ubicada en un rincón del salón, amenizó la velada y hasta permitió que Isabel d'Artois se marcara algún baile con el coronel. Como siempre hace, André du Guerrier se comportó como el perfecto anfitrión, alimentando la conversación, preocupándose de que no faltara vino en ningún momento, y en general animando la velada.

* * *

EL CABALLERO DEL MES

El título de Caballero del mes corresponde a:

André du Guerrier
Por su generosidad en invitar a sus conciudadanos.

EL PATÁN DEL MES

El título de Patán del mes corresponde a:

Alexandre de l'Oie
Por su temperamento en exceso impulsivo.

* * *

ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • Pierre Dubois anuncia que se presentará a Teniente General de la Policía (C09).

CARGOS PARA EL MES DE FEBRERO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Ministro de Justicia Brigadier o Baron 8 Min.Estado
Canciller de Finanzas Brigadier o Baron 10 Min.Estado
Comis.Seguridad Publ. Coronel o Chevalier 6 Min.Estado
Maréchal de FranceGeneral o superior 12 Rey
Inspector Gral.Infant. Tte.General o superior 10 Min.Guerra
Inspec.Gral.Caballeria Tte.General o superior 12 Min.Guerra


------------ Inicio de la estacion de PRIMAVERA ------------

CARGOS PARA EL MES DE MARZO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Ministro del Bienestar Brgder. o Baron 10 Min.Estado
Ayudante General General o superior 8 Maréchal France
Jefes de Ejercito General o superior 10 Maréchal France
Aide camara Maréchal Teniente Coronel 6 Maréchal France
General capellán Arzobispo 13 Maréchal France
Jefes de Brigada Brigadier General 6 Inspectores Generales

* * *

AGRADECIMIENTOS

A Xavier Alarcón, por la crónica del desfile.

FECHA LÍMITE PARA EL PRÓXIMO TURNO

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes, 1 de marzo de 2014, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited