Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE MAYO DE 1647

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

Desprevenidos pilló a los aficionados al teatro la horrenda representación perpetrada por la compañía del Théatre Royale. Edmond Narcis d'Estrées, que había alquilado un palco, finalmente no apareció por encontrarse indispuesto, pero sí que organizó todo para que su dama y sus invitados no se quedasen en la calle.

-Desde luego, monsieur D'Estrées es sumamente astuto -comentó Joss Len Beaumont, Ch.d'H.-. Ponerse enfermo para evitar este tostón ha sido una jugada maestra.

-¡No seáis cruel con mi pichoncito! ¿Qué culpa tiene él? -respondió Mussette d'Envion fingiendo enfado.

-Hay que decir -terció Parrot- que ha sido todo un detalle dejarlo todo organizado para que su salud no supusiera un estorbo para nosotros-.

-No os lo niego, mon ami, pero reconoceréis que estaríamos mejor vaciando una buena barrica de vino- respondió Joss Len Beaumont, Ch.d'H..

-Si ése es vuestro problema -dijo Etienne Marchand-, ¡yo tengo la solución!

Dicho esto, se volvió hacia el interior e hizo un gesto a uno de sus criados, que rápidamente desapareció y volvió al poco cargando un barril.

-Espero que os guste el vino de Oporto; a media fermentación le añaden aguardiente para que aguante la travesía del Atlántico, y eso lo hace realmente interesante. Lo tenía guardado para el entreacto, pero dadas las circunstancias creo que es mejor no esperar. Mesdames et messieurs, ¡SALUD! -y diciendo esto, abrió la espita del pequeño barril y, con las copas que había traído mientras tanto el criado, procedió a servir a los asistentes.

* * *

Segunda semana

El camino había sido largo, pero los empleados de la casa Wirdheim se esmeraron en descargar los pesados barriles y cajones del carro.

Monsieur Matthias Wirdheim, hermano del insigne Capitán de Carabineros de la Reina Eric Wirdheim, bajó del caballo frente al Obispado. Si bien sus nuevas ropas indicaban la importancia del evento, Monsieur Matthias no podía disimular sus orígenes rurales. Revisó el buen estado de los barriles y que ninguna de las botellas que llegaban en las cajas estuviera rota.

Con los bártulos bien atados, monsieur Wirdheim y su servicio cruzaron el patio y se dirigieron a la puerta del Palacio episcopal, donde el servicio les permitió entrar.

-El Administrador Diocesano les está esperando -confirmó el Abad y les hizo pasar a la sala de recepciones donde el Obispo estaba leyendo unos documentos.

-El pequeño de los Wirdheim -dijo el Obispo mientras levantaba la vista-. Vuestro hermano me avisó de vuestra llegada.

-Eminencia -dijo Matthias mientras se arrodillaba ante él para besarle el anillo-, es un auténtico orgullo para mí y mi familia -la voz del pequeño de los Wirdheim era débil y balbuceante. La elegancia del palacio, las vestimentas del servicio, oropeles y dorados le intimidaban-.

-Excelencia, monsieur Wirdheim. Sólo Excelencia. Dejad el tratamiento de Eminencia para los Príncipes de la Iglesia, a los que este humilde obispo no pertenece -respondió Robier con una sonrisa- "...todavía", añadió mentalmente. Pero, decidme -continuó el obispo mientras estiraba la cabeza para observar las pesadas cajas y barriles-: ¿habéis traído todo eso para una pequeña cata? Veo que los de vuestra familia sois gente obsequiosa...

-Eminen...esto...Excelencia, todo es poco para vos -dijo animándose el joven- os he traído un vino de misa excelente, suave pero al mismo tiempo con espíritu, una auténtica sangre de Cristo.

-Ah! El vino de misa... sí claro, estoy seguro que el vino de misa es excelente, pero estoy más interesado en los otros caldos, ya sabéis lo que se dice: el vino de misa es sagrado, así que cualquier vino es bueno.

Matthias empezó a descorchar botellas y a abrir barriles. Las copas aparecieron en una bandeja traída por el servicio y el joven de los Wirdheim comenzó a servir copa tras copa que el Obispo disfrutaba con un placer más terrenal que divino.

Matthias explicaba los métodos de cosecha, los orígenes de cada uva, qué antepasado había plantado cada vid y por qué. Las explicaciones eran detalladas, pero a veces daba la impresión que el buen Obispo prefería el sentido del gusto al del oído. Cada vez quedaban menos cajas por abrir y, cuando finalmente Matthias iba a abrir una caja de vino dulce, el Obispo levantó la mano de forma ceremonial.

-Monsieur Wirdheim, creo que ya he visto lo suficiente. Vuestro vino me ha convencido. El vino dulce no será necesario y he tomado ya la decisión. Los vinos de vuestra familia me satisfacen y podréis arreglar el tema con el intendente diocesano a la salida. Felicitad a vuestro hermano y a vuestro padre por la excelente calidad de sus productos. -Excelencia... -dijo balbuceando- no sabéis cómo esto...

-Suficiente, suficiente... si el Intendente os dice algo de unos temas gremiales decidle que lo hable conmigo, yo me encargaré de esto. -dijo mientras le indicaba con la mano la puerta de salida.

Los empleados de Matthias empezaron a recoger las pocas cajas que no se habían abierto: una vino de uvas pasas, otra de Eiswein y un aperitivo tan útil para abrir el apetito como para cerrar una ligera cena.

El Obispo hizo un leve aspaviento -¡por Dios, por Dios, dejadlo ahí donde está!, ese vino ya se ha movido suficiente desde vuestra bodega hasta aquí. Moverlo más sería un pecado. Dejadlo y ya me encargaré yo que sea... entregado a gente necesitada, sí... eso es.

El joven Wirdheim sonrió para su interior y salió con sus empleados a hablar con el Intendente, seguro de una venta bien remunerada.

* * *

Tercera semana

Émile Goulet abrió los ojos. No, no se había despertado en otro lugar: la pesadilla continuaba. Vio asomarse el primer rayo de sol por el ventanuco de su celda y, de inmediato, trazó una marca en la pared, junto a otras muchas correspondientes a días anteriores.

Había conseguido aplazar la ejecución un tiempo, ojalá el suficiente como para que sus peticiones fuesen oídas y deliberadas, pero ahora empezaba a arrepentirse: "Tendría que haber acabado con todo esto de una vez", pensó. "Esta espera, esta incertidumbre, es peor que mil muertes".

Oyó pasos, pero los ignoró. Por la hora, sabía que era el carcelero trayéndole el desayuno. "Al menos la comida es decente", pensó. "Lástima que el vino no esté a la altura". Efectivamente, la trampilla inferior de la puerta, a ras de suelo, basculó y dejó pasar un plato de hojalata y una escudilla de vino. Goulet apenas les dirigió una mirada.

Repasó mentalmente, una vez más, la secuencia de los hechos, cómo empezó todo, y cómo había acabado allí. Se resistía a pensar que aquello era el fin; tenía que haber una escapatoria, o algún oído amable en la Corte dispuesto a interceder por él. Después de todo, le Baron du Parrot había pasado por la misma situación y ahora era Teniente General de la Policía, como él gustaba de llamarse, aunque el nombre oficial del cargo fuese Comisionado de Seguridad Pública...1

Finalmente el hambre pudo más que la pereza, y el prisionero se levantó de la cama (demasiado confortable para llamarla jergón, aunque en realidad eso es lo que era), tomó el plato, y se dispuso a desayunar.

* * *

Cuarta semana

Al salir de la taberna se detuvo un momento bajo el quicio de la puerta. Había cenado ligero: un poco de pan con queso seco y mermelada de higos acompañado con una jarra de vino tinto. Hacía fresco. Miró al cielo despejado antes de calarse el sombrero, se rascó la entrepierna y tomó camino hacia su residencia. Andaba decidido, a paso ligero, no porque fuera excesivamente tarde ni porque la jornada hubiera sido dura y necesitara descansar: simplemente le apetecía llegar cuanto antes para tumbarse en su bendito camastro de mierda. El último mes lo había dormido fuera de su cuchitril, y esa reveladora experiencia le había mostrado las maravillosas comodidades, hasta entonces ocultas, que su modesta morada atesoraba. "Vaya asco, ¡joder!" se dijo para sí al rememorar las postreras semanas, y soltó un escupitajo.

Mientras caminaba sumido en sus pensamientos oyó que se acercaba un coche de caballos por detrás suyo, así que de forma instintiva se hizo a un lado para dejarle paso. Notó entonces sobresaltado que las monturas pasaban peligrosamente demasiado cercanas a él, obligándole a desplazarse hacia un lado y a refugiarse en una estrecha y oscura bocacalle que se abría a su diestra; y ya le iba a gritar cuatro palabras malsonantes al cochero referentes a su madre cuando la cabina del carruaje se detuvo a su altura y se abrió la portezuela. Pasmado, oyó cómo una voz procedente del interior le llamaba por su nombre.

-¿Qué?, ¿quién dia...? -empezó a responder pero se calló súbitamente al verse de pronto firmemente agarrado por la espalda y notar el frío tacto del metal bajo el gaznate.

Una figura encapuchada y enmascarada le susurró a la oreja.

-Pshhhh... ¡Callad y subid! ¡Rápido u os rebano el pescuezo!

No tuvo tiempo siquiera de plantearse si debía obedecer cuando ya se encontró dentro del carruaje. Más tarde, al intentar hacer memoria, no conseguiría recordar si entró por su propio pie o lo subieron en volandas. La portezuela se cerró, el cochero restalló el látigo en el aire y las bestias se pusieron a andar de nuevo. Toda la escena apenas duró unos instantes.


* * *

EL CABALLERO DEL MES

El título de Caballero del mes corresponde a:

 
Rene Saint-Cyr
Por el fervor con que sigue su vocación religiosa.

EL PATÁN DEL MES

El título de Patán del mes corresponde a:

 
Su Excelencia el Obispo Robier
Por utilizar a la Santa Madre Iglesia en beneficio propio.


ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • Su Excelencia el Obispo Robie anuncia que se presenta a Teniente Coronel Capellán.
  • Joss Len Beaumont, Ch.d'H. anuncia que se presentará a Ministro de Ciencias.


------------ Inicio de la estacion de VERANO ------------

CARGOS PARA EL MES DE JUNIO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Ministro de Ciencias Brigadier o Baron 10 Min.Estado
Tte. Coronel Capellán Obispo 11 Coronel




CARGOS PARA EL MES DE JULIO
Durante este mes se renuevan los rangos religiosos (consultar reglas).

AGRADECIMIENTOS

  • A Roger, por la escena de la cata.
  • A Sergio, por la escena de la captura.
  • NOTAS DE LOS ÁRBITROS

    Señores, ¿qué ha pasado este año con la barbacoa anual? ¿Qué tal lo tenemos en agosto, así como primer sondeo? Responded en la lista de correo, por favor.

    FECHA LÍMITE PARA EL PRÓXIMO TURNO

    El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes, 4 de julio de 2014, a la medianoche (hora española peninsular).

    ¡Hasta pronto!

    PrincipalVolver a la página principal.


    ®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited