Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE MAYO DE 1645

GACETA MILITAR


Cuartel General

El Mariscal de campo estaba contrariado con el curso de los acontecimientos, y le refunfuñaba a su ayudante, pues según su entender los Mosqueteros del Rey están siempre sobrevalorados.

-¡Como si el resto de las unidades y regimientos no combatieran también, y tanto o más que ellos! Pero la fama les precede y les allana siempre el camino. ¡Y encima Su Majestad la Reina Madre me ha pedido que vaya personalmente a felicitarlos!

El ayudante se dejó llevar por la euforia y respondió sin reparar en la opinión del Mariscal.

-Monsieur le Maréchal, tened en cuenta que el Coronel de los mosqueteros del Rey ha luchado en otras campañas en el Regimiento de los cadetes de Gascuña, incluso en invierno. No creo que se le pueda considerar un señorito de guante blanco que pelea desde los puestos de mand... -en ese instante el ayudante se calló en seco, ya que acababa de darse cuenta de quién estaba ante él... y de qué Regimiento procedía.

Demasiado tarde. El Mariscal montó en cólera tras la argumentación aportada por el ayudante, y sin tener en cuenta su alta graduación, lo trató como a un subalterno sin conocimientos.

-¡UN MOSQUETERO DEL REY SIEMPRE SERÁ UNA DAMISELA DE INVERNADERO! ¿Dónde estaban sus hazañas cuando era cadete de la Gascuña? ¡Es muy fácil hacerse con fama y gloria cuando se tiene ventaja y buena posición, esos Mosqueteros del Rey están demasiado sobrevalorados!

El ayudante guardó silencio esta vez pese a discrepar con las aseveraciones de su superior, pero consideró sabiamente que era mejor no volver sobre el tema, al menos por el momento. Se cuadró impecablemente, pidió permiso para abandonar el despacho y, a un gesto del Mariscal, giró en redondo sobre su talón derecho y salió marcialmente. Por ello no pudo ver la sonrisa sardónica que, de repente, apareció en el rostro del Mariscal.

-Donde las dan las toman -musitó para sí-. Si hay que ir a ver a Creville, iremos. Pero no con las manos vacías.



En otro lugar del frente, no muy lejos del anterior

Las tropas han recibido una visita inesperada durante este mes. El Ministro de Estado en persona ha acudido al frente a conocer de primera mano la situación de las tropas, así como la del enemigo. El Brigadier Creville recibió al Ministro y Mariscal Lemaitre con todos los honores posibles. Hablaron cerca de una hora sobre la guerra y sobre cómo estaba discurriendo todo, por lo que Lemaitre felicitó al Mosquetero del Rey.

-Vuestras acciones y la de vuestros hombres han sido excelentes. No se puede exigir mayor eficiencia estratégica -dijo el Mariscal.

Creville agradeció las palabras no sin cierta sorpresa, y siguiendo el protocolo le ofreció pasar revista a las tropas. Lemaitre lo hizo. Pasó revista a los soldados del Rey y les dijo unas palabras.

-¡Soldados! Habéis luchado bien manteniendo la frontera y ampliándola aún más. La táctica en la conquista de la fortaleza enemiga el pasado mes se impartirá en la Academia Militar. Bien hecho. Pero no debemos bajar la guardia, la campaña de verano está a la vuelta de la esquina y hay todavía muchos enemigos de Francia que matar.
¡¡VIVA EL REY!! ¡¡VIVA FRANCIA!!

patucos Los soldados corearon la consigna y vitorearon a sus mandos con gran alboroto. Pasado el día, Lemaitre se dispuso a partir y se despidió de Creville.

-Estáis combatiendo bien, Brigadier. Seguid así. Adiós -dijo mientras maniobraba con su caballo. De repente se detuvo y se giró.

-¡Ah, sí! se me olvidaba -dijo sacando un pequeño bulto envuelto en papel y lanzándoselo a Creville-. Os recomiendo que lo utilicéis como estopa, no vale para nada más. Dádselo a los artilleros -sonrió irónico Lemaitre y espoleando su caballo se puso al frente de sus hombres rumbo a París.

Creville observó el paquete con curiosidad y desconfianza. Se decidió a abrirlo y en su interior encontró unos patucos azules con un lazo amarillo que él mismo había hecho llegar, un par de meses antes, al hijo del Ministro.


ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

Fray Bernard está empeñado en cuerpo y alma en la organización del Hospicio de Huérfanos: ha pasado toda esta semana encargando mesas de comedor largas y resistentes, bancos de madera, vajilla de barro y metal, jarras, botellas... en fin, todo lo necesario para poner en marcha la institución benéfica.


* * *

Por mucho que te escondas o que huyas,
Y por más que te de por las carreras,
no hallarás ya más risas que las tuyas,
ni más logro que dar desdicha por dónde fueras.

Mas siempre habrá quien recupere lo que destruyas,
y quien te halle por muy bien que te escondieras.
Y pagarás con creces tus desmanes y tus puyas,
Hay Justicia, aunque hasta ahora no lo entendieras.

Hibou

Nota:Hibou nunca ha pretendido plagiar ni asumir como propios los versos de otros autores. Es un cómico, por lo que recita tanto versos propios como ajenos para comentar lo que acontezca en cada momento. No se atribuye al firmar la autoría de los versos sino que es él el que lo expone o cita.
Este mes: "Justicia Divina", del Arcipreste de Pita.


Tercera semana

-¿Mayor? ¿Sois por un casual Jean Luc Hullin? -El Mayor de la Guardia Vieja se dirigía al Guardia Real en las inmediaciones de la calle Tiquetonne.

Hullin observó por un instante al oficial al mando del pequeño grupo de guardias que lo acompañaban. Sopesó sus opciones y posibilidades. Ninguno de los hombres que tenía frente a él parecía amenazador, así que optó por lo más sensato.

-Soy yo. Decidme qué queréis.

-Simplemente, que nos acompañéis. El Gobernador Militar Lemaitre desea entrevistarse con vos, Mayor. Así que os agradecería que nos acompañaseis a la Bastilla.

-¿Estoy detenido? Si es así, deseo saber los motivos.

-No tengo órdenes en ese sentido y realmente espero que no sea necesario. Simplemente debéis acompañarnos. Podéis conservar vuestras armas hasta vuestra llegada a la Bastilla, donde sólo la Guardia puede ir armada.

-Siendo así, llevadme ante el Gobernador -replicó Hullin-.

-Me parece la mejor opción, Monsieur -dijo el Jefe de la Guardia asintiendo.

Dicho esto, el oficial sacó un pequeño silbato de plata, unido a una cadena que le pendía del cuello y emitió un pitido característico. De forma inmediata, un carruaje negro apareció por la calle a toda velocidad deteniéndose frente al grupo de soldados.

-Después de vos, Mayor Hullin.

Hullin observó la calle desierta y luego subió al carruaje. Le siguieron el Jefe y dos soldados de la Guardia. Nada más subir, el cochero inició una veloz marcha a la Bastilla que transcurrió, según pudo saber este Secretariado, sin incidentes.

Al llegar a la Bastilla, Hullin entregó las armas al sargento de puertas y se dejó conducir por unos pasillos hasta el despacho del Gobernador Militar. Al llegar allí, encontró a Lemaitre sentado en su mesa de trabajo hojeando unos documentos. Con un gesto, invitó a Hullin a sentarse y sirvió dos copas de armagnac. Dejó una de ellas frente a Hullin y sorbió un trago de la suya. Finalmente habló.

-Os agradezco que hayáis venido, monsieur Hullin. Espero que el Mayor Bossuet os haya tratado correctamente.

-Nada que objetar, Excelencia -fueron éstas las primeras palabras de Hullin-. Pero os agradecería que me dijerais por qué estoy aquí.

-Bien. Estáis aquí porque no hemos tenido ocasión de hablar anteriormente y deseo haceros unas preguntas sobre algunos temas importantes. Pero antes de empezar, quisiera saber si tenéis algo que decirme. Alguna información de interés que tengáis a bien comunicarme. Hablad, por favor.

Jean Luc Hullin se mantuvo firme y expectante, con aire sereno pero distante, rechazando cortesmente la invitación a tomar asiento y beber el sin duda magnífico armagnac que tan consideradamente le ofrecia el Gobernador.

«Excelencia, agradezco la hospitalidad volcada y vuestro interés en el trato que he recibido por parte de la Guardia; asimismo comprenderéis que existan motivos para que tenga recelos de esta reunión.

»Por de pronto observé que la calle donde fuí abordado por la Guardia Vieja estaba de forma inusual y "casualmente" desierta, lo cual me conduce a pensar en que ordenasteis que todo fuera estrictamente silencioso y lejos de miradas indiscretas. Un carruaje debidamente apartado aguardando, una señal... etc...

»Todo ello me sugiere demasiadas molestias para que esta reunión sea para un simple intercambio de pareceres... Naturalmente para ello tampoco hacia falta ser requerido por vos a estas dependencias ya que, aunque sean las oficiales, sabemos ambos que hay otros lugares para un encuentro donde cruzar pareceres.

»Por tanto, lejos de querer parecer impertinente, y habida cuenta de que no tengo nada que esconder, que soy de la opinión de que vuestra Excelencia es hombre ocupado, y yo mismo tengo mis propias diligencias y quehaceres, os ruego no perdamos más el tiempo en cumplidos y formalidades y vayamos al grano. Si yo tuviera algo que contaros, de lógica ya lo habría hecho, por otro lado si vos teneis algo que decirme, obviamente deberéis ser vos quien me informe.

»Casualmente, cuando Monsieur Parrot ocupó su cargo, tuvo a bien preparar una reunión en lugar mas distendido, pero con fines similares... Mucho me temo que tal comportamiento por parte de las autoridades que gobiernan en este momento revela que tienen alguna sospecha hacia mi persona, que no acierto a comprender. Naturalmente como hombre al servicio de su Majestad, miro de servir del mejor modo que sé y puedo, y por tanto cumplo con mis deberes ante y con la Justicia.

»No parece que esté detenido ni que se me acuse de altercado alguno. Así pues os solicito tengais a bien hacerme estas preguntas que miraré de contestar lo mejor que pueda.

»Si el motivo es en relación a mi presencia en los duelos realizados hace unos meses, insisto que solo me movió la intención de velar por las formas debidamente dictadas y marcadas, no entrando a valorar resquemores y motivaciones realizadas por algunos contendientes hacia otras personalidades de esta ciudad, bajo conjeturas y acusaciones que obviamente nadie ha podido demostrar.

»Si os preguntais por qué me "acompaña" una pistola "antimotines", es por seguridad... Ciertamente el uso de las armas de fuego fuera del campo de Marte no es algo bien visto, pero cierto tambien es, que usarlas ante posibles cobardes, que se escondan bajo antifaces y máscaras para apalear o amenazar impunemente, no podrá considerarse acto bellaco, pues que yo sepa, no hay que demostrar ni honor ni forma caballerosa alguna ante ese tipo de calaña callejera; y dado que he recibido dos anónimos exigiéndome un posicionamiento y de no hacerlo una amenaza de ser considerado "enemigo", me creo en derecho de proteger mi persona y el apellido que represento de la manera que dichos bellacos se merecen. Dado que no sé quiénes se esconden tras esos anónimos, considerad que ya os he dado demasiadas explicaciones al respecto, y si no he denunciado los hechos, es porque no tengo pruebas de ningún tipo que involucren a nadie en concreto.

»Si vuestro requerimiento tiene relación con algún otro tema, sed tan amable de ponerme al corriente.

Jean Luc Hullin esperó pacientemente a que el Gobernador Lemaître retomara la palabra tras su alegato, seguro de que su Excelencia valoraría positivamente la resolución directa que habia tomado.

No ha trascendido el contenido del resto de la conversación, pero sabemos que Hullin salió de la Bastilla a las pocas horas del lance.




EL CABALLERO DEL MES

El título de Caballero del mes corresponde a:

Fray René Saint-Cyr
Por saber compaginar lo divino y lo humano.

EL PATÁN DEL MES

El título de Patán del mes corresponde a:

André du Calamar
Por su cobarde huída de Paris, simulada o no, y el abandono en que deja a su dama.


ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • Christian Brass de Creville anuncia que se presentará a Ministro de Ciencias (C05).
  • Emile Goulet anuncia que se presentará a Ministro de Ciencias (C05).
  • le Viscomte d'Alembert anuncia que se presentará a Ministro de Ciencias (C05).

------------ Inicio de la estacion de VERANO ------------

CARGOS PARA EL MES DE JUNIO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Ministro de Ciencias Brigadier o Baron 10 Min.Estado
Tte. Coronel Capellán Obispo 11 Coronel




CARGOS PARA EL MES DE JULIO
Durante este mes se renuevan los rangos religiosos (consultar reglas).

AGRADECIMIENTOS

A Xavier y a Sergio, por la entrevista entre Hullin y Le Maitre.

A todos los demás, por vuestra paciencia con mis vicisitudes geográficas y laborales.

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

Bueno, yo creo que esta vez he batido el récord de retrasos. He pasado dos semanas en un país que es como las islas Galápagos de la tecnología, lleno de especies únicas y distintas de cualquier otra (os podría explicar cosas curiosísimas de Japón en este aspecto; por ejemplo, los móviles no llevan SIM), y además sin ordenador. Evidentemente, ni pensar en hacer la crónica desde allí. Intentaremos ponernos al día; como ahora empezará la campaña de verano, espero que sea relativamente fácil hacerlo.

FECHA LÍMITE PARA EL PRÓXIMO TURNO

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes 13 de julio de 2012, a la medianoche (hora española peninsular). Como creo que publicar la crónica dos días antes del final de plazo es demasiado justo, lo retrasaremos una semanita.

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited