Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE MARZO DE 1644

Las cosas se hacen a lo bestia, o no se hacen.
Julius Kern

GACETA MILITAR

Afueras de Monzón

Joss Len Beaumont, Ch.d'H. volvió a levantar la vista de la mesa. Hizo una señal, y el asistente enrolló el mapa que había sobre ella, guardándolo cuidadosamente.

-Bien, eso es todo. ¿Alguna pregunta más, messieurs?

Los oficiales que se encontraban con él en la tienda de campaña hicieron gestos negativos con la cabeza.

-En tal caso, vamos allá. Recuerden que ésta es una operación de rescate, no de asalto. El objetivo es sacar a los nuestros de la prisión enemiga. Evidentemente, si por el camino tienen oportunidad de mandar a algún español al infierno, no se priven de ello. Pero que quede claro: por-el-camino. Nada de pequeñas excursiones en busca de gloria personal. ¿Entendido?

-¡ENTENDIDO, EXCELENCIA! -respondieron al unísono.

-Pues bien, está anocheciendo, así que no perdamos tiempo. ¡En marcha!

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

-Bien, bien, bien, monsieur de Creville. Esto marcha viento en popa. Si no hacéis ninguna tontería, el próximo mes estaréis como nuevo.

Quien así hablaba era un físico que prodigaba cuidados a la herida de guerra de Christian Brass de Creville. Había estado acudiendo cada día a la residencia de éste.

-No sabéis cuánto os lo agradezco, mon ami -respondió el herido-.

-No me agradezcáis nada, monsieur. En todo caso, agradecédselo a monsieur Parrot, que es quien me contrató para atenderos y quien corre con todos los gastos.

-No es sólo eso. También es vuestra amena conversación, que además me mantiene al día de todo lo que ocurre en París. Mi maestro impresor y mis colaboradores en la Gazette están tan ocupados estos días que, aunque pasan a verme casi a diario, apenas tienen tiempo de contarme nada.

-Mejor así, monsieur. De esa forma las preocupaciones no os restarán energías. Pero hoy, para vuestro recreo, os he traído un panfletillo que anda circulando estos días por París. Tomad:

Diciendo esto, le tendió una hoja de papel. El enfermo la tomó y leyó en voz alta:

Como huye el cobarde, o al crepúsculo, o a la aurora,
como elude el culpable, mil excusas, y con deshonra.
Como esconde el delincuente, a su sombra delatora,
como zahiere el insolente, desdén y vileza cegadora.

Mas la evasión no es huída si se piensa en el tornar,
y más si es de improviso, sin que te esperen ya más.
¿Será evasión, será huida, quizás se vaya para regresar?
pongamos puentes de plata, y quizás, no vuelva jamás.

Hibou

-íJa, ja, ja *AY!* -las carcajadas arrancaron de Creville un gesto de dolor-. Desde luego -prosiguió cuando se recuperó-, el día en que agarren a ese Hibou lo van a hacer picadillo. ¡A fe que no me gustaría perdérmelo, docteur!

-El que acabará hecho picadillo seréis vos, si no tenéis más cuidado. ¿A quién se le ocurre reírse de esa manera?


* * *


El nuevo Comisionado de Seguridad Pública estaba dispuesto a que nada fallase en su primera actuación oficial. El día de la revisión del juicio contra Jean Parrot, Ch.d'H. y Guillaume de Foix mandó una escolta y un carruaje a casa de cada uno de los testigos para asegurarse de que no sufrían ningún incidente en su viaje al Palais de Justice. Naturalmente también mandó sendas escoltas y carruajes a los acusados. Así pues, Le Baron de Lemaitre, André du Calamar, Guillaume de Foix y Jean Parrot, Ch.d'H. se encontraron en el patio principal del Palais, al bajar del carruaje. Sin embargo, poco más tarde llegó un quinto carruaje, del que nadie bajó. El capitán de esa escolta se cuadró e informó al Comisionado Kern, que se encontraba también en el patio.

-Excelencia, no se ha encontrado a MDC en su residencia; la información que tenemos nos dice que ha dejado París en compañía de Su Excelencia el Marquis de la Garrigue.

-Hum... no sé por qué, no me sorprende la noticia -respondió el Comisionado-. Entiendo que lo habéis buscado por los sitios más habituales.

-Efectivamente, Excelencia. Obviamente no ha habido tiempo de realizar una búsqueda más exhaustiva, pero si lo ordenáis, mis hombres y yo...

-¿Habéis mirado en las alcantarillas?-en ese momento la voz de Parrot interrumpió el diálogo-. ¡Es donde suelen estar las ratas...

-Monsieur, dejemos los resentimientos personales -cortó el Comisionado-. Vamos a liquidar este asunto, por el bien y la comodidad de todos. Si quieren acompañarme... -y, con un ademán, indicó la puerta principal y encabezó el grupo.


No nos ha llegado todavía información fidedigna de lo que ha sucedido en la sala de vistas, pero sí hemos conseguido que se nos facilite un extracto de la sentencia:


CHEVALIER GUILLAUME DU FOIX:

Por encontrarse viciado su proceso en forma y fondo, y carecer de valor y fiabilidad las pruebas que contra él se presentaron, se le declara INOCENTE de los cargos que contra él se habían presentado.


CHEVALIER JEAN PARROT:

Por no encontrarse probado que la extinta organización llamada Le Murtrou no pasó de ser un simple divertimento de hombres de honor, y que sus ideas en contra del Edicto contra el Duelo nunca se llevaron a la práctica ni salieron del plano puramente teórico, no siendo por consiguiente origen de derramamiento de sangre alguno, se declara al Chevalier Parrot INOCENTE de los cargos de pertenencia a organización subversiva y alta traición.

Ítem, por encontrarse que, hallándose al cargo de la "Cofradía de la Caridad Fray Pierre Duval", y que la gestión del local utilizado por la misma como almacén implicaba la observación de las responsabilidades relativas a los decretos que afectan a los bienes y propiedades inmuebles, entre los que se incluye el decreto sobre el cierre y sellado de los accesos a las catacumbas, y que en su calidad de responsable omitió deliberadamente informar de la existencia de una entrada a dichas catacumbas en las dependencias del almacén a su cargo, se le declara CULPABLE del delito de ocultación de información de obligada comunicación a las Autoridades, condenándosele por ello a TRES MESES de prisión, tras los cuales deberá asimismo cumplir SEIS MESES en un Regimiento fronterizo disciplinario. Queda sin embargo constancia de que el Chevalier Parrot ya cumplió tres meses de prisión en la Bastilla por el delito por el que se le condena, contabilizándose por lo tanto dicho período como la parte total de su cumplimiento y decretándose por consiguiente que el Chevalier Parrot deberá marchar directamente al frente el primer día del mes próximo, junto con el siguiente reemplazo de tropas que se dirija al frente.

Lo que hago constar para que se cumpla, en nombre de Su Majestad el Rey Luis XIV y de la Regente, Su Majestad la Reina madre Ana de Austria.


* * *


Segunda semana

La vida en París no es sencilla para nadie, pero mucho menos para los sufridos vecinos de la Cofradía de la Caridad. Empezaron con los ruidos y algarabía día y noche, continuaron con la constante presencia de la Guardia practicando registros a altas horas de la noche, y ahora... ahora explosiones inesperadas. Esta mañana a primera hora, un tremendo estampido ha sobresaltado a los que se encontraban a menos de dos toesas del almacén de la Cofradía. Los que se asomaron a las ventanas sólo vieron una espesa humareda blanca, y un grupo de obreros que, junto a un montón de sacos y cubos de agua, aguardaban impertérritos junto a la entrada, tapándose la boca y la nariz con las vueltas del jubón para evitar el humo.

Al rato, cuando la humareda empezó a dispersarse (llenando de polvo blanco todos los alrededores), aparecieron por la puerta abierta del almacén una procesión de figuras blancas. La primera de ellas, con un aspecto fantasmagórico debido a la capa de polvo blanco, tosió un par de veces y se lavó la cara en uno de los cubos. Ello nos permitió reconocer a Julius Kern, el nuevo Comisionado de Seguridad Pública que, después de toser dos veces más, se dirigió a los que le acompañaban y les dijo:

-Bueno, parece que por fin hemos sellado esa maldita entrada. Está claro que, si no hace las cosas uno mismo, no se puede fiar de que estén bien hechas. Ahora preparad el mortero que hemos traído y echadlo entre los escombros para que se compacte. ¡VENGA, LIGEROS!


* * *


Tercera semana

En la iglesia de Saint Eustache tuvo lugar el bautizo del tercer hijo del Ministro de Estado Olivier D'Arzac. En la iglesia se encontraban, ya, todos los invitados menos uno: precisamente el más importante, el padrino.

-¿Dónde se habrá metido? No puedo creer que no vaya a venir -pensó D'Arzac-. ¿Habrá antepuesto la política a la amistad?

Los invitados se impacientaban, fray Bernard du Robier, que tenía que oficiar la ceremonia, miraba nervioso al Ministro, mientras su querida esposa, la Baronesa de Muzillac, con el niño de ambos en brazos, le lanzaba elocuentes miradas.

En ese momento, con fuerte estrépito, se abrió la puerta de la Iglesia y se vio una figura manchada de sangre y con el rapier en la mano. Al instante la guardia personal del Ministro formó una línea interponiéndose entre el desconocido y Su Excelencia que, al reconocer al recién llegado, exclamó: "¡Alto a la Guardia!" Inmediatamente se apartaron los soldados, y D'Arzac se arrojó a los brazos del herido.

-¿Estáis bien, amigo mío? ¿Estáis herido? ¿Qué os ha pasado?


-El recién llegado no era otro que el Mariscal Lemaitre, padrino de la criatura, que contestó con voz sofocada por la carrera:


-No os inquietéis, son rasguños superficiales, me han asaltado para robarme, y puedo aseguraros que no toda esta sangre es mía -al decir esto, una sonrisa peligrosa asomó al rostro de Lemaitre-. Pero disculpad la tardanza y soltadme, mon ami, pues me temo que os habéis manchado el traje de gala. No hagamos esperar más a los invitados y procedamos a la ceremonia.


Así, ambos amigos, ahora también rivales políticos, se encaminaron al altar manchados de sangre. Mientras Lemaitre envainaba sus armas, dijo al Ministro en voz baja: -¡Pardiez que mi escaramuza no va a ser nada comparado con lo que os espera! Vuestra esposa tiene cara de pocos amigos.

-Ante esta evidencia, D'Arzac asintió levemente y guiñando un ojo a Lemaitre, le dijo:

-Tenéis que contármelo todo después, en la recepción, sin omitir detalle.

Y llegando al altar, Joseph Lemaitre saludó con toda su gracia a la Baronesa de Muzillac, y tomó en brazos al niño que dormía plácidamente a pesar del revuelo. Lemaitre le besó la frente y susurró: - Clément...


* * *


En el Salón literario se produjo una novedad. Poco antes de acabar la tertulia, durante la cual se mostró bastante pensativo y algo ausente, Lestat de Pointlac solicitó la atención de los presentes y les habló así:

Caballeros: Por motivos personales he decidido trasladar mi residencia fuera de París. No teman, no abandonaré la vida parisina pero sí esta residencia. De todos modos no se traslada el Salón literario de lugar: es mi deseo ceder esta casa totalmente a Cristian Brass de Creville, como sede de este salón literario y para la Gazette Ilustrée. De este modo dejaré de ser el anfitrión y todo será más placentero para todos.

Tras unas breves exclamaciones de asombro, los asistentes prorrumpieron en aplausos.


* * *


Cuarta semana

-Y esta, querida mía, es nuestra nueva casa -anunció el General Pointlac a su esposa una vez bajó ésta del carruaje.

Aunque había protestado mucho cuando se enteró de los planes de su esposo y no le había gustado abandonar la glamurosa casa de la Place Royale por el campo, lo cierto es que la cara de Lili de Montparnasse se había iluminado con una sonrisa al ver la casa.

Un bello jardín rodeaba un enorme palacete de reciente construcción que a su vez estaba rodeado de un sólido muro. Un canal recorría el jardín y una bella estatua ecuestre del dueño coronaba la entrada frente la escalinata. Había un puesto de guardia, y algunos hombres armados hacían la ronda.

-¿Guardias? -preguntó Lili alarmada mientras entraban en el interior.

-Querida, una casa como ésta necesita ser protegida, y mi persona también. El Canciller de Finanzas no suele ser muy querido...

-Querido, Armand...

-No tienes que preocuparte querida, nadie le hará daño a nuestro hijo. Y espero que pronto tengamos más, esta casa es enorme, tiene que llenarse de niños que corran por los pasillos y los jardines.

-Si, sin duda, pero esta casa es tan grande... íMi hermana se va a morir de envidia! -dijo la dama con una sonrisa mientras subia al piso superior.

Lestat no pudo evitar una sonrisa, sí, era una casa bonita y grande. Él, que había vivido en un establo, se asombraba de que algo así fuera suyo pero, cuando hiciera lo que iba a hacer, ¿Cuánto duraría?

Un lacayo interrumpió sus pensamientos:

-Excelencia, ya esta entregada.

-¿En persona como os ordené?

-Sí, Excelencia.

-Bien, la perinola ya ha girado, ahora sólo falta ver el resultado del contrario...

NOMBRAMIENTOS HABIDOS ESTE MES

  • Le Baron de Lemaitre ha sido nombrado Ministro del Bienestar.
  • Le Baron de Lemaitre ha sido nombrado Ayudante General.
  • Le Baron de Lemaitre y Lestat de Pointlac han sido nombrados Jefes de Ejército.
  • André du Calamar ha sido nombrado Aide de Chambre del Mariscal.

ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • André du Calamar anuncia que se presentará a General Quartermaster (M09).
  • André du Calamar anuncia que se presentará a Ayudante de Ejército (M11).
  • Emile Goulet anuncia que se presentará a Ayudante de Ejército (M11).
  • Guillaume de Foix anuncia que se presentará a General Quartermaster (M09).
  • Julius Kern anuncia que se presentará a General Quartermaster (M09).
  • Julius Kern anuncia que se presentará a Ayudante de Ejército (M11).
  • Joss Len Beaumont, Ch.d'H. anuncia que se presentará a General Quartermaster (M09).
  • Joss Len Beaumont, Ch.d'H. anuncia que se presentará a Ayudante de Ejército (M11).
  • Joss Len Beaumont, Ch.d'H. anuncia que se presentará a Mayor de Brigada (M15).
CARGOS PARA EL MES DE ABRIL
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Jefes de DivisiónTte.General o superior 8Aide General
Aides de Ejercito Coronel 5Jefes Ejercs.
Mayores de Brigada Mayor 3Jefes Bgdas.
Quartermasters Brigadier General 6Jefes Ejercs.
Admin. diocesano Obispo 12Cardenal



CARGOS PARA EL MES DE MAYO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Aides de Division Teniente Coronel 4 Jefes Divis.
Ayte. del Cardenal Obispo 12 Cardenal

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

Para variar, nos está pillando el toro otra vez. La revisión del juicio a du Foix y Parrot está tardando más de lo previsto. De todas formas, para evitar retener la crónica por más tiempo, publico ya el material que tengo y, si se tercia, ya actualizaremos. Hay información (como por ejemplo las presentaciones a cargos) que no puedo retardar más.

Agradecimientos: A Sergio el relato del bautizo del niño de Le Baron d'Arzac y la accidentada llegada de Le Baron de Lemaitre (se lo impuse como penitencia por mandarme tarde el turno, je je), a Lestat de Pointlac el relato de la mudanza, y a todos los implicados en el juicio, el relato del mismo consensuado a base de intercambio de mensajes (si es que finalmente llega a tiempo el dichoso relato).

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes 29 de abril de 2010, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited