Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE MARZO DE 1643

Más vale tarde que nunca
Frase general

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

Patio frontal de la Bastilla, martes por la mañana. Lestat du Pointlac, Canciller de finanzas, llegó a caballo, vestido con su uniforme de Brigadier y escoltado por al menos veinte soldados. Entró en la Bastilla con una sonrisa y saludo a un carcelero.
-íAh! íRémy! ¿Aún estas aquí? Bueno, no hace tanto que estuve en estos muros apresado pero creía que ya se habrían cansado de tu cara picada de viruelas... Por mi parte no deseo verte más, así que procuraré no volver a visitar estos muros.
Luego recorrió las escaleras hacía donde le esperaban para su declaración con paso seguro, como si la Bastilla fuera su casa de verano, hasta encontrarse con el Ministro de Estado.
-Excelencia, -le saludó- espero hayáis mejorado los caldos de este antro, como ya sugerí una vez.
Un gesto hacia una copa llena fue la respuesta. Lestat tomo la copa con miedo, miro el contenido al trasluz, olisqueó un poco el brebaje que le daban y lo probó.
-íPardiez! íNo esta mal! íYa lo creo que no! -luego miró a Phillipe. -En fin, supongo que no me habéis hecho venir por el vino. -dijo poniéndose serio.
-Poco tengo que decir, Phillipe -continuó hablando sin esperar respuesta-. Yo estaba atendiendo a mi dama, los duelistas se fueron con el anfitrión y solo 1 regresó con vida -dijo pegado a una ventana-. Ya sabes cómo son estas cosas, tú mismo te has batido muchas veces. Sabes que voy a representar al acusado, así que tampoco creo que deba declarar mucho más hasta el juicio. Estoy seguro de que le causó la muerte, pero también de que no fue un asesinato.

Dicho esto se quedó esperando si el ministro quería decirle algo más. Lo único que recibió fue la cortés frase de despedida de Su Excelencia, así que se marchó de la sala con un saludo y aprovechó para inscribirse en el torneo de esgrima.

Segunda semana


A primera hora de la mañana de un día inusualmente cálido para esta época del año, Fray Marcel de Calais hizo su entrada en la Bastilla, ya que había sido citado por el Comisionado de Seguridad Pública. Al ver entrar en el patio del edificio al clérigo, Lemaitre salió a recibirle.

- Buenos días Padre. Excelente día, ¿no es cierto? Paseemos, así se nos hará más amena la conversación.

- Buenos días mon ami.

- Me gustaría haceros unas preguntas sobre la Cofradía, si no tenéis inconveniente...

- Por supuesto, hijo mío, preguntad y contestaré - respondió el sacerdote.

Así, el Comisionado y Fray Marcel estuvieron hablando y paseando por espacio de una hora, más o menos, hasta que Lemaitre con una sonrisa se dirigió al clérigo:

- De acuerdo Padre Marcel, por mi parte no hay nada más que hablar. Podéis iros sin ninguna otra consecuencia. De todos modos, tened en cuenta que a vuestros superiores no les hará mucha gracia que estéis convocado a la Bastilla. Voy a emitir un informe que les remitiré. Os aconsejo que hagáis lo mismo.

- Gracias, muy amable por vuestra parte. En cuanto a mis superiores, ellos obrarán como entiendan que deben obrar y si ejercen su derecho de pedirme explicaciones por este suceso descuidad que se las daré gustoso, al igual que con el mismo talante os las he dado a vos excelencia. Si necesitáis cualquier otra aclaración o tenéis más preguntas, hacedme llamar y responderé gustoso a todo lo que demandéis.

- Os agradezco vuestra colaboración, padre. Nos veremos por París.

- Buenos días, caballero -concluyó Fray Marcel, que se dirigió a la salida sin mirar atrás.

* * *

Ese mismo día, pasada la hora de las ánimas

En uno de los despachos de la siempre lúgubre Bastilla, dos caballeros apuraban sendas copas de vino. A un lado de la gran mesa de escritorio y recostado en su sillón, Joseph LeMaître, el Comisionado de Seguridad Pública. Al otro, en una sencilla silla, Jean Parrot, apurando su gastada pipa.

- Voy a comenzar a haceros unas preguntas, amigo mío, y me gustaría que me las contestarais -dijo Lemaitre-.

- Por supuesto, Joseph, para eso me citásteis y para éso he venido.- Replicó Parrot con ligereza.

- ¿Cuando recibistéis las llaves de la Cofradía y de manos de quién?

- Tras la inicial muerte de Fray Pierre Duval, la Cofradía quedó huérfana. Sólo el tesón de Armand De Noisel, antiguo colaborador, la mantuvo activa unos meses más hasta que en el Frente, éste murió junto a otros muchos Cadetes de la Gascuña. La Cofradía de la Caridad durmió el sueño de los justos hasta que hace un poco más de cuatro años decidí abrirla de nuevo.

La conversación de ambos caballeros fue encaminada hacia la localización, según ha podido conocer este Secretariado, de un túnel de acceso a las catacumbas en la Cofradía de la Caridad. Aunque nos han informado que dicha entrada se encuentra tapiada. Evidentemente, no podemos reproducir íntegramente el interrogatorio, por ser secreto, pero podemos asegurar que fue cordial y amistosa como demuestra el final de la misma ya que, Lemaitre, dando la conversación por zanjada, se dirigió a Parrot en los siguientes términos:

- Como recordaréis, amigo mío, he colaborado en más de una ocasión con la Cofradía y no me gustaría ver empañada la gran labor que hace. Por ello quiero recordaros que sois el responsable de que el túnel siga cerrado. Espero que, en el futuro, el túnel no se reabra, o que se cree otro o cualquier otra acción que desemboque en un acceso a las catacumbas desde la Cofradía.- Mientras Lemaitre decía estas últimas palabras, descorchó una botella de borgoña y llenó las dos copas de vino

- Por supuesto que lo recuerdo. Sin destellos de generosidad como el vuestro, nada valdría la pena. Son personas como vos las que me impulsan a seguir adelante con la Cofradía. Soy el responsable, cierto. Y por ello sí responderé llegado el caso. Lemaître, si queréis estar más tranquilo y destinar a alguno de vuestros hombres para ver el día a día en la Cofradía no tendré reparo en ello. Siempre que me aviséis, por supuesto -contestó Parrot-.

- Ahora podéis iros. Pero antes, espero que me acompañéis mientras me fumo una pipa. Recordemos viejos tiempos. Siempre disfruto de vuestra compañía, amigo mío -dijo el Comisionado-.

- El placer es mutuo. Por cierto, ¿estáis a punto para el Torneo?- Preguntó el Guardia Real.

-Siempre, amigo mío. Por cierto, ¿recordáis cuando en aquella fuga en los Alpes le tiramos un haz de paja ardiendo a aquel carcelero español? En mi vida había visto a nadie correr más deprisa...

Y continuaron bebiendo y fumando hasta altas horas de la madrugada, mientras retumbaban sus carcajadas por los pasillos de la Bastilla

Tercera semana

Todo en casa de los Pointlac era excitación, las mujeres iban y venían escaleras arriba con agua caliente y sabanas limpias, la señora de la casa gritaba mientras daba a luz, mientras Lestat volvía locos a los criados y a sus escribientes.
-íTraeme algo de vino maldita sea! -le gritaba a uno, para que cuando se lo traía arrojar la botella con mal gesto.
-íHe dicho vino! íNo un caldo rebajado en agua para mujeres! ¿Soy el señor de la casa o no lo soy?

El hombre fue a por el vino con cara pálida.

Minutos más tarde vio a un mozo de cuadras que pagó los platos rotos esta vez.

-íTu! íMozo! íEnsilla mi mejor caballo! íQuiero cabalgar!

Minutos más tarde, cuando el mozo apareció con el caballo ensillado, lo ató y entró al salón a avisar al señor que su caballo estaba preparado Lestat casi sacó su espada para gritarle.

-¿Mi caballo? ¿Montar? ¿Pero qué iba a hacer yo montando mientras nace mi primogenito? ¿Acaso me tomas por loco? íEres un inútil! íInútil! íFuera de mi vista!

Por fortuna para la casa, los criados lograron esquivar bien al señor y en poco tiempo la comadrona bajaba para notificarle a Lestat que era un niño precioso.

Cuarta semana

Escasa asistencia al torneo de esgrima este año, con sólo ocho caballeros inscritos. Parece que el criterio de que la esgrima es un arte y no un espectáculo está ganando adeptos, y cada vez menos caballeros acuden por el puro placer de exhibirse.
En la primera fase, Le Baron de Lemaitre y Philippe Valmont liquidaron sin ninguna dificultad a sus respectivos oponentes, mientras que Le Baron d'Arzac tuvo un poco más de trabajo para vencer a André du Calamar, y Lestat de Pointlac salió vencedor de un igualado combate con Philippe Bigot.
La segunda fase, de semifinales, mostró un mayor equilibrio entre los combatientes: Le Baron d'Arzac batió a Le Baron de Lemaitre en un frenético combate, en el que ambos acabaron sudorosos y se retiraron a cambiarse la camisa al finalizar, y Lestat de Pointlac derrotó a Philippe Valmont en un combate muy distinto, prolongado y de estocadas espaciadas, en el que cada uno midió sus fuerzas casi como en una partida de ajedrez.
Pero el combate más impredecible e igualado vino a ser la final: Le Baron d'Arzac y Lestat de Pointlac se batieron en una interminable serie de lances y contralances, alternando momentos vertiginosos con largos minutos en que los esgrimistas hacían poco más que observarse a distancia. Finalmente, una súbita acometida mutua trajo el tercer toque simultáneo entre ambos contendientes, y tuvieron que aplicarse las reglas de desempate (contabilizando quién había dado antes los dos toques anteriores) para determinar al ganador, que resultó finalmente ser Le Baron d'Arzac, que recogió su título de manos de Su Majestad: "Me habéis entretenido, Barón. Es un placer ver esgrimistas como vos". Esperemos que las palabras de Su Majestad recuperen la esgrima como arte para compartir y no como algo para el disfrute privado.

NOMBRAMIENTOS HABIDOS ESTE MES

  • Le Baron d'Arzac ha sido nombrado Ministro del Bienestar
  • Le Baron de Lemaitre ha sido nombrado Ayudante General
  • Lestat de Pointlac ha sido nombrado mando de la Brigada de Guardias
  • André du Calamar ha sido nombrado mando de la 1a Brigada de a Pie

ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • Le Baron de Lemaitre anuncia que se presentará a Mando de División (M07).
  • Le Baron de Chardin anuncia que se presentará a Mando de División (M07).
  • André du Calamar anuncia que se presentará a General Quartermaster (M09).
  • Lestat de Pointlac anuncia que se presentará a General Quartermaster (M09).
  • Jacques Cousteau anuncia que se presentará a Mayor de Brigada (M15).

CARGOS PARA EL MES DE ABRIL
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Jefes de DivisiónTte.General o superior 8Aide General
Aides de Ejercito Coronel 5Jefes Ejercs.
Mayores de Brigada Mayor 3Jefes Bgdas.
Quartermasters Brigadier General 6Jefes Ejercs.
Admin. diocesano Obispo 12Cardenal



CARGOS PARA EL MES DE MAYO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Aides de Division Teniente Coronel 4 Jefes Divis.
Ayte. del Cardenal Obispo 12 Cardenal

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

Bueno, por fin tenemos la crónica. A las vicisitudes "previstas" que hicieron que Marc tuviese que cargar con el peso del turno, se han añadido otras "imprevistas", tanto por mi parte como por la suya. Lo de mi muñeca ya os lo conté, y Marc también ha tenido inconvenientes importantes que ya os contará él si lo cree oportuno.

Sobre lo de retrasar el turno que se ha hablado en la lista, hay un problema: el fin de semana del 15-16 me voy de viaje (sí, ya lo sé, no paro, pero os aseguro que no es culpa mía; al menos esta vez tampoco es culpa de Víctor :-P) y no quisiera retrasarlo un mes entero porque eso supondría casi saltarnos mayo, y el turno de mayo es históricamente muy importante. Preferiría liquidar de una vez el turno de abril este sábado 8/domingo 9 y así quedar al día para el turno de mayo, que procesaríamos, ya con normalidad (¡espero!), a partir del 4 de junio.

Bueno, y, sobre todo, los agradecimientos, que no falten en este accidentado turno. A Marc, por supuesto, que lo ha llevado él solito, y también a Sergio y Eduardo por sus contribuciones a la crónica, que dado el panorama han sumado casi el 100% sin ellos esperarlo.

El plazo de entrega del próximo turno finaliza muy pronto: el viernes 7 de mayo de 2010, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited