Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE ABRIL DE 1642

¡MASTUERZO!
Lilli Montparnasse

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

Durante todo este mes y por iniciativa del Gobernador Militar de París, los ministros han recibido una discreta escolta armada en todos sus desplazamientos, a raíz del anónimo que apareció clavado en la puerta de Notre Dame.

Tal y como anunció el Ministro de Justicia, esta semana se han mantenido audiencias en el Palais de Justice para escuchar a los súbditos de Su Majestad que quisieran exponer sus casos. En esta peculiar "jornada de puertas abiertas" destacó una gran cantidad de suplicantes de clase muy baja en evidentes apuros económicos: viudas de soldados, veteranos lisiados, campesinos arruinados... Acompañados por jóvenes seminaristas, se fueron presentando de forma escalonada a lo largo del día, evitando formar grupos grandes que colapsasen el Palais o provocasen tumultos, y todos portadores de una carta similar: tras exponer su situación personal, pedían justicia en forma de una ayuda que les permitiese sobrevivir. Dicha carta iba invariablemente firmada por fray Marcel como testigo fehaciente de que los hechos relatados en la misma eran ciertos, y la caligrafía era sin lugar a dudas en todas ellas la del buen sacerdote.

Ha habido esta primera semana mucho movimiento de aspiraciones a cargos, y ello ha perjudicado la vida social. Solamente hemos tenido de ver a Sevère de Montmorency por Phillippe Le Rouge, acompañado de Charlotte, y a Lestat de Pointlac por Les Chasseurs, también en compañía de su dama (en este caso Lilli Montparnasse).

Hubo sin embargo otro "aspirante" esta primera semana: Renaud d'Anterroches pidió en matrimonio a Mussette d'Envion; ésta, aunque enamorada y convencida, tuvo sus dudas, motivadas por las presiones familiares, ya que la acaudalada familia d'Envion temía que Renaud d'Anterroches no fuese más que un cazadotes sin escrúpulos; sin embargo, Mussette finalmente accedió dado que la situación económica de su pretendiente tampoco deja nada que desear. Suponemos que la feliz pareja anunciará pronto la fecha del enlace, ya que el volumen de la dama aumenta de mes en mes, y el tiempo apremia...

Segunda semana

Aunque la obra teatral del mes no fue gran cosa, Olivier d'Arzac alquiló un palco e invitó a Cyprien Papillon y Joseph Lemaitre con sus respectivas damas. En realidad el alquiler del palco fue una excusa (un poco cara, eso sí, pero no parece que eso a D'Arzac le importe demasiado) para charlar y alternar durante toda la velada, sin prestar atención al espectáculo que se desarrollaba en el escenario.

Pero si lo que D'Arzac quería era espectáculo, escogió el lugar equivocado: más que al teatro, debería haber asistido a la fiesta organizada por Jacques Cousteau en su club. Asistieron Armand de Payns, Joss Len Beaumont, Jean du Mont Blanc, Renaud d'Anterroches, Lestat de Pointlac, fray Marcel, Pierre Chardin, Ch. d'H., Sevère de Montmorency y Jean Parrot, estos últimos acompañados de sus respectivas damas. También apareció, por su cuenta, Lilli Montparnasse, que se llevó la sorpresa de encontrar allí a Lestat de Pointlac, y esto dio pie a una agria disputa:

 -¿Qué haces aquí? -preguntó un sorprendido Lestat de Pointlac-. ¿Quién te ha traído?
 -Eso es lo de menos. Lo importante es QUIÉN NO ME HA TRAÍDO, ¡MASTUERZO! ¡Y NO TE ME ACERQUES EN TODA LA FIESTA! ¡YA HABLAREMOS MAÑANA!

Pero no fue éste el único incidente de la noche: Jacques Cousteau tuvo la ocurrencia de traer a una bailarina exótica para animar la fiesta, pero omitió advertir de que ésta era una cena "sólo para caballeros", con lo cual más de una dama abandonó avergonzada el club cuando la bailarina empezó a quitarse velo tras velo en una frenética danza de resabios árabes. Y, por si esto fuera poco, no faltó el incidente con cuasi-duelo: un roce entre Jean du Mont Blanc y Pierre Chardin, Ch. d'H. provocó que el primero provocase al segundo:
 -¿Necesitáis una lección de esgrima, monsieur? ¿Tal vez los instructores de los Mosqueteros del Rey están ocupados criando sebo?
 -Sería yo quien os daría gustoso esa lección, monsieur, ya que tan ansioso andáis de ella, pero mi cargo me lo impide. Es más, sabed que os haré arrestar de inmediato si veo asomar vuestra hoja.
 -¿ARRESTAR? ¿Con qué competencias? ¿Acaso os creéis el Gobernador Militar de París? ¿Desde cuándo el propio honor es un asunto político? Si teméis batiros conmigo, por mí no hay problema: todos estos caballeros han presenciado los hechos y saben de qué pie cojeais.
Y, dando ostensiblemente la espalda al Mosquetero, Jean du Mont Blanc se dirigió a la barra a tomar otra copa, donde Jean Parrot y Armand de Payns comentaban la escena: "Uf, qué nochecita. Desde luego, entretenimiento no nos ha faltado".

Tercera semana

El lunes por la mañana temprano, Fray Marcel du Calais se dirigió a visitar a Renaud d'Anterroches para darle su enhorabuena por su futuro retoño y, al mismo tiempo, apremiarle a que pase cuanto antes por la vicaría para poner en orden su estado ante el Altísimo. Al mismo tiempo se ofreció amablemente a oficiar personalmente la ceremonia. Al volver a su parroquia, pasó por una calle donde le llamó la atención una caballeriza abierta en la que una cara conocida cepillaba vigorosamente un caballo. Se sorprendió al ver que se trataba de Armand de Payns.
 -Pero monsieur, ¿acaso está enfermo vuestro criado?
 -¿Eh? ¡Ah! Hola, padre. No, no, es simplemente que me encantan los caballos y me relaja mucho cuidarlos. Desde pequeño he convivido con ellos y me encariño con cada caballo que poseo, no puedo evitarlo.
 -Ah, bien, bien. Como nuestro fundador San Francisco de Asís, que también profesó un cristiano amor a los animales, que aunque no tengan alma son también criaturas de Dios. Seguid en paz, amigo mío, y recibid mi bendición por tan cristiano comportamiento.
 -Gracias, padre -André du Calamar agradeció la bendición con una inclinación de cabeza y volvió a tomar el cepillo mientras el sacerdote se alejaba calle abajo.

Y otra vez se cerró la semana con incidentes en una fiesta. Esta vez fue en L'Epée D'Or, donde Joseph Lemaitre organizó una cena e invitó a Jean Parrot, Olivier d'Arzac, Philippe Valmont y Renaud d'Anterroches. En plena fiesta se abrió la puerta del club y apareció Pierre Chardin, Ch. d'H. con su dama. Tras la sorpresa inicial, el recién llegado declaró que su cargo no le permitía meterse en problemas y se dio media vuelta para irse.
 -¿Problemas? ¿De qué problemas habláis, monsieur? Precisamente comentábamos que nuestros rapiers están criando moho. ¿No queréis ser la solución?
 -Precisamente estábamos comentando qué entretenimiento podríamos tener después de la cena, y vos nos lo habéis servido en bandeja.
 -Hemos comido mucho y necesitamos ejercicio. ¡En garde!
Indiferente a los comentarios, Pierre Chardin, Ch. d'H. se fue por donde había venido, casi arrastrando a su dama tras de él, entre las chanzas y risas de Joseph Lemaitre, Olivier d'Arzac y Philippe Valmont, mientras Jean Parrot hacía gala de su proverbial discreción atiborrándose a dos carrillos de gambas y calamares para mantenerse al margen.

Cuarta semana

Y Armand de Payns sigue con su excéntrica pasión por los caballos, encargándose personalmente del cuidado de los suyos, cosa que le parece fantástica a su criado, que se ahorra un montón de trabajo al no tener que alimentarlos y cepillarlos él solo.

Parece que no hay mes en que Jean Parrot no encuentre excusa para organizar alguna fiesta, cena, baile o recepción. Esta semana ha vuelto a llenar Les Chasseurs para celebrar su ingreso en los Mosqueteros y su nombramiento como Mayor de Brigada. Tal vez escarmentados por los incidentes de dos semanas atrás, los asistentes (Cyprien Papillon, Jacques Cousteau, Joss Len Beaumont, Jean du Mont Blanc y fray Marcel) asistieron sin sus damas, así que Evelyne fue la única que hizo acto de presencia, sintiéndose un poco fuera de lugar a pesar de las atenciones de Jean Parrot. Cyprien Papillon lo notó y, sin mediar palabra, se escabulló de la fiesta y volvió con su dama, que casualmente vive en las inmediaciones del club, tras jurarle que la fiesta no era como la que le habían contado sus amigas dos semanas atrás, y que se entretendría y divertiría sin problemas.
Jacques Cousteau regaló a Parrot, a modo de felicitación por su nuevo cargo, un lujoso rapier, y la fiesta transcurrió de forma tranquila y sin incidentes, con las dos damas sentadas en un rincón charlando animadamente, con la intermitente presencia del siempre atento Parrot llevándoles bebidas y dulces.

Más pausado fue el cierre de mes en L'Epée D'Or, donde coincidieron solamente le Baron d'Alembert, Joseph Lemaitre y Philippe Valmont, estos dos últimos con sus damas. Esta vez la velada transcurrió sin ningún incidente en el lujoso club.

NOMBRAMIENTOS HABIDOS ESTE MES

  • Joseph Lemaitre ha sido nombrado General Quartermaster
  • Jean Parrot ha sido nombrado Mayor de la Brigada de Guardias

ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • Esta sección se pondrá en marcha a partir del próximo turno.

CARGOS PARA EL MES DE MAYO

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Aides de Division       Teniente Coronel           4    Jefes Divis.


CARGOS PARA EL MES DE JUNIO

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Ministro de Ciencias    Brigadier o Baron           10    Min.Estado

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

IMPORTANTE: Recordad que este mes, en virtud de las nuevas reglas, ya es OBLIGATORIO anunciar las presentaciones a cargos. Es decir, en este caso concreto, quien planee presentarse a Ministro de Ciencias (para junio) deberá indicarlo en el turno de mayo, incluso si ya ostenta el cargo y desea renovarlo, o sea que ¡Carlos, eso va también por tí!

Sobre el mensaje de la semana pasada: al final todo se ha aclarado, y la confusión fue mía al confundir la lista de "invitados" y la de "asistentes". Cosas del proceso manual.
Resulta que el "invitado" que apareció en el club y se encontró rodeado de enemigos regimentales no era tal invitado, sino que apareció allí por casualidad. De todas formas, eso no quita que se le aplique la frase final del párrafo 3.1.6. del reglamento, con las consecuencias correspondientes por las indicaciones que puso en el turno.
Eso sí: de dicho párrafo se deduce que no se pueden utilizar "salones reservados" en los clubs. Hace unos años algunos jugadores lo indicaron y se lo permitimos dando un poco de "manga ancha", pero luego nos dimos cuenta de que eso quitaba interés y riesgo al juego, así que dejamos de permitirlo. Durante bastante tiempo no ha vuelto a darse el caso, pero ahora se ha vuelto a repetir y he aplicado el reglamento a rajatabla.

Bueno... Recordad que el próximo día 23, es decir, este sábado que viene, tenemos la Barbacoa Anual "En Garde!" Para los que vayáis a venir, publicaré la información correspondiente en la lista, como cada año. En resumidas cuentas, la cosa dura desde que llega el primer invitado hasta que se va el último (lo cual más de una vez sucede al día siguiente), y la idea central es disfrutar de una comida al aire libre, asando la carne en una barbacoa con fuego de leña, acompañando con cerveza, coca-cola, cava, fantalimón, vino, o lo que caiga, y a veces hasta disfrutando de sushi auténtico (es decir, preparado por una japonesa)... ¡sin olvidar las obras de arte de nuestro cocinero predilecto, Olivier d'Arzac! El resto del día se invierte en echar unas partidas, conspirar, charlar... en fin, lo que apetezca en el momento. Para los que vienen de lejos, hay un par de camas para invitados, y recogeremos en la estación a la gente que venga en tren.
Aunque no es imprescindible, estaría bien que quien vaya a venir nos lo confirme por e-mail y nos diga si va a traer algo de comer o beber, para tener una idea aproximada de cuántos seremos y planificar un poco; podemos permitirnos el lujo de planificar "a ojo" porque en el pueblo hay una excelente charcutería por si nos quedamos cortos (de hecho, hay gente que prefiere venir con las manos en los bolsillos y comprar en la charcutería).
¡Ah! Por supuesto, se puede asistir con la dama, descendientes y similares.
¡No faltéis!

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes 5 de junio de 2009, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited