Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

REAL CRÓNICA DE MARZO DE 1639

¿Sale esa crónica o no sale?
    Frase general

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

Pase lo que pase, nunca faltará un oportunista que se aproveche de acontecimientos reales para suplir su falta de inspiración. Y esto es lo que ha ocurrido con la obra teatral de este mes, "V de Villiers", basada en los sucesos que ocurrieron en París hace más de dos años y que a buen seguro todos recuerdan. Sin embargo, al César lo que es del César, y hay que decir que la realización y puesta en escena está sumamente cuidada y el resultado no carece en absoluto de interés. Asistieron al estreno Clément de Cazotte, Frédéric Dupont, Georges Clemenceau, Hubert de Béthencourt y, alquilando un palco y acompañado de su dama, Guillaume de Foix.

Pero no todo fue entretenimiento y ociosidad intrascendente: en el cuartel de la Guardia del Cardenal se celebró una misa por Achille Gallas, a la que asistió, aunque no ofició, Su Eminencia el Cardenal du Heyn. Olivier d'Arzac y Philippe Valmont asistieron también, Siguiendo instrucciones del Ministro de Estado, Henri Daralan organizó una vigilancia en el perímetro exterior del acuartelamiento de la Guardia utilizando a la Primera compañía de Coraceros, vigilancia que se mantendría todo el mes: la primera sección guardó la puerta principal, y la segunda y tercera custodiaron el resto del perímetro, incluyendo la puerta falsa.

Segunda semana

El Ministro de Estado convocó para esta semana una reunión con los mandos de los Mosqueteros del Rey y la Guardia del Cardenal. Asistieron a ella Guillaume de Foix, Olivier d'Arzac y Philippe Valmont, además del Coronel de la Guardia del Cardenal. El primero se presentó con una escolta de diez Mosqueteros... que a su vez fueron escoltados por sesenta Coraceros. "Órdenes de Su Eminencia", manifestó Henri Daralan. Con un encogimiento de hombros, Guillaume de Foix dijo a sus Mosqueteros: "Bueno, muchachos. No todos los días tenéis ocasión de que os formen una escolta de honor en lugar de tener que formarla vosotros, así que disfrutad del paseo". Y la absurda comitiva se dirigió a la mansión de Su Eminencia provocando miradas curiosas a su paso.
En cuanto a Philippe Valmont, apareció a las cinco de la mañana en la puerta del despacho de Su Eminencia. Después de convencer a los somnolientos Coraceros de la puerta principal de que el Ministro de Estado le había citado "a primera hora de la mañana", una escuadra le acompañó discretamente y le dejó en la puerta de la residencia de Du Heyn, donde un diálogo similar tuvo lugar con la guardia que protege la vivienda de Su Eminencia. Cuando le manifestaron que éste todavía dormía, Valmont contestó: "Bueno, esperaré sentado en el vestíbulo. Lo importante es que cuando se despierte no tenga que esperar". Y así pasó las horas Valmont, absorto en las idas y venidas de los criados a falta de otro entretenimiento mejor, hasta que llegó el momento de reunirse con Su Eminencia.
Así pues, cuando llegó la hora, Guillaume de Foix y su escolta (la escolta de su escolta se había quedado en la puerta) caminaban por el largo pasillo del Ministerio, con miradas tranquilas, realizando comentarios corteses sobre los Coraceros del Príncipe de Condé, su gentileza en el trato y lo cómodo del viaje "de la prisión al infierno", como alegremente comentó uno de los Mosqueteros.
El ayuda de cámara abrió la puerta de macizo roble, indicando con un gesto a los caballeros que podían entrar en la sala. Allí, Su Eminencia y los dos Guardias del Cardenal citados giraron la cabeza hacia los recien llegados. Los saludos, frios y a distancia, no contribuyeron a mejorar el ambiente.
Mientras los caballeros tomaban asiento en los cómodos butacones, un golpe seco y brutal los sobresaltó. Du Heyn acababa de estrellar un lujoso jarrón de porcelana contra la cercana pared, sobrevolando en su camino las cabezas de los asistentes.
Instintivamente, las manos buscaron las empuñaduras de las armas, pero un vacío ocupaba su lugar. La guardia las habia requisado de manera previa a la reunión.

"Caballeros, tranquilidad. Lo que han visto volar es Francia. Mi mano ha sido su ejecutora, tal que su ridículo honor mancillado está socavando la flor y nata de nuestros ejércitos".

Un murmullo de indignacion se unió a las miradas crispadas...

"Espero que puedan llegar a un acuerdo ustedes mismos, o de lo contrario me veré obligado a interceder ante el Ministro de la Guerra... Quizá un tiempo compartiendo trincheras sea un mejor remedio a esta situación... Ahora comiencen a pensar cómo van a evitar que un solo soldado más sea asesinado vilmente por un camarada de armas. Les hago personalmente responsables. En cuanto a los culpables o culpable de la muerte de monsieur Gallas... deseará haber muerto también."

Con estas palabras, el Ministro abandonó la sala, y dejó a los caballeros a solas con sus propios demonios.

Otro tipo muy distinto de reunión, con otro tipo muy distinto de anfitrión, tuvo lugar en Le Crapaud et l'Apricot casi de manera simultánea (de hecho, esta reunión acabó entrada la madrugada, poco antes de que comenzase la del Ministro de Estado). El inefable Jean Parrot volvió a dejar constancia de sus excelentes dotes de anfitrión, aunque en el último momento decidió cambiar sus objetivos: esperó hasta que todos los asistentes hubieron llegado y se dirigió a ellos:

"Damas y caballeros, debido a las últimas acciones emprendidas por el Ministro de Estado, la mayoría de mis amigos no ha podido asistir a este evento. Como me gustaría hacer partícipe a todo el mundo sobre la realidad de la "Cofradía de la Caridad" creo oportuno y justo esperar al próximo mes para hacer públicos mis planes y objetivos. No obstante, ya que han venido déjenme agasajarles con mi hospitalidad y lo mejor de la bodega y cocina de mi club. Disfruten de la velada y perdonen las molestias."

A partir de aquí, como es habitual en él, Parrot se multiplicó para estar con todo el mundo, para hacer participar a todo el mundo en conversaciones o en las mesas de juego, no permitiendo copas vacías, caras tristes o conversaciones sosas. Pese a que la anunciada presentación pública sobre la Cofradía no tuvo lugar, Hubert de Béthencourt, Henri Daralan, Jean-Louis de Faverolles, Marcel du Calais, Pierre de la Foignerant y Sevère de Montmorency, así como las damas asistentes, no la echaron en falta.

Tercera semana

Una sensación de "dejà vu" permeaba el ambiente de Le Crapaud et l'Apricot esta tercera semana. El mismo anfitrión, los mismos asistentes, incluso la casualidad quiso que el mismo salón fuese el habilitado por la dirección del club. Esta vez, sin embargo, las palabras de Parrot fueron distintas:

"Damas y caballeros, nuevamente nos encontramos aquí y nuevamente no podemos contar con todos los invitados, especialmente aquellos que conformaban la razón de ser de esta celebración. Pero no nos dejemos desanimar por su ausencia y disfrutemos de la velada. Maestro, proceded."
A su gesto, la pequeña orquesta inició un agradable y nostálgico recorrido musical, que inició Parrot sacando a bailar a Josephine Bidette. Al final de la velada, Parrot pidió un poco de silencio y subido a una silla emplazó a todo el mundo a alzar la copa en un brindis a Achille Gallas.

"Por el caballero Gallas, un amigo que brilló con toda la intensidad de una estrella fugaz, demostrando que el honor, el valor y la amistad no entienden de uniformes."

En esta ocasión sí que fue Su Eminencia Cardenal Du Heyn el oficiante de la misa pro defunctis por Achille Gallas. Con la asistencia de Guillaume de Foix y Hubert de Béthencourt, y el resto de Mosqueteros y Guardias del Cardenal acuartelados, la asistencia fue escasa, pero ello no amilanó al Cardenal, quien ofició la misa con toda la solemnidad que la ocasión requería.

Cuarta semana

En la Sala de Esgrima del Cuartel de la Guardia del Cardenal un solitario Phillipe Valmont practica movimientos rápidos y precisos con su rapier, desgarrando con furia un retrato sobre el que lanza las estocadas y del que ya no se distingue rostro alguno. En la mesa del Ministro de Estado, la transcripción de su declaración:

Los hechos acontecidos durante la tercera semana son exactamente los que se relatan en la crónica de los secretarios reales. Esa es mi declaración, a excepción de la provocación inicial con referencias a cochinos animales, en la cual no estaba presente al encontrarme en el excusado. El resto de asistentes le podrán aclarar este punto.
En la crónica aparecen todos los nombres indicados, y es ahí donde podéis ver todo lo que ocurrió. Adicionalmente, y ya que quiere todos los detalles, comentaré que la actitud de los mosqueteros lleva siendo desde hace algún tiempo bastante sangrienta. A la menor oportunidad desenvainan el rapier para demostrar su pericia en el arma y, no contentándose con cualquier cosa, normalmente acaban con la vida de algún guardia del cardenal. Si bien de forma general los mosqueteros tienen este comportamiento, aquél que lo ejemplifica es Jean Monfort, que desde que perdió el título de Mejor Espada de Francia tiene aún más ansias si cabe de demostrar lo bueno que es con el rapier.
El único mosquetero que parece saber comedirse y que no responde a este tratamiento es su propio Coronel, Guillaume Du Foix que, aunque en el pasado también acabó con guardias del cardenal (recordemos a Dominique Sanglant), no responde -aún- a este perfil (yo mismo le referí el comportamiento de Dominique Sanglant en aquel duelo). También quisiera resaltar la diferencia entre el ejemplar comportamiento que M.Du Foix mantuvo aquella vez con el que mantiene actualmente M.Monfort.
Pero estos últimos comentarios son opinión personal mía de lo que llevo observando hace ya varios meses. Para los hechos acontecidos me remito, una vez más, a lo que dicta la crónica, habiéndo otros testigos, no necesariamente cardenalistas, que corroborarán los hechos.
En cuanto a las medidas disciplinarias entiendo que está de acuerdo conmigo en que es un asunto del Coronel del Regimiento, y no de un Mayor. A este respecto quisiera indicarle que cuando dos batallones de cardenalistas se fueron a inscribir en el Torneo de Esgrima de hace dos meses no hubo ni un solo incidente, siendo su comportamiento un ejemplo del talante de la Guardia del Cardenal.
Espero haber satisfecho sus órdenes, y lamento la confusión inicial. Si aún hay algo que no haya quedado claro le ruego que me lo diga.

En Les Chasseurs, Jean-Louis de Faverolles dejaba pasar las horas delante de una botella de vino. A media tarde llegó Clément de Cazotte, acompañado de Juliette deClaude, y aunque éste rechazó amablemente el ofrecimiento de jugar unas partidas de perinola, entabló con él una intrascendente conversación que duró el resto de la velada.

Otra iglesia ha sido profanada este mes: por la mañana la iglesia de Saint Sulpice apareció llena de cruces invertidas pintadas en negro y, en el altar mayor, la frase "SATÁN RENACERÁ... NADIE ESCAPARÁ DE SU IRA".

Y esta última semana la Guardia de la Ciudad, en nombre del Ministro de Estado, intentó practicar algunas detenciones con éxito desigual: en el cuartel de los Mosqueteros se les manifestó que Jean Monfort, Chev. d'Honneur y Pierre Chardin, Ch. d'H. se encuentran bajo arresto regimental por orden de su Coronel, con lo que no pueden abandonar el acuartelamiento bajo ningún concepto ya que la jurisdicción militar, como es sabido, prima sobre la civil en estos casos. En cuanto a Olivier d'Arzac, dado que formalmente no le fue comunicado ningún arresto sino que su coronel simplemente "le aconsejó mantenerse acuartelado en la medida de lo posible", consintió en acompañar a la Guardia a las dependencias de la misma, quedando bajo custodia a la espera de posteriores instrucciones.

NOMBRAMIENTOS HABIDOS ESTE MES

CARGOS PARA EL MES DE ABRIL

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ----------
Jefes de Division       Tte.General o superior     8    Aide General
Aides de Ejercito       Coronel                    5    Jefes Ejercs.
Mayores de Brigada      Mayor                      3    Jefes Bgdas.
Quartermasters          Brigadier General          6    Jefes Ejercs.

CARGOS PARA EL MES DE MAYO

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Aides de Division       Teniente Coronel           4    Jefes Divis.

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

Bueno, el próximo mes no se esperan viajes ni otros eventos que nos alteren el calendario. Esperamos volver a la normalidad.

Por cierto: aunque ya es del dominio público, os hacemos saber que los Reales Secretarios han comenzado a publicar un blog, que encontrareis en secretreal.blogspot.com. Para vuestra comodidad, también lo hemos puesto en el menú principal de la página web, apartado "Varios".

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes 5 de mayo de 2006, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited