Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

REAL CRÓNICA DE FEBRERO DE 1639

¡Acábalo!...
    Achille Gallas

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

El estreno teatral de este mes ha sido, sin duda, el acontecimiento de la primera semana. La obra "Revenir", escrita por Jean Monfort, Chev. d'Honneur y en la que los que conocen bien al autor han querido ver rasgos autobiográficos, narra la vida de un hijo primogénito de una familia noble. El protagonista es un inepto y se escuda en las leyes consuetudinarias de la primogenitura para negar a su hermano menor los derechos que éste cree tener por su inteligencia natural y mayor sentido común. La pieza, en tono de protesta satírica, levantó las carcajadas de Frédéric Dupont, Clément de Cazotte y Juliette DeClaude en la platea, y de Guillaume de Foix, Pierre Chardin, Ch. d'H. y Sevère de Montmorency, acompañados de sus respectivas damas en sendos palcos. Jean Monfort, Chev. d'Honneur, entre bastidores, corría arriba y abajo preocupándose de que no fallase ningún detalle, deteniéndose solamente a escuchar con sonrisa satisfecha las carcajadas del público.

Segunda semana

A destacar esta semana el título de Comte de Saint-Michel que Su Majestad tuvo a bien conceder al Ministro de Estado, Su Eminencia el Cardenal y Príncipe de la Iglesia Martin Du Heyn. ¿Llegará esta prominente figura a ser tan poderosa como el consejero personal de Su Majestad y presidente del Gabinete Real, Su Eminencia Armand-Jean du Plessis, Cardinal-Duc de Richelieu? Nos sorprende que éste no esté celoso del ascendiente que está tomando el franciscano en la Corte.

En otro orden de cosas, Sevère de Montmorency pasó la semana en Phillippe Le Rouge y Clément de Cazotte llevó a Juliette DeClaude a un tranquilísimo Les Chasseurs donde nada en los plácidos salones hacía presagiar la tragedia que tendría lugar la semana siguiente. Henri Daralan e Isabel d'Artois pasearon, como ya viene siendo habitual, por las Tullerías.

Un curioso incidente cerró la semana: el banquero Baglioni, italiano salvado de un asalto por el Lion de Lys hace unos seis o siete meses, recibió la inesperada visita de éste en una ventana del piso superior de su casa. "Espero que todo vaya bien, y no se haya vuelto a ver asaltado por ladrones, signor Baglioni". Asustado y temblando hasta la médula dentro de su camisón de dormir, el orondo banquero solamente pudo balbucir: "Es-estoy bien, estoy bi-bien, gracias". "Buenas noches entonces, signor", saludó la sombra antes de desaparecer en la noche.

Tercera semana

En Les Chasseurs se reunieron Achille Gallas, Henri Daralan, Isabel d'Artois, Jean-Louis de Faverolles, Olivier d'Arzac y Philippe Valmont para una agradable cena en la que Jean-Louis de Faverolles era el invitado de excepción. Argumentaba el caballero que si bien tanto el Rey como el Cardenal tenían a sus propios guardianes en el ejército, su Cristianísima Majestad, la Reina Ana, no podía ser menos, y él gozaba del honor de servirla en los Carabineros. Mientras Isabel d'Artois procuraba llevar la conversación a los verdaderos motivos por los que Jean-Louis de Faverolles había propuesto la reunión, es decir, las amigas de la sociedad de damas que presidía la acompañante de Henri Daralan, Jean-Louis de Faverolles seguía enfrascado en las alabanzas a la figura de su Majestad. "Esto os pasa, mi querida Isabel, por no haber llamado a tiempo a vuestras amigas" -le susurraba Henri Daralan al oído- "Sin duda su ausencia ha disgustado a nuestro compañero y ahora debéis soportar su pequeña regañina en forma de discurso". Aunque Isabel d'Artois no podía estaba muy de acuerdo, mantenía el temple necesario para suplir su falta. Mientras tanto Olivier d'Arzac y Achille Gallas disfrutaban de la situación y animaban a Jean-Louis de Faverolles a continuar con su relato. Philippe Valmont, por su parte, acababa de levantarse de la mesa para dirigirse por la puerta trasera al excusado.

Fué en estos momentos cuando entraron por la puerta, entre risas y alegrías, los dos mosqueteros reales Jean Monfort, Chev. d'Honneur y Pierre Chardin, Ch. d'H.. El ambiente se enfrió al instante en cuanto el resto de parroquianos se dieron cuenta de lo que iba a ocurrir, al mismo tiempo que el dueño de Les Chasseurs se dirigió con prontitud a recibirlos, intentando que no se dieran cuenta de la presencia de los cardenalistas. Estos, por su parte, no se habían percatado del suceso, puesto que se encontraban de espaldas a la puerta e Isabel d'Artois, la única que pudo apreciar a los mosqueteros, guardaba silencio. Sin embargo, aunque el dueño ya conducía a los mosqueteros a una mesa lejana, el Chevalier d'Honneur Jean Monfort, Chev. d'Honneur tiene un oído excelente y reconoció las voces de los hombres del Cardenal. "Vaya, que casualidad, no pudimos traer a nuestro pequeño lechón, pero veo que hay varios de sus congéneres en Les Chasseurs"- señaló Jean Monfort, Chev. d'Honneur. Los cardenalistas se dieron la vuelta y Achille Gallas respondió: "Efectivamente, creía que vuestro Coronel Guillaume de Foix no os dejaba salir de la pocilga a la que llamáis Cuartél a los hermosos puercos que acaban de hacer presencia en el local". A pesar de los ruegos de Isabel d'Artois no hubo más remedio que salir al callejón contiguo, sirviendo Henri Daralan y JDL de testigos. Jean Monfort, Chev. d'Honneur resolvió batirse con Achille Gallas, mientras que Olivier d'Arzac hacía lo propio con Pierre Chardin, Ch. d'H.. Al desenvainar llegó Philippe Valmont al callejón. "Caballeros, caballeros. ¿Qué hacéis? ¿Aprovecháis un momento que no estoy para sustituirme en el lugar que me corresponde?" "M. Achille Gallas y yo ya hemos presentado nuestros respetos, caballero Valmont"- respondió Jean Monfort, Chev. d'Honneur. "Amigo mío"- aludió Olivier d'Arzac- "vos ya intercambiásteis estocadas con los mosqueteros hace poco. Dejadme a mi probar de qué están hechos". A lo que Philippe Valmont, no con cierta sensación de impotencia, tuvo que aceptar la petición de su amigo y esperar a poder batirse resuelto los primeros duelos. Empezaron los dos combates al mismo tiempo. Jean Monfort, Chev. d'Honneur lanzó la primera estocada que Achille Gallas paró en seco, mientras que Olivier d'Arzac acosó de cerca a Pierre Chardin, Ch. d'H. mediante estocada a fondo, lo que le obligó a dar un par de pasos atrás. Achille Gallas respondió a su rival con un tajo rápido que Jean Monfort, Chev. d'Honneur esquivó oportunamente. Por su parte, Pierre Chardin, Ch. d'H. se resolvió bien del apuro en el que le había puesto el cardenal y empezó a hacerle retroceder, más una extraña sonrisa se perfiló en el rostro de Olivier d'Arzac, que vió un hueco en la defensa del mosquetero, clavó el pié en el suelo, equilibró su postura y penetró su acero en el costado de Pierre Chardin, Ch. d'H., pero afortunadamente una costilla desvió el rapier, provocando únicamente un desgarro muscular que impedirá al mosquetero usar el brazo una buena temporada. "Parece ser que no podré batirme con nadie más por hoy" fué lo que comentó después de rendirse.

Pero el otro duelo estaba tomando un caracter más serio. Achille Gallas seguía dando valientes tajos a Jean Monfort, Chev. d'Honneur, causándole pequeñas heridas, mientras que el mosquetero aguantaba el tipo y devolvía los golpes con certeras estocadas que causaban más daño. Achille Gallas empezaba a resentirse de la pérdida de sangre, y comprendía que el duelo ya estaba resuelto. Con una frialdad encomiable procuró un último intento de sorprender a su rival mediante un finta que simulaba un ataque para distraer la defensa de Jean Monfort, Chev. d'Honneur, para a continuación hacer el de verdad. Henri Daralan gritó "¡NO!" cuando comprendió que el mosquetero había previsto la jugada y sin dejarse intimidar ignoró el falso ataque, pasando la punta de la espada a una pulgada de su rostro, y adelanto su acero, manteniéndolo firme, y ayudándose del propio impulso de Achille Gallas, el rapier penetró jubón, carne y pulmón. Achille Gallas cayó al instante al suelo, herido de muerte cuando Philippe Valmont se abalanzó sobre él desesperado por tapar la herida. "Dejadlo, amigo mio, no os esforcéis, me la ha jugado bien". Achille Gallas perdió la visión durante un momento y Valmont le tendía en el suelo para ahorrarle esfuerzos. Jean Monfort, Chev. d'Honneur aguardaba detrás mientras Jean-Louis de Faverolles partió en busca de un sacerdote. El moribundo abrió de nuevo los ojos y Philippe Valmont acercó el oido intuyendo algo que quería comentarle. "Acábalo" fue lo último que pronunció Achille Gallas. Llegó el cura a tiempo para administrarle la extremaución, mientras que Philippe Valmont se levantó y se dirigió a Olivier d'Arzac. "Compañero, antes os dí permiso para que ocuparais mi puesto. Ahora desearía no haberlo hecho".

Olivier d'Arzac asintió con la cabeza y se dirigió a Jean Monfort, Chev. d'Honneur, que aguardaba respetuosamente. Sin mediar palabras, sus miradas se encontraron diciéndoselo todo. Entrechocaron sus rapiers a modo de saludo y empezó un nuevo duelo. Se estudiaron durante un momento, y al poco fué Olivier d'Arzac quien inició el ataque volviéndo a acosar de cerca, como hubiera hecho con Pierre Chardin, Ch. d'H.. Jean Monfort, Chev. d'Honneur paró, devolvió y volvió a parar, mas le costaba aguantar golpes que parecía dar el mismísimo diablo, con una furía inusual. Ambos contrincantes se encontraban cansados de sus respectivos duelos, y empezaron a abrir huecos en su defensa. La punta del rapier tocó en el hombro izquierdo de Jean Monfort, Chev. d'Honneur, y con una maldición le devolvió el golpe en la pierna de Olivier d'Arzac, más resistió el dolor y le largó al mosqueteró la misma estocada, esta vez en el hombro derecho, lo que le hizo soltar el rapier y no poder cogerlo de nuevo. Olivier d'Arzac se apartó rápidamente, aguantando su rencor y se retiró de la escena. Henri Daralan intervino entonces "Caballeros, el asunto está concluido y todos deberían retirarse". Los mosqueteros se marcharon hacia sus casas, mientras que el resto de los asistentes se hacían cargo del cuerpo sin vida de Achille Gallas.

Cuarta semana

La cuarta semana vimos, en recatado paseo con una dama de compañía, a Isabel d'Artois con Jean-Louis de Faverolles, conversando sobre temas piadosos y relacionados con la Asociación de Damas de Buena Voluntad.

Los parroquianos de Chasseurs no podían creer a sus ojos cuando vieron aparecer, sin hábito pero sobriamente vestido, y sin más escolta que su inseparable florete, a Su Eminencia Cardenal Du Heyn, quien pasó toda la tarde en el club, sin pronunciar palabra, y tomando un par de jarras de agua de azahar y unos pastelillos. Las conversaciones descendieron al nivel de murmullos mientras el Ministro de Estado parecía disfrutar del ambiente del club, relajado y mirando despreocupadamente a los que se encontraban en el salón principal, que rehuían sin excepción la mirada, entre burlona y temible, del Cardenal. ¿Qué investigaciones estará llevando a cabo Su Eminencia?

Las paredes traseras del acuartelamiento de los Guardias del Cardenal han aparecido llenas de dibujos obscenos y denigrantes para éstos. Dichos dibujos se reprodujeron, en días sucesivos, en distintos lugares de la ciudad. Desde esta Secretaría queremos opinar que ningún Mosquetero del Rey se halla implicado en tan burda e infantil provocación, y que los infantiles dibujos se deben a alguien con ánimo de incrementar la discordia entre ambos Regimientos.

Para terminar, algún loco o algún adorador del demonio pintó una cruz invertida con sangre en la puerta de la iglesia de Saint Ciprien, con la leyenda "Satán renacerá". ¿Alguna relación entre ambos incidentes?

NOMBRAMIENTOS HABIDOS ESTE MES

CARGOS PARA EL MES DE MARZO

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------  ----------------------  ------  ----------
Ministro del Bienestar  Brgder. o Baron           10    Min.Estado
Ayudante General        General o superior         8    Marechal F.
Jefes de Ejercito       General o superior        10    Marechal F.
Aide camara Marechal    Teniente Coronel           6    Marechal F.
Jefes de Brigada        Brigadier General          6    Insp.Grles.


CARGOS PARA EL MES DE ABRIL

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ----------
Jefes de Division       Tte.General o superior     8    Aide General
Aides de Ejercito       Coronel                    5    Jefes Ejercs.
Mayores de Brigada      Mayor                      3    Jefes Bgdas.
Quartermasters          Brigadier General          6    Jefes Ejercs.

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

Bueno, catorce años ya... cómo pasa el tiempo, ¿eh?
Gracias a todos los que vinisteis, y también a los que no pudisteis venir, porque lo importante no es sólo organizar una barbacoa con cebollas dulces y patatas saladas: lo importante es el hecho de que este modesto juego haya agrupado a una comunidad tan dispar. Espero que al menos nos pudieseis ver a través de las cámaras.

Agradecimiento especial este mes a Víctor por la crónica de la tercera semana. ¡Realmente magistral!

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes 7 de abril de 2006, a la medianoche (hora española peninsular). Tengo un viaje el para el 31 y, como la crónica ha salido algo más tarde debido a la celebración del XIV Aniversario, preferimos no acortar tanto el mes.
(Ah, por cierto: la fecha en los mensajes-ficha de respuesta al turno, obviamente está mal).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited