Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

REAL CRÓNICA DE MARZO DE 1638


    

GACETA MILITAR

Candanchú

Mucho frío, abundantes sabañones y pocas oportunidades de acción fue lo que se encontraron los Regimientos fronterizos durante esta primavera. Las nieves pirenaicas, tardías este año, bloquean todavía la práctica totalidad de los movimientos de tropas. En la misma unidad pero con diferente rango, Guillaume de Foix, Pierre Chardin (alistado como voluntario para reunirse con su superior y camarada) y Sevère de Montmorency se aburrieron soberanamente jugando a las cartas bien arrimados al fuego del campamento, arrebujados en sus capotes. Más suerte tuvo Philippe Du Champagne que, mientras maldecía su suerte por haberle tocado ir de patrulla, avistó entre la blancura una silueta en movimiento que resultó ser un contrabandista. Pese a que éste conocía muy bien los caminos de la montaña, la fortuna quiso que Du Champagne lo pillase por sorpresa y desde una posición elevada que le daba privilegio, con lo que no le fue difícil aprehenderlo y confiscar su alijo, del que no dudamos sacará buen provecho.

Roncesvalles

Menos tranquilidad en el paso de Roncesvalles. Como parte del plan para ocupar Jaca, importante objetivo estratégico para cortar el vínculo comercial entre Castilla y la Corona de Aragón, el Primer Cuerpo de Ejército intentó cruzar este peligroso desfiladero. Por caminos extremadamente angostos, los hombres tenían que pasar en columna de a uno, y la carga de los carros tenía en ocasiones que vaciarse y pasarse a lomos de mulas, abandonando los vehículos a su suerte. En uno de estos trances se encontraban los Mosqueteros de la Picardía cuando un mosquete se disparó accidentalmente en el silencio blanco. Tras el natural sobresalto, todo volvió a la normalidad y los hombres se dispusieron a proseguir la marcha. De repente, MDP hizo señal de silencio. Un sordo rumor, que pronto se convirtió en rugido y luego en estruendo, pilló totalmente desprevenidos a los mosqueteros, la mayoría de ellos inexpertos en cuestiones de montaña. Solamente unos pocos, procedentes de aldeas alpinas o pirenaicas y avezados a estas amenazas de la Naturaleza, soltaron cuanto llevaban y echaron a correr desalados, entre gritos de íRÁPIDO! íRÁPIDO! íSALGAMOS DE AQUÍ! Pero para cuando la alarma cundió y el grueso del Regimiento se hizo consciente de lo que se le venía literalmente encima, ya era demasiado tarde y una avalancha de nieve sepultó a las dos primeras compañías de los Mosqueteros de la Picardía, mandadas por los capitanes Henri Gringoire y Xavier de l'Audux.

Diverso contratiempo sufrieron los Marines Reales, que fueron emboscados en uno de los pasos por cuatro compañías de cazadores de montaña españoles. A pesar de que consiguieron repeler el ataque, sufrieron unas cuantas bajas y algunos prisioneros, el más destacado de los cuales fue el Mayor Hubert de Béthencourt.

R.I.P.
Rogad a Dios por el alma de
HENRI GRINGOIRE
Capitán de los Mosqueteros de la Picardía

[Cruz para la tumba]

Sus compañeros del Regimiento agradecerán
UNA ORACIÓN

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

Tras largas horas de férrea discusión y mayoritario diálogo, una figura escarlata fundida en la sombra no hace sino escudriñar con atentos ojos al caballero que permanece de pie frente a él, rostro rígido y mano apoyada en el costado.
El Cardenal Du Heyn, tras una larga pausa que parece llenar el ambiente como una espesa humareda, se levanta del cómodo diván junto al hogar y pronuncia unas palabras que pondrán fin al encuentro:
  -Caballero Comisionado Grichet, mucho esta en juego. Sabed que fuisteis la persona en quien deposité mi confianza en un inicio y ni un ápice de la misma se ha visto restada a pesar de las circunstancias. Llegaremos al final de este oscuro asunto y de la razón de este inicio de complot contra los Mosqueteros del Rey. Teneis mi palabra.

Una piadosa omisión sería el mejor trato que podríamos dar a la lamentable representación ofrecida en Le Théatre Royale. Ya antes del estreno la mayoría de caballeros fueron ahuyentados por el título, "Légalement Blonde", y solamente acudieron Clément de Cazotte y Armand de la Fère con Justine. De todas formas a estos dos últimos, ubicados en un discreto palco, no pareció importarles mucho el haber malgastado su dinero ya que, preguntados al salir del teatro por su opinión de la obra, respondieron al unísono: "¿obra? ¿qué obra?" Mucho más, por supuesto, se aburrió Clément de Cazotte, quien al final acabó siguiendo con interés las partidas de dados que se jugaban en la parte trasera de la platea, aunque sin llegar a intervenir en ninguna.

Otros, más sensatos, prefirieron pasar los momentos de ocio en el club: así, en Chasseurs, estaban Jean-Baptiste Le Rond y Philippe Valmont, quien llevaba a Marianne Bientôt del brazo, cosa que a buen seguro dará que hablar. Jean Monfort, Chev. d'Honneur llevó a Constance Lacroix a l'Epée d'Or. Y Achille Gallas, recién llegado a París, aprendió que la vida no es tan fácil como la pintan en provincias: pasó la semana tratando infructuosamente de que lo admitiesen en la Guardia Real o en los Mosqueteros del Rey.

Segunda semana

Semana de desconsuelos y nostalgias ésta: Jean Cricton se dedicó a beber en solitario en Les Tuiles Bleues, recordando melancólicamente a su fallecido camarada Dominique Sanglant, mientras Philippe Valmont se llevaba a Achille Gallas a su club para consolarle de su rechazo por la Guardia Real y los Mosqueteros. "No hay para tanto, monsieur. Los Regimientos son como las mujeres, y éstas como los coches de postas: si corréis tras ellos, el cochero fustiga los caballos para acelerar y dejaros así atrás, pero si lo perdéis siempre vendrá otro al cabo de un rato. Y de noche pasan con menos frecuencia, pero van más rápido. De la misma manera, los Regimientos en tiempo de campaña pasan menos por París, pero se mostrarán más dispuestos a aceptaros en sus filas para cubrir las bajas. Así que paciencia y vuestros deseos se verán colmados".
Ajeno a estas filosofías, Clément de Cazotte ganó sin esfuerzo el corazón de Juliette deClaude cuando un criado se presentó en la puerta de la bella ofreciéndole un enorme paquete. Cuando las doncellas lo subieron a los aposentos de la dama, ésta quedó maravillada ante el maravilloso vestido de un profundo color de mar al atardecer que apareció al deshacer el envoltorio.

Tercera semana

  -¿Aprender a leer y escribir? Eso es pa' los curas, monsieur Parrot. En cuanto a lo de los números, sé contar botellas de vino y con eso me basta. Dejad mi mollera en paz, que bastante castigada está ya por los rebencazos de mis anteriores amos. Si vais a empezar a hablarme de números y letras, casi prefiero el látigo.
Sorprendido y decepcionado en sus caritativos propósitos, Jean Parrot dejó en paz al asistente que había "heredado" como parte de la Cofradía de la Caridad y se concentró otra vez en las cuentas que llevaba sobre una tablilla. La próxima semana tenía que estar todo dispuesto...

Grichet des Wardes, Ch.d'H. llevó esta semana a Christine Daé a L'Epée D'Or. Estuvieron esperando largo rato a Su Eminencia Cardenal Du Heyn, pero el cardenal no aparecía y al final decidieron comenzar a cenar sin él. Los asuntos de la diocesis mantuvieron a Su Eminencia ocupado hasta muy tarde, de modo que se vio obligado a declinar la invitación. Clément de Cazotte se dirigió a Le Crapaud et l'Apricot a celebrar su triunfo galante de la semana anterior, y el imprudente Cricton, desoyendo las advertencias de sus camaradas regimentales, cometió la torpeza de acudir al teatro. Isabel d'Artois asistió a misa vestida de color violeta, el mismo color que lució durante todo el mes, y la nota excéntrica la dio Achille Gallas deambulando por las calles en busca de un lugar que al parecer sólo él conoce y del que no tenemos detalles al cierre de esta crónica por más que hemos investigado. ¿Será un producto de su imaginación?

Cuarta semana

Con excepción de Armand de la Fère y Jean Monfort, Chev. d'Honneur, todos los caballeros conocidos en París se dieron cita en Le Crapaud et l'Apricot para celebrar la re-inauguración de la Cofradía de la Caridad. Los dos citados prefirieron L'Epée D'Or, y Armand de la Fère acabó en un notorio estado de embriaguez que hizo que Constance Lacroix, que acompañaba a Jean Monfort, Chev. d'Honneur, expresase su desagrado frunciendo el delicado ceño. Por suerte la cosa no pasó a mayores gracias a Deuxmont, el criado de Armand de la Fère, que estaba al quite para llevarse a su amo a rastras hasta su casa.

La re-inauguración de la Cofradía, auspiciada por Jean Parrot, fue un éxito. Acudieron Achille Gallas, Clément de Cazotte con su ahora inseparable Juliette DeClaude, Clément de Cazotte, Grichet des Wardes, Ch.d'H. con Christine, Isabel d'Artois (vestida de violeta otra vez, ¿tendrá otros colores en su guardarropa?), Jean-Baptiste Le Rond, Julius Kern, Philippe Valmont y, por supuesto, el propio Parrot, que volvió a desplegar sus ya famosas dotes de anfitrión multiplicándose aquí y allá, atendiendo a todo el mundo, y hasta encontrando tiempo para beber unas copas y hacer un par de apuestas; "si gano, para la Cofradía", dijo al tomar los dados, aunque no tuvo mucha suerte. Pero por fortuna, la Cofradía no tendrá que depender de la habilidad de Parrot en las apuestas: los invitados demostraron su generosidad con sustanciosos donativos que Jean Parrot agradeció de corazón.


CARGOS PARA EL MES DE ABRIL

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ----------
Jefes de Division       Tte.General o superior     8    Aide General
Aides de Ejercito       Coronel                    5    Jefes Ejercs.
Mayores de Brigada      Mayor                      3    Jefes Bgdas.
Quartermasters          Brigadier General          6    Jefes Ejercs.

CARGOS PARA EL MES DE MAYO

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Aides de Division       Teniente Coronel           4    Jefes Divis.

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

Bueno, más vale tarde que nunca (¿cuántas veces he dicho ya eso?) Afortunadamente, dos secretarios significan dos casas donde poder procesar el turno y, una vez recuperado de su enfermedad, pudimos reunirnos en casa de Marc para completar el proceso. Además, gracias a que me he exiliado en casa de mi madre hasta que terminen las obras en mi cocina, he podido acabar la crónica en un tiempo relativamente breve (¡y he aprendido la importancia de tener una mesa de trabajo en condiciones!). Esperemos que el próximo turno todo haya vuelto a la normalidad. Como de costumbre, gracias por vuestra paciencia.

Por cierto: ya está abierta la zona personal de la web. Deberíais haber recibido un mensaje privado con el nombre de usuario y la contraseña; si no es así, hacédmelo saber y os lo reenviaré. Espero que encontreis útiles las nuevas prestaciones. Por supuesto, se admiten comentarios (excepto uno: "la academia de esgrima no funciona". íYa sabemos que no funciona! Víctor y yo estamos ultimando retoques).

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes 29 de abril de 2005, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited