Preux et audacieux: Una partida de En Garde!® por e-mail

REAL CRÓNICA DE SEPTIEMBRE DE 1635

GACETA MILITAR

Con las lluvias del final del verano, todos los campos están embarrados y cualquier movimiento efectivo de tropas se hace imposible, tanto por nuestra parte como por la de los Habsburgo, por lo que sólo los Regimientos Fronterizos permanecen en campaña, y nuestras tropas regulares han vuelto a París para gozar de un merecido descanso. Nada que comentar, por lo tanto, excepto que Michel de Bidouze sigue en paradero desconocido, prisionero en algún lugar del Pirineo Occidental.

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana
Las tropas han vuelto a París, y con ellas la animación y el ambiente que caracteriza a nuestra querida capital. Clement de Guer y Jean Picard, Ch. d'Honneur coincidieron en Chasseurs, y celebraron su regreso del frente con unas rondas. Fue el inicio de una pléyade de visitas a clubs, Casino (donde, por supuesto, Denis Lavoisier, Comte d'Ille reconstruyó su imperio del ocio volviendo a hacerse dueño de las mesas de juego), y al Théatre; por desgracia este último no supo estar a la altura de las circunstancias, y la obra "Signes" aburrió soberanamente a la concurrencia. Comentarios como el "Para ver esto, habría preferido quedarme en el frente" de Armand de la Fère y el "menos mal que la guerra con los españoles se dirime en el campo de batalla y no en el escenario, de lo contrario vaya paliza nos darían" de Jean-Paul,le Marquis du Morrow y Rene Boilot hicieron justicia al bodrio que, seguramente debido a lo inesperado del retorno, la dirección del Théatre ofreció al sufrido público asistente. Otro malhumorado fue Jean François LaCroix,Ch.d'H., que gastó una pequeña fortuna en ocupar uno de los palcos preferentes. Pierre Picard, en cambio, se lo tomó con más resignación, haciendo bromas y chanzas sobre la obra desde un rincón de la platea.

Mientras tanto fray Pierre Duval, ya prácticamente recuperado, trabajaba incansablemente para poner al día los asuntos de su Cofradía de la Caridad, seguido de muy cerca por Armand de Noisel quien, tras la amarga experiencia sufrida los pasados meses por el buen presbítero, no lo dejó ni a sol ni a sombra durante toda la semana.

Segunda semana
Continuaron las celebraciones de regreso del frente. Esta vez fue en Philippe le Rouge donde Agrippa d'Aubigne, Armand de Noisel, Clement de Cazotte y Maurice de La Fontaine se reunieron para trasegar litros y litros de alcohol. Por cierto que Maurice de La Fontaine, entre tantas jarras y copas, encontró tiempo para trabar conversación con Silvie Cristelle y acompañarla a su casa al final de la velada.

Un extraño suceso ocurrió esta segunda semana; desconocemos si el Comisionado de Seguridad Pública ha investigado ya el mismo y podrá darnos alguna explicación. Pero vayamos por partes: relatemos antes brevemente la fiesta que Silvestre Ruisseau y Armand de la Fère organizaron en la Garde Montante. Asistieron a ella, además de los organizadores, Jacques de la Loire, Ch.d'H., fray Pierre Duval, Jean-Paul,le Marquis du Morrow y Alceste de la Haine. Por cierto que estos dos últimos, enemigos regimentales, se enzarzaron en un duelo en el que el del capote púrpura llevó las de perder. La fiesta en sí fue de lo más animado: las criadas húngaras de Armand de la Fère, Gulnara y Medora, bailaron sobre las mesas cada vez con menos ropa, y una orquesta turca con sus danzarinas y todo animó la velada.

Y volviendo al mencionado incidente, tras la fiesta algunos de los conocidos de Armand de la Fère se sorprendieron al cruzarse con él por la calle y observar que el caballero no respondía a sus saludos. Atribuyendo la omisión a los efectos del alcohol, se acercaron a él para embromarlo, pero cuál no sería su sorpresa al observar que bajo el sombrero de ala ancha que tan bien conocían apareció un rostro oscuro como la madera de roble. Amenazado para pedirle explicaciones sobre la suplantación, el sujeto resultó no hablar apenas francés y fue incapaz de dar una explicación coherente. Conteniendo el impulso de acuchillarlo ante la posibilidad de que Armand se encontrase en apuros y el individuo tuviese alguna información valiosa al respecto, lo llevaron al acuartelamiento de la GdvC(1) para que fuese oportunamente interrogado y entregado al Comisionado de Seguridad Pública.

(1) La Garde de la vieille Cité era la guardia de seguridad que patrullaba París.

En esta segunda semana, Eric du Perpignan dirigió sus pasos a casa de Laure Palmère, suponemos que a rendirle sus respetos. Tras llamar a la puerta y esperar un largo rato, no obtuvo respuesta alguna, pero observó el rostro de una de las doncellas semioculto tras unas cortinas, por lo que insistió en su llamada con el mismo resultado infructuoso anterior. Extrañado, se dirigió a L'Epée d'Or pensando que acaso su dama se encontrase allí, pero no era así. En su lugar encontró a Jean François LaCroix,Ch.d'H., quien lo saludó friamente:
 -Ya veo que no os preocupais mucho por las consecuencias de vuestros actos, monsieur.
Ante semejante comentario, Eric pidió explicaciones.
 -¿Sabeis algo de vuestra queridísima mademoiselle Palmère? -fue la respuesta.
 -Precisamente andaba buscándola y confiaba encontrarla aquí. ¿Le ha sucedido algo?
 -Mademoiselle Palmère, abandonada por vos con el fruto del pecado, se ha retirado del mundo y ahora se encuentra en un convento en lugar desconocido para purgar su culpa y la vuestra, monsieur. Y, si queréis un consejo, desapareced lo antes posible de mi vista y de la de cualquier parisino decente. Tratar a una pobre dama de manera semejante es un execrable acto de bellaquería que enciende la sangre de todo caballero que se precie de serlo.
Dicho lo cual Jean François LaCroix,Ch.d'H. volvió la espalda a un Eric du Perpignan tan aturdido que no acertó a reaccionar y abandonó el club andando como un alma en pena, dejando que sus pies lo llevasen calle abajo sin ser consciente de sus propios pasos.

Nota de juego: Eric du Perpignan es ahora un bellaco, lo que significa que cualquier personaje que se encuentre con él lo retará automáticamente a duelo.

Tercera semana
La tercera semana París recordó a una de las bárbaras ciudades que, al sur de los Pirineos, celebran sus fiestas mayores en orgías de alcohol y violencia, llegando en algún caso incluso a soltar reses bravas por las calles. Por doquier se veían Cadetes de la Gascuña y Coraceros del Príncipe de Condé, enzarzados en duelos que, conforme fue avanzando el día, fueron duelos cada vez más torpes y desmañados. Se calcula que unos ochocientos o novecientos hombres convirtieron la ciudad en un inmenso salón de esgrima. Se vio entre ellos a algunos conocidos: Armand de Noisel se batió con el Mayor de Coraceros Honoré Rastignac, y Armand de la Fère fue visto cruzando su filo con el de Villiers Daugé de Chevreuse por lo menos en cuatro sitios distintos: en el puente de la Grennelle, por encima de los tejados de Saint Honoré, cerca de las Tulleries, en uno de los callejones de Pont Neuf...
Exactamente cuando el filo superior del astro solar desapareció tras el horizonte, como si de una señal convenida se tratase (y sospechamos que así fue, en efecto), todos los contendientes bajaron las armas, se estrecharon las manos, invadieron las tabernas que cada par tenía más a mano, y corrieron una alegre francachela, tras lo cual se presentaron, todos ellos sin faltar ni uno, ante el acuartelamiento de la GdvC diciendo que "venían a entregarse". Los sorprendidos guardias, apenas una docena en el retén cuartelero, incapaces de reaccionar ante el espectáculo de casi un millar de hombres congregados frente a sus puertas, creyeron que se trataba de una broma y, tras levantar el correspondiente parte para informar a sus superiores así estuviesen localizables, los dejaron ir.

Mientras todo esto sucedía, en el patio de armas de la Guardia del Cardenal se celebraba una reunión mucho más solemne: el oficio religioso en memoria de los Guardias caídos en campaña y, especialmente del teniente coronel Lucien Teau du Lit. La misa fue oficiada por fray Pierre Duval, pronunciando el padre Martin du Heyn un breve sermón sobre el valor y su recompensa ultraterrena, sermón muy celebrado por los asistentes: Agrippa d'Aubigne, Alceste de la Haine, Clement de Cazotte, Clement de Guer, Denis Lavoisier, Comte d'Ille, Jacques de la Loire, Ch.d'H., Jean François LaCroix,Ch.d'H., Jean Picard, Ch. d'Honneur, Laurent de Boisier, Maurice de La Fontaine, Rene Boilot y Victor Respol.
La celebración se dividió en dos actos diferentes. El primero un recordatorio formal, con la misa de Fray Pierre Duval y todos los invitados juntos en el patio de armas, donde se había instalado un altar cerca de la pared Norte, así como varias filas de sillas las dos primeras de las cuales fueron reservadas para las personalidades más importantes. Allí, Fray Pierre Duval ofició la misa y el padre Martin du Heyn ofreció su sermón, tras lo cual se bautizó el patio de armas como "Patio de Armas Lucien Teau du Lit".
Seguidamente se invitó a los asistentes a un brindis conjunto, por los ratos pasados en el frente, habilitando una de las salas de esgrima para servir una colación a la mayoría de los asistentes mientras que los más importantes fueron conducidos a otro saloncito privado.

Cuarta semana
Dos acontecimientos marcaron la cuarta semana. El primero, el bautizo del pequeño Pierre Lavoisier, nacido el día treinta y uno del pasado mes de agosto y cristianado con tal nombre en memoria del difunto amigo del conde, Pierre le Moyne d'Yberville. El influyente Comte d'Ille consiguió, removiendo cielo y tierra, que el bautismo de su retoño tuviese lugar en Nôtre Dame. Tras la ceremonia ofreció una animada recepción a la que asistieron Eric du Perpignan (que despertó murmullos al entrar en la sala; suponemos que, cuando la noticia de su bellaquería se vaya extendiendo, no se tendrán tantos miramientos con él), Jean Picard, Ch. d'Honneur, Laurent de Boisier y el oficiante el padre Martin du Heyn, que regaló al bebé una biblia ricamente decorada con miniaturas procedentes de los antiguos copistas medievales franciscanos, raras de ver debido al escaso número de éstos que existió ya que la Orden de San Francisco no se ha dedicado tradicionalmente a la copia de códices.

El segundo acontecimiento fue la fiesta organizada por fray Pierre Duval en Chasseurs. El anfitrión se quedó en la puerta del club recibiendo a los asistentes como prueba de humildad, pudiendo así saludar a Armand de Noisel, Clement de Cazotte, Jacques de la Loire, Ch.d'H., Maurice de La Fontaine, Pierre Picard, Silvestre Ruisseau y Victor Respol.

Cerramos esta crónica social con un acontecimiento luctuoso: Jean-Paul,le Marquis du Morrow murió por defender su honor frente a Rene Boilot; cuando éstos coincidieron en el parque de les Tulleries siguiendo a la misma dama, y dada la enemistad regimental que los enfrenta, se batieron instantáneamente en duelo, duelo que terminó con la muerte del primero a causa de sus heridas.

R.I.P.
Rogad a Dios por el alma de
JEAN-PAUL, LE MARQUIS DE MORROW
Teniente Coronel de los Mosqueteros del Rey

[Cruz para la tumba]

Sus compañeros Mosqueteros agradecerán
UNA ORACIÓN

NOMBRAMIENTOS HABIDOS ESTE MES

CARGOS PARA EL MES DE OCTUBRE

                                                  N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos             minimo    nombra
----------------------- ----------------------   ------  -------------
Capitan Escolta Real    Capitan de Guardia Real     9    Gob.Mil.Paris
Capitan Escolta Carden. Capitan Guardia Cardenal    7    Gob.Mil.Paris
Abanderado Escolta Real Subalterno Guardia Real     9    Gob.Mil.Paris
Abander.Escolta Carden. Subalt.Guardia Cardenal     6    Gob.Mil.Paris

CARGOS PARA EL MES DE NOVIEMBRE

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Soldados escolta Real   Soldado Guardia Real       8    Capitan Escolta
Sold.escolta Cardenal   Soldado Guardia Cardenal   5    Capitan Escolta

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

En fin, qué os voy a decir... solamente pediros disculpas por el mega-retraso debido a causas "parcialmente" ajenas a mi voluntad, y daros un consejo: no vengais a Taiwan a conectaros a Internet. ¡Y bebed mucha agua! Cerveza también vale.

La fecha límite para el próximo turno es el final del viernes, 1 de noviembre de 2002; por cierto que creo que me despisté con el cambio en la configuración y en las respuestas a los turnos aún aparecía la del turno pasado; disculpad el error y recordad que la buena es, lógicamente, ésta que os digo aquí.

Atentos saludos del Secretariado de Su Majestad Luis XIII


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited

PrincipalVolver a la página principal.