Preux et audacieux: Una partida de En Garde!® por e-mail

REAL CRÓNICA DE NOVIEMBRE DE 1634

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana
Este mes el estreno del Théatre Royale concentró toda la atención de un publico que esperaba resarcirse del lamentable espectaculo del mes pasado. No acudió nadie de la casa Real, ni ningún ministro, siendo de destacar la presencia en el palco de monsieur Jean François LaCroix,Ch.d'H. y del comisionado de seguridad pública, el padre Martin du Heyn, a los que acompañó la esposa del primero que llevaba un impresionante ramo de rosas. Mientras Jacques de la Loire, Ch.d'H. y su esposa recibían de manos de Armand de la Fère una magnífica espada española, regalo de bodas algo retardado. Algo más ruidosos Joseph de Le Bestier, Rene Boilot y Lucien Teau du Lit compartieron palco y barajas pues ante el tedioso espectáculo optaron por primero jugar unas manos y finalmente por arrojar la baraja contra la primera actriz, hecho que arrancó el mayor aplauso de la noche. También ocuparon sendos palcos Laurent de Boisier y Jean Picard acompañados por sus respectivas damas, estando este último más pendiente del público que del escenario. Nicolas Poussin, Philippe de Vendôme, Pascal Bierce, Michel de Bidouze y Jean La Fontaine sufrieron en platea del soporífero drama.

Un carruaje negro con el emblema de un chivo en las portezuelas recogió al padre Pierre Duval frente a la entrada de Les Tuilles Bleues, y acompañó a Villiers hasta Chevreuse para visitar la tumba de la madre del coronel de Cadetes.

Segunda semana
La segunda semana no fue demasiado animada en el plano social; en Chasseurs prosiguieron con la fiesta Joseph de Le Bestier, Lucien Teau du Lit y Rene Boilot, que departieron alegremente hasta que el efecto del vino hizo que monsieur Rene Boilot explicase unos chistes sobre el cuerpo de Mosqueteros que por fortuna no llevarón más consecuencias que las carcajadas de sus compañeros al no encontrarse ningún miembro del reguimiento en el club. Más casual fue el encuentro de el padre Martin du Heyn, Eric du Perpignan, Ch.d'H. y Jean-Paul Morrow en L'Epee d'Or, comentaron los caballeros el esfuerzo de Pierre Duval, a quien acababa de sumarse el padre Martin du Heyn, por levantar La Cofradía de la Caridad.

Parece ser que monsieur Villiers Daugé de Chevreuse visitó al desesperado director del Théatre Royal, quizás para darle algunos consejos para mejorar la lamentable programación de esta temporada.

Del resto de los caballeros puede decirse que la mayoría optaron por combatir el frio de dos formas: practicando esgrima o en los lupanares del puerto. Entre los primeros se encontraron FCF, PVD, Jean Picard a quien acompañó Laurent de Boisier, Jean François LaCroix,Ch.d'H., Armand de Noisel, Silvestre Ruisseau y Denis Lavoisier, Comte d'Ille. En cuanto a los segundos no quisiéramos resultar indiscretos.

Tercera semana
Dos cosas a destacar de esta tercera semana del mes: la fiesta de disfraces de Armand de la Fère, y el ataque sufrido por monsieur Picard.

Jean Picard se dirigía a su club para encontrarse con su dama cuando tres maleantes le asaltaron; el dragón abatió a uno de un pistoletazo y espada en mano se batió con el resto con gran arrojo y peligro para su persona, mas aunque eran dos no pudieron superar la guardia de monsieur Picard, quién los mantuvo a raya hasta que, alertados por el disparo, llegaron prestos los hombres del Comisionado. Y mientras el coronel pedía disculpas a la bella Evelyne Garabedien, los dos malhechores presos eran interrogados por la guardia, sin que por el momento haya versión oficial de las causas del asalto, aunque un vecino afirma haber oido a los asaltantes pedir unos documentos a monsieur Picard, bajo amenaza de muerte, lo cual ha sido confirmado por el asaltado que dice desconocer de que documentos se trata, si no fuere alguno de los despachos oficiales del Regimiento.

Mejor noche tuvieron los que invitados por Armand de la Fère se reunieron en Le Crapaud et l'Apricot, a celebrar una mascarada de tema mitológico. Cabe destacar la previsión del anfitrión que procuró disfraces de reserva para evitar coincidencias, y solventar los descuidos como del despistado Nicolas Poussin quién llegó ataviado con sus mejores galas al creer que se trataba de una fiesta de etiqueta. Armand de la Fère se vistió de Baco, así como Armand Leclerc y Jacques de la Loire, Ch.d'H., que sin embargo tuvieron a bien cambiar sus disfraces por los que habia en reserva para tal menester, Jean La Fontaine era Berón, un disfraz algo atrevido tras el incendio del Phillipe Le Rouge, Michel de Bidouze como Ulises, Armand de Noisel despertó la curiosidad de todos disfrazado de caballo, teniendo que aclarar que se trataba del caballo de Troya, RBC llevaba una enorme cabeza de toro y unas pieles para darle el aspecto del fiero minotauro, Pascal Bierce e Ivonne Marceau como Orfeo y Eurídice, Philippe de Vendôme y madmoiselle Davelet fueron Andrómeda y Perseo, Pierre Duval se vistió de humilde pastor griego (suponemos que el pastor Fido), pero si alguien llamó la atención fue Villiers Daugé de Chevreuse quien apareció semidesnudo con sólo unas calzas y multitud de escamas policromadas cubriendo su cuerpo, dijo ser la serpiente que proteje las manzanas de oro del jardín de las Hespérides, y repartió un barril de vino entre los presentes afirmando que la vid era el arbol de la sabiduría.

Jean La Fontaine y Eric du Perpignan, Ch.d'H. se volvieron a encontrar en L'Epée d'Or y esta vez compartieron tertulia con Denis Lavoisier, Comte d'Ille.

Cuarta semana
El Casino volvió a unir a los inseparables Joseph de Le Bestier, Rene Boilot y Lucien Teau du Lit que esta vez se comportaron de forma más correcta que en sus anteriores encuentros, quizás por la presencia del Gobernador de la Provence y Ministro sin cartera el caballero de LaCroix, afortunadamente las buenas maneras y lo inadecuado del lugar evitaron que este encuentro entre el general ex-mosquetero y los dos guardias del cardenal llegase a las armas.

Quienes sí llegaron a las armas fueron el Marquis de Morrow y Armand de la Fère, que se batieron por su honor al crepúsculo, tras el Luxemburgo. La contienda fue breve venciendo el Marqués con toda justicia según testimoniaron Villiers Daugé de Chevreuse y Armand Leclerc, padrinos del vencido. Parece ser que este duelo ha molestado al Cardenal-Duc de Richelieu, no tan solo porque desobedece su prohibición contra los duelos sino porque según parece el mismisimo Comisionado de Seguridad Pública el padre Martin du Heyn quien tras intentar, infructuosamente, evitar el duelo de buenas formas y con palabras, no hizo prender a los duelistas. Por si esto fuese poco, un par de días después se encontró el siguiente panfleto clavado en muchos lugares destacados de la Cité:


Que todo Paris lo sepa gentes de buen y mal vivir que en los tugurios ya se cuenta y en los clubs mas distinguidos se comenta. Una espada nueva llega a mi, corta el aire sin medir distancia ni peligro, corta el aire sin pedir clemencia ni castigo, corta el aire por cariño, amor u orgullo herido. Apartense de su camino, que yo la vi. Mortal es su herida terrible su destino cuidense de ella si aprecian hoy la vida.

Brumosa era la madrugada y el frio la sangre helaba que en mis sueños un mendigo arrancaba un beso a bella dama para escarnio del marido cuando quiso el cielo despertara para ser testigo de un hermoso duelo que ni la imaginacion igualar pudiera. Seis eran los hombres que llegaban, cuatro los padrinos dos los que se enfrentaban, uno sonreia el otro serio el ademan traia. De rigor el saludo cumplido presentados como amigos quienes a la muerte no temian. Cara a cara los tenia, frente a frente yo les vi tal era la gallardia que quisiera para mi igual momento en esta vida.

Desprendiéronse las capas y en su caida hacia el suelo mi mirada les seguia que guardaban en su vuelo verdades y palabras, amores y porfías, promesas y mentiras. Solo uno viviria para verlas ya cumplidas. En un solo momento apenas despuntada el alba, con el primer brillo de sol todo comenzaba.

Dos espadas en lo alto, una baja y en su primer tajo busca ya la carne, finta hacia la izquierda y todo queda en un conato sin que mane aun la sangre. Mientras el contrario por su diestra ahora lanza, en postura decidida, la llamada de la muerte y un acero ahi se cruza, acero toledano, que bien detiene la embestida. No hay parada no hay descanso, dos valientes deciden hoy su suerte. De nuevo es el ataque esta vez cruzado y hacia abajo, de nuevo es el contrario quien escapa al fatal desenlace. Pasan los minutos a estocadas y ripostes y aun diria yo las horas entre lances y recortes, sin mediar palabra solo un vano juramento que entre dientes se diluye cuando para si se muerde el dolor que los cortes le producen.

El sol esta en lo alto y en este duelo algido nadie cede, gana nada lo que un paso pierde en otro se reanda, lo que una espada busca la otra se lo frena. Cuando al pronto una mueca me delata, un descuido, una falta, lleva la guardia baja, ííPardiez!! mas rapida que mi mente es la mano que lo hiere y esta vez encuentra hueco, esta vez es el costado. Aguanta bien el muchacho no suelta espada ni le falta gana, mas el tiempo juega en contra y esta firmada su derrota, firmada y rubricada en ingrata tinta roja.

Primero la rodilla en tierra, sus padrinos se le acercan y en sus rostros la preocupacion, que esta vez el enemigo no yerra. Su espada el mentón sostiene y en su mirada fria no hay clemencia ni perdon, el otro sin soltar palabra ni los ojos cierra que tan solo espera tener bien hayado su final.

"Detened vuestra mano", trona a espaldas una voz, es el fraile quien le habla, "deteneos os digo, no es la muerte su castigo ni a cobrarla habeis venido" envainada queda pues la espada y respira el herido mientras los padrinos a socorrerle vienen.

Después por primera vez en su rostro la sonrisa se le acerca y al vencido le confiesa, "sois valiente, lastima vuestro empeño por ser enemigo" media vuelta y a caballo en la bruma hoy se desvanece quien el lance ha ganado. Y ahora en el otro lado ya se marchan tres hombres y una espada baja.

Sólo el aire lo recuerda, solo el aire lo retiene tan inolvidable gesta, formidable guerra, solo el aire y un mendigo que en versos lo confiesa a quien oirle quiera: por un duelo me volvi poeta. Por un duelo y vuestras monedas en mi cesta, que el hambre tambien hace herida y aunque por ella no escape sangre, igual quita la vida.


En el Phillipe le Rouge se encontraron Philippe de Vendôme, quien iba acompañado por su dama y Michel de Bidouze que comentarón lo bien que había quedado el club tras su reconstrucción. Pierre Duval encontró por fin un viejo almacén para acoger su Cofradía.

CARGOS PARA EL MES DE DICIEMBRE

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
1 Ministro sin Cartera  Brgder. o Baron           10    Min.Estado

CARGOS PARA EL MES DE ENERO

                                                  N.S.    Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Ministro de Estado      General o Comte           12      Rey
Ministro de la Guerra   Tte.Gral. o Viscomte      12      Rey

CRÓNICA TEATRAL

Nefasta y aburrida obra, con un texto carente de ritmo, rimas simples e infantiles, y unos actores merecedores del destierro. "Le Couvent" pretende moralizar a un público al que solo consigue aburrir. Lo más impactante del estreno fue una baraja arrojada con acierto por Jean La Fontaine contra la protagonista. De no rectificarse la política de estrenos de le Théatre Royale quizás el próximo número de la crónica no incluya esta sección, ya que un servidor no desea seguir soportando tales insultos a su sensibilidad artística.

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

Tirs ha estado ocupado, y parte del material de proceso del turno se quedó olvidado en mi casa, así que he tenido que redactar la crónica, cosa que suele hacer Tirs.

Saludos Marc

(Nota final de Tirs: después de dos días bloqueado por la nieve, un árbol caído en el jardín, y otras vicisitudes que no os cuento, por fin puedo dedicaros un poco de tiempo; no mucho, el justo para añadir el calendario de cargos, convertir el texto de Marc a HTML y publicar la crónica. Ya podeis dar las gracias a Marc porque sin él este mes no habría crónica, y es que más vale tarde que nunca).

La fecha límite para el próximo turno es... nada menos que el próximo viernes, día 28. Justito, ya lo sabemos. Mil perdones. Ya sabeis que la Navidad es época de perdonar :-)

íFelices Fiestas a todos!

Atentos saludos del Secretariado de Su Majestad Luis XIII


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited

PrincipalVolver a la página principal.