Preux et audacieux: Una partida de En Garde!® por e-mail

REAL CRÓNICA DE OCTUBRE DE 1634

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana
El acontecimiento que ha marcado la primera semana del mes ha sido de tipo político: Su Excelencia el Ministro de Estado, Denis Lavoisier, le Comte d'Ille, ha nombrado un nuevo Comisionado de Seguridad Pública. En un gesto carente de precedentes directos pero avalado por el modelo de Su Eminencia el Cardenal, Su Excelencia ha cesado a Jean François LaCroix y ha puesto al padre Martin du Heyn al frente de la seguridad interior del reino. Un audaz movimiento que esperamos dé prontos resultados.

Mientras tanto, Eric du Perpignan decidió pasar la velada con Laure Palmère en L'Epée d'Or. Cuando llegaban, observaron un carruaje cerrado, de color oscuro, que partía a toda velocidad del patio trasero del club. Después de un par de frases de comentario, no le dieron mayor importancia al incidente.

Esta semana la dedicaron Jacques de la Loire y Louise Codolon a buscar un lugar donde vivir a partir del próximo mes. El asunto trajo más complicación de la esperada, porque Jacques de la Loire se encaprichó de una casa que, aunque muy espaciosa y bien acabada, se encontraba en la mismísima orilla del Sena.

-¡Ya tenemos casa! Me encanta. íNos la quedamos!
-Pero, ¿te crees que vamos a vivir al lado del río? ¿Crees que voy a consentir tener que andar todo el día con un pañuelo perfumado en la nariz para poder soportar el hedor? ¡Ni hablar!

Y claro, la opinión de la futura señora de la Loire prevaleció, y el pobre Jacques tuvo que acomodarse a buscar otra residencia.

Poco más que contar esta semana: Silvestre Ruisseau pasó una solitaria velada en les Tuiles Bleues, y Philippe de Vendôme llevó a Francine Davelet a un palco del Théatre Royale a disfrutar del arte teatral, aunque luego resultó que la obra no había por dónde cogerla. También Laurent de Boisier llevó a Christine Daé y ambos salieron con malas caras, mientras que Jean François LaCroix, Jean La Fontaine Michel de Bidouze y Pascal Bierce querían tomar al asalto el escenario para dar a los actores una lección de habilidad interpretativa.

Segunda semana
Semana de relajación y preparación espiritual. Eso es lo que debió pensar el pobre Jacques de la Loire, que decidió quedarse en su casa entregado a la lectura de "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha". Pero la vida es lo que te pasa mientras estás haciendo otros planes, y no había nuestro caballero llegado al episodio de los leones cuando lo sobresaltaron unos fuertes golpes en la puerta. Con el rapier presto por si acaso, Jacques abrió y se encontró con una patrulla de la Guardia Real.

-¿Monsieur de la Loire?
-Yo mismo. ¿Ocurre algo?
-Tenemos órdenes de rogaros nos acompañéis a nuestro acuartelamiento para un asunto de la máxima urgencia y gravedad.

A la llegada al Cuartel le recibió Jean François LaCroix, General y Gobernador Militar de la Provence, en un estado de extrema agitación. Jacques de la Loire no podía creer a sus oídos cuando el Gobernador le explicó que varias provincias del sur se habían rebelado contra el gobierno de Su Majestad, y que se temía una guerra civil. Acto seguido le condujo a la sala de mapas, donde se encontraban Denis Lavosier, Mariscal de Francia y, cómo no, su Ayuda de Cámara, Eric du Perpignan, Coronel de la Guardia Real.

Sin más demora el Mariscal le explicó el asunto:

-Monsieur, la situación es muy grave; el enemigo ha conseguido sublevar por sorpresa varias fortalezas en el sur. Además, se han descubierto varios espías en la ciudad y por ello se ha decidido trasladar la sede del Alto Mando a un lugar secreto donde podrán elaborarse los planes de defensa y contraataque. Necesitamos vuestra colaboración incondicional.

Sin dejarle tiempo para asimilar lo ocurrido, los presentes condujeron al atónito Jacques a un carruaje cerrado y bien escoltado donde subieron además Eric du Perpignan y Jean François LaCroix. Denis Lavoisier se despidió de ellos:

-Messieurs, yo no os puedo acompañar porque debo de partir de inmediato al frente para organizar debidamente las fuerzas. Nos veremos en los Pirineos.

Así partieron los dos carruajes, uno cerrado, con Jacques de la Loire y sus guías por un lado, y otro con las armas condales en dirección opuesta.

Al poco, el carruaje que conducía a Jacques de la Loire se detuvo en L'Epée D'Or, donde un pasillo de honor formado por sus compañeros Mosqueteros, encabezados por Jean-Paul Morrow y Phillipe Dubois le condujo al interior del local, donde esperaban un nutrido grupo: Armand de la Fère, Jean Picard, Laurent de Boisier, el padre Martin du Heyn, Nicolas Poussin y Pierre Duval. Mientras el sorprendido Jacques de la Loire atravesaba el pasillo sus compañeros gritaban: "íViva Jacques de la Loire! íViva Francia!"

Una vez dentro, el padre Duval se dirigió al séquito:
-¿A qué tanto alboroto? ¿y quién traeis entre vosotros, hijos míos?
A lo que Jean-Paul Morrow contestó:
-A un truhán y un bribón, padre, que se nos quiere casar.
-¡Por Dios Santo!
-No, padre, por el amor de una mujer.
-Sentaos pues todos, que algo habrá que hacer.

Una vez acomodados alrededor de la mesa, los altos cargos presentes se turnaron para explicar la estrategia a tomar por parte de la Compañía del capitán de la Loire, al mismo tiempo que se destapaban algunas botellas de vino.

-Bien, monsieur, el objetivo para recuperar las posiciones perdidas es capturar la Fortaleza Codolon.

-íJA, JA, JA, JA! -Aquí las crecientes sospechas del capitán se vieron confirmadas, y no pudo contener una sonora carcajada-. La verdad es que me engañasteis durante un buen rato. ¡Hasta el Conde d'Ille está metido en esto! Bien, veamos cuál es vuestro plan de ataque.

-Para conquistar la fortaleza -explicó Nicolas Poussin-, la compañía partirá de una garganta situada en los Pirineos, dirigiéndose hacia un desfiladero secreto oculto entre dos grandes montañas de forma redondeada rematadas por picos puntiagudos. Una vez pasado el desfiladero, se recorrerá con presteza y aprovechando la noche una gran llanura hasta llegar a un pequeño hundimiento del terreno donde la compañía puede resguardarse del ataque enemigo. Cuando esten preparadas las tropas se realizará el asalto final, que deberá atravesar primero un frondoso bosque lleno de peligros insospechados.

Tan insospechados que en estos momentos hizo su aparición Armand de la Fère con un grupo de danzarinas turcas especializadas en la danza del vientre y de los siete velos, danzas que bailaron delante de Jaques de la Loire. En ese momento salió fray Pierre Duval de las sombras y se situó al lado de Jaques de la Loire; mientras duró la danza, mantuvo una mano sobre su hombro repitiéndole constantemente, a la manera de los antiguos procónsules romanos: "Recuerda que eres mortal". Al finalizar el baile volvió a retirarse a un discreto rincón.

Después de esta dura prueba se detalló la localización final de la fortaleza, en otra garganta, ésta más profunda: "Una vez allí, el capitán Jacques de la Loire habrá capturado el más bello tesoro de nuestros enemigos, y con ello habremos recuperado el terreno perdido".

Acabada la broma, se destapó el resto de las botellas y se comenzó a comer y beber. Al poco rato, sin embargo, empezaron a suceder cosas extrañas. Jacques de la Loire se levantó y, al grito de "¡Ya la veo! ¡Allí está la fortaleza! ¡A por ella, mis valientes!" saltó por encima de la mesa para acabar arrojándose contra uno de los guardafuegos de la chimenea. Fray Pierre Duval se dedicaba a buscar bajo las mesas, tras los muebles, etc, algo que había perdido. Al final desistió y comenzó a apilar sillas en el centro del salón, formando una pirámide. El sorprendido Jean Picard se acercó y le preguntó el porqué de su conducta. La respuesta fue sorprendente:

-¡Me he olvidado de un detalle para la preparación de la boda! Tengo que subir a hablar con Dios un momento para aclararlo bien. Mejor ahora que luego, que estas cosas luego se olvidan.

Incapaz de responder a tal observación, Picard se encogió de hombros y dejó al buen presbítero con su manía escalatoria. Sin embargo, tuvo que esforzarse para esquivar a Nicolas Poussin, que le había tomado por una de las danzarinas turcas e intentó agarrarle por el trasero. Fue Pierre Duval quien hizo el único comentario con algún sentido:

-A este vino le han echado algo.
-¿Algo? -fue la respuesta de Armand de la Fère-. ¿Queréis decir? Pues yo no noto nada, aparte de un agradable calorcillo.
-Pues algo pasa, pero tampoco importa; parece que se están divirtiendo. El único problema es que después tendreis que ayudarme a cargarlos hasta sus casas.
-Será un placer, monsieur, si es que no acabamos cayendo nosotros también.

Al amanecer, el salón principal de l'Epée d'Or parecía un campo de batalla: cuerpos esparcidos por todos los rincones, un fraile tirado en mitad de una montaña de sillas rotas, y un par de caballeros dirigiendo a los criados para recoger a las víctimas y llevarlas a sus casas.

Mucho más tranquilo fue el ambiente en Chasseurs: Lucien Teau du Lit, que esperaba disfrutar de una solitaria y tranquila velada, encontró una inesperada audiencia en Isabelle Girard, a quien estuvo explicando espeluznantes relatos del frente durante toda la noche. Menos suerte tuvo Armand de Noisel, que pasó todo el tiempo solo en le Cripaud et l'Apricot, mientras que Villiers Daugé de Chevreuse fue visto paseando con Silvie Cristelle por el parque de les Tulleries. Rene Boilot cometió el error de asistir al teatro sin leer las críticas, y así le fue.

Como nota final, cuando le Comte d'Ille dejó a sus amigos llevándose a Jacques de la Loire, se dirigió a los salones de entrenamiento de la Guardia Real y, tras una breve revista a las tropas, estuvo practicando esgrima y bromeando con la tropa, haciendo gala de un excelente humor y aumentando aún más el aprecio que sus hombre sienten por él.

Tercera semana
Como siempre, la tercera semana fue de descanso y preparación. Aunque algunos caballeros se pasaron un momento por sus respectivos clubs (Armand de Noisel, Rene Boilot, Jean Picard), el vacío reinante los hizo desistir de quedarse mucho tiempo. Jean François LaCroix y Philippe Dubois, sin embargo, sí que permanecieron largo rato en L'Epée d'Or departiendo animadamente, siendo Philippe Dubois el que pagó las bebidas "por la deferencia que Jean François LaCroix tuvo conmigo cuando ingresé en los Mosqueteros". Philippe de Vendôme y Francine Davelet pasearon por el parque y, curiosamente, el bodrio representado en le Théatre Royale batió récords de asistencia: entre las víctimas del desaguisado teatral se encontraban Jean-Paul Morrow, Silvestre Ruisseau, Armand Leclerc, Lucien Teau du Lit y Eric du Perpignan, que compartió palco con el mismísimo Denis Lavoisier, Comte d'Ille. Por cierto que también Villiers Daugé de Chevreuse fue visto por los pasillos del teatro, pero al parecer tuvo el buen sentido de no entrar en la sala principal.

Cuarta semana
Dos acontecimientos marcaron la cuarta semana: el enlace matrimonial de Jacques de la Loire y la fiesta que el Regimiento de Cadetes de la Gascuña quiso dar en honor de su héroe y Coronel, Villiers Daugé de Chevreuse. Lucien Teau du Lit se relajaba dando un solitario paseo por el parque, con una Biblia en sus manos, acaso buscando la inspiración divina, y Denis Lavoisier, Comte d'Ille pasó la semana en L'Epée d'Or, donde el padre Martin du Heyn tuvo una breve reunión con él uno de los días. Pero pasemos a relatar la boda de Jacques de la Loire, porque seguro que nuestros lectores están ansiosos por saber qué ocurrió:

Al comenzar la ceremonia se hallaban presentes Jean François LaCroix, Eric du Perpignan, Jean-Paul Morrow, Philippe Dubois, Armand de la Fère y Nicolas Poussin. el padre Martin du Heyn y Pierre Duval, ya preparados, esperaban en el altar de Nôtre Dame. La llegada del novio se produjo en una calesa ricamente ataviada tirada por 2 caballos de raza española. El novio descendió de la misma vistiendo el uniforme de gala de Capitán de los Mosqueteros y del brazo de su santa madre Doña Catalina Des Bagnes. Juntos recorrieron la gran alfombra que llevaba hasta la entrada, y en el interior de la iglesia cada banco estaba adornado con lirios blancos, formando un pasillo hacia el altar, adornado con flores. Cuando la espera comenzaba a hacerse eterna, llegó otra calesa, tirada por 2 gráciles caballos, de la que bajó Louise Codolon, llevando un traje blanco, de larga cola, con cierre en el cuello,acompañado de un bello collar de su familia, un ramo de flores silvestres en sus manos y una diadema, también de flores, en la cabeza. A la entrada de la novia sonaron las notas del Canticorum Jubilo, y la ceremonia comenzó...

Con posterioridad, la pareja ofreció una recepción en su casa "lejos del río", como se empeñó en recalcar el novio. El menú consistió en codornices en salsa de moras, ternera a las finas hierbas, paté de ganso a la pimienta, pollo al chilindrón, salmón ahumado, frutas variadas, y todos los dulces que los invitados habían traído, tal como es tradición.

Un ambiente muy distinto reinó en el acuartelamiento de los Cadetes de la Gascuña: el mayor De Vendôme quiso celebrar una fiesta en los cuarteles del regimiento en honor a la aventura de su rescate en el frente, y Villiers accedió encantado, contratando incluso a unos músicos y apareciendo en los cuarteles junto con un grupo de malabaristas. Philippe se encargó de conseguir las barricas de vino y de organizar una competición de esgrima entre los asistentes a la fiesta, tanto Cadetes como invitados de otros Regimientos. Entre unos y otros encontramos a Jean La Fontaine, Michel de Bidouze, Nicolas Poussin, Pascal Bierce, Rene Boilot, Silvestre Ruisseau y, llegando algo más tarde, Armand de Noisel, quien aspiraba a ingresar en los Cadetes y se encontró con una animada reunión en lugar del habitual ambiente cuartelario. Pero Villiers le esperaba. El coronel había recibido una carta en la que se le recomendaba a este caballero y una solicitud suya para entrar en los Cadetes de la Gascuña como capitán. Villiers le planteó una condición: batirse con él a primera sangre. Se preparó pues el lance, y ambos intercambiaron furiosas estocadas durante un rato, hasta que de repente Villiers dejó caer su arma con un gesto de descuido y, con un rápido movimiento, le dio la espalda y se dirigió al cabo furriel diciéndole: "Bien, muy bien. Que le den enseguida los galones", mientras esquivaba, sin verlo, el lance que Noisel no había conseguido interrumpir a tiempo ante el súbito abandono de su oponente. Villiers volvió a girarse y abrazó al sorprendido Armand, diciéndole: "Bienvenido a los Cadetes, capitán. Guardad vuestras energías para cuando realmente nos hagan falta. Ahora, a celebrarlo."

Continuó la juerga, Villiers bebió, danzó, bromeó, se sacó de la manga una flauta y tocó una zambra gitana con los músicos. Más tarde, un soldado medio borracho se acercó al mayor De Vendôme y le dijo: "el coronel Daugé va a hablar a los hombres del regimiento en privado, señor". Armand de Noisel también fué invitado a la habitación, pero nadie más que no fuera un cadete de la Gascuña fue avisado de la reunión. Posteriormente pudimos enterarnos del contenido general del discurso, si bien no de las palabras exactas: Villiers les manifestó su gratitud y amor fraternal, sus palabras fueron extrañas pero había fuego en sus ojos... habló del valor en términos poéticos, dijo que aún no veía el suficiente valor en los hombres que tenía ante sí, que el auténtico valor era capaz de hacer pedazos el mundo, valor para la demolición y para la creación; no fue un discurso largo, añadió que más adelante hablaría por separado con quien lo deseara así, y todos regresaron a la fiesta. Villiers desapareció al poco, alguno lo vería sentado afuera, en los barracones, hablando solo o a su botella. Al tiempo, volvió a entrar, parecía más alegre, siguió bebiendo y bebiendo, dió tres o cuatro caladas a su pipa y esa noche durmió en los cuarteles.

Cuando Armand de Noisel se dirigió al cabo furriel para recoger sus galones, éste le preguntó:

-¿Comprendeis ahora, mi capitán?
-¿Si comprendo el qué?
-¿Comprendéis ahora lo que se dice del coronel Daugé y los cadetes? ¿Comprendeis cómo llegó tan deprisa a coronel?
-Creo que sí, cabo, creo que sí.
-Mi capitán, si en este mismo instante se abriese en el suelo de este cuartel un gigantesco agujero escupiendo llamas, y el coronel Daugé se dirigiese a su tropa diciéndole: "Cadetes, este agujero conduce directamente al infierno. ¡Seguidme!", puedo aseguraros que ni un solo cadete dudaría ni un instante en seguir a su coronel. Se dice que somos el Regimiento más canalla y con menos prestigio de cuantos sirven a Su Majestad, pero seguro que en ningún otro podreis encontrar gente como la nuestra. Mi capitán, permitid que estreche vuestra mano para felicitaros por el lugar al que acabais de llegar.

CARGOS PARA EL MES DE NOVIEMBRE

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Soldados escolta Real   Soldado Guardia Real       8    Capitan Escolta
Sold.escolta Cardenal   Soldado Guardia Cardenal   5    Capitan Escolta

CARGOS PARA EL MES DE DICIEMBRE

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
1 Ministro sin Cartera  Brgder. o Baron           10    Min.Estado

NOTAS DE LOS ÁRBITROS

¡Vaya mes! Uno de los turnos más complicados que recuerdo, y encima con una jornada laboral de doce horas diarias como promedio. Y luego las fiestas... (-: La verdad es que me acuerdo mucho de vosotros cuando organizamos los "tester parties"; sólo nos faltan los enemigos regimentales para darles un poco más de sal (-: En fin, eso, que he estado trabajando mucho y divirtiéndome mucho estos días, y vosotros lo habeis pagado a base de paciencia. Gracias por ella.

Y una nota especial de agradecimiento a Víctor y Alberto, por sus excelentes descripciones de la despedida de soltero y la boda, en un estilo tal que me ha ahorrado mucho trabajo de redacción: básicamente sólo he tenido que cortar, pegar, y cambiar tiempos verbales de futuro a pasado, aunque he tenido que cambiar el final de la despedida porque algo "imprevisto" ocurrió durante la misma. Pero bueno, supongo que no os molesta que edite un poco los textos que me mandais, porque a veces las acciones de otros jugadores, o incluso los dados, interfieren con vuestros planes iniciales. De cualquier manera, GRACIAS. Y gracias también a Nemo, aunque en él ya es habitual mandarme textos largos y acciones complicadas, que ayudan a enriquecer la partida.

La fecha límite para el envío del próximo turno es el viernes, 7 de diciembre de 2001 (no es el día 1 porque ese fin de semana vuelvo a Barcelona). La hora limite es las 23:59 hora europea, o sea, al final del día. Espero que ese turno lo podré procesar otra vez con Marc.

Atentos saludos del Secretariado de Su Majestad Luis XIII


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited

PrincipalVolver a la página principal.