Preux et audacieux: Una partida de En Garde!® por e-mail

REAL CRONICA DE NOVIEMBRE DE 1633

CRONICA MILITAR

Val Tellina
El general Lavoisier, desde lo alto de un cerro, contempla la blanca extensión que se presenta ante él. Está de mal humor. El invierno ha llegado prematuramente y, con él, sus planes para asegurar posiciones en el paso de Val Tellina se han ido al traste. La situación es delicada, pero no crítica. Habría sido bueno contar con un poco más de tiempo, contar con que el invierno comenzase cuando debe comenzar, y no en la primera semana de noviembre. Parece que hasta la Naturaleza se confabula contra sus designios de conservar Val Tellina a toda costa. Su único consuelo es que la nieve ha paralizado a las tropas enemigas tanto como a las suyas... si los mercenarios suizos no deciden intervenir. "Esa gente no teme ni al invierno, ni a la nieve ni a nada", acaba diciendo en voz alta. Su ayudante, que naturalmente no podía seguir el hilo de los pensamientos del general, le preguntó cortésmente: "¿Perdón, mon General?". "Nada, nada. Que nos volvemos a casa hasta la primavera siguiente". El rostro del ayudante no pudo ocultar una chispa de alegría: "Lo que ordene mon General". ¿Cuándo debo dar la orden de marcha?" "Esperaremos a que llegue el tercer fronterizo a relevarnos; no me fío ni un pelo de esos mercenarios suizos. Pero si no ocurre nada imprevisto estaremos en París a finales de este mes". El ayudante suspiró: el tercer fronterizo iba a pasar un mal invierno; por suerte, un viejo conocido suyo, Michel de Bidouze, había por fin conseguido que le levantasen la pena de servir en dicho Regimiento.

ECOS DE SOCIEDAD

Poca actividad social durante la primera semana del mes; solamente Jean François Lacroix y el padre Martin du Heyn se dejaron ver por L'Epée d'Or. Por cierto que éste descubrió a Victorie Labelle en una poco digna actitud de coqueteo con algunas amigas, y la sermoneó severamente sobre el recato y rectitud que debe guardar una dama, a lo que ésta asintió avergonzada. Mientras tanto, prácticamente todos los parisinos que no se encontraban todavía en el frente acudieron a le Théatre Royale. La segunda semana despertó una gran expectación debido al torneo de esgrima que debía celebrarse. Hay que decir que LDB, tras tomar la iniciativa de su organización, delegó los detalles de la misma al pagador de su Regimiento, para dar las debidas garantías de que el torneo sería limpio sin por ello privarse del placer de participar. También, con muy buen sentido, acordó con su enemigo regimental Silvestre Ruisseau aplazar su enfrentamiento para la semana siguiente, evitando de ese modo la fatiga derivada de un combate de tales características.

El torneo contó con doce participantes, que se sortearon en cuatro grupos de tres. El mejor de cada grupo (hubo que celebrar un combate extra de desempate en el cuarto grupo entre Antoine Roche y Amadis l'Amour, a favor del primero) pasó a las semifinales: Joseph de Le Bestier, Laurent de Boissier, Philippe de Vendôme y Antoine Roche. Entre éstos se disputó otra ronda de combates que dio como vencedor a Laurent de Boisier, seguido a muy poca distancia por Antoine Roche. Lo importante en este torneo, sin embargo, fue la espectacularidad de los lances y la diversión general. El único que se lo perdió fue Jean-François Lacroix, que pasó la semana completamente solo en L'Epée d'Or.

El acontecimiento social de la tercera semana fue el baile de máscaras en Chasseurs, organizado por Laurent de Boissier. Amadis l'Amour asistió vestido de pirata, aunque la verdad es que no parecía muy complacido de verse rodeado de tanto gentío como acudió al baile. Charles de Noisel apareció totalmente vestido de negro, con una máscara mitad verde, mitad roja. Edgar Delacroix llevaba la cara totalmente negra y un turbante y chilaba, de manera que parecía un terrible morisco; incluso cambió su inseparable rapier por un alfanje. La nota polémica la dio Joseph de le Bestier, que apareció disfrazado de aristócrata afeminado y pisaverde... con unas ropas que algunos reconocieron como pertenecientes a le viscomte d'Ille, Denis Lavoisier. Lástima que el General estuviese en el frente porque quizás habría pedido algún tipo de explicación. Jean Picard apareció disfrazado de Muerte, con una calavera como máscara, y convino con los también presentes padre Martin du Heyn y Philippe de Vendôme en que la muerte puede llegarnos a cualquier hora. El anfitrión apareció acompañado de Christine Daé, vestidos respectivamente de Baco y Ariadna.

También hay que decir que Laurent de Boissier no se vio decepcionado por Silvestre de Roisseau, ya que éste acudió puntual a su cita de honor. Ambos tuvieron el buen acuerdo de comportarse como caballeros y dirimir su disputa en el patio trasero del club. Al rato volvieron, Ruisseau con la camisa de lino manchada de sangre y evidente síntomas de debilidad, aunque insistió en quedarse hasta el final de la fiesta. Sabia decisión porque, cuando el baile estaba en su apogeo y las risas eran más agudas, hizo su espectacular entrada Villiers Daugé de Chevreuse.
Villiers iba ataviado con su vestimenta bermellón de comediante y un yelmo ligero de mimbre y esparto a modo de máscara, con la forma de la cabeza de un asno coronado de oropeles y hojas de parra.
Cruzó de un salto la puerta del salón y desde allí presentó en tono muy bombastilocuente la entrada de cada uno de sus comparsas, que atendían a los extraños nombres de Turlapin, Izambard, Panurgo, Arlequin, Le Dottor Balourd, Polichinelle, Guillaume y Pantalon, todos ellos luciendo máscaras de calavera, para gran incomodo de Jean Picard, que se pasó la noche insistiendo a todo el que quisiera escucharle que él no tenía nada que ver con aquella comedia y que todo había sido pura casualidad.
Danzas, vino, bromas y diabluras, mientras los comediantes no se estaban ni un momento quietos, Villiers entretenía a las damas presentes con acertijos y juegos de manos, acaparando toda su atención ante el desespero de los caballeros presentes.
En el colofón del baile, Villiers reclamó la atención de todos los invitados, trepó a una de las mesas y brindó por los muertos recientes y también por los muertos lejanos, en especial por Fabrice Le Tissier, al que dedicó un trago de su copa.
En ese momento, dos de los comediantes de la troupe le trajeron un reloj, que dejaron sobre la mesa. Villiers puso en marcha su mecanismo pendular y éstas fueron sus palabras:

   "Nuestros antepasados paganos celebraban el fin
   del verano y el comienzo de la mitad abismal del
   año, el tiempo del invierno y la muerte. París,
   damas y caballeros de La Cité: no dormirán las
   espadas en nuestras manos. Ante vosotros me dispongo
   a abrir aquí y ahora las puertas del Infierno. He
   puesto en marcha en este reloj el intrincado
   mecanismo que a la sazón desencadenará acontecimientos
   terribles antes de fin de año. Vosotros sereis
   partícipes, así pues deberéis prestar la atención
   precisa. Yo he probado de la flor sublime y un peligro
   invisible os acecha..."

Atentos todos al parlamento de Villiers, ninguno de los asistentes advirtió que los comediantes se colocaban en lugares estratégicos y, finalizado el discurso de su mentor, apagaron todas las luces a una. Cuando los criados consiguieron reanimar los pabilos, solamente quedaba en el centro de la sala la mesa con el reloj y la falsa cabeza de asno. Nadie lo vio salir del club, pero los porteros lo vieron subir, junto con su tropa de saltimbanquis, a un carruaje con un chivo pintado en las portezuelas y desaparecer en la noche.

          "Dansent, dansent les paladins
          Les maigres paladins du diable,
          Les squelettes de Saladins"

CRÓNICA TEATRAL

La obra que este mes nos ha presentado Le Théatre Royale, sin tener nada de extraordinario, ha cubierto las expectativas de los espectadores. "L'homme de familie" es una comedia semi-romántica muy adecuada para las fechas navideñas que se aproximan: el protagonista, después de dedicar toda su vida a la guerra, recibe una oportunidad de equilibrar esta dedicación con otra más grata: la vida familiar. La moraleja que la historia intenta transmitirnos es que tan importante es defender Francia como cuidar desde dentro todo lo que dicho sagrado nombre representa.

CARGOS PARA EL MES DE DICIEMBRE

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
1 Ministro sin Cartera  Brigadier o Baron         10    Min.Estado

CARGOS PARA EL MES DE ENERO

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Ministro de Estado      General o Comte           12      Rey
Ministro de la Guerra   Tte.Gral. o Viscomte      12      Rey

NOTAS DE LOS ARBITROS

Perdonad el retraso, pero esta semana nos hacen llevar un ritmo de trabajo frenético con el cuento de que nos vamos a casa (como si no fuéramos a volver una semana después). Los que estais en el frente, como ya os dije, tened por favor un poco de paciencia; no creo que pueda mandaros los resultados esta semana, pero si se os hace tarde para hacer planes, preparar el turno, etc, podeis asumir que estais en París y que, como mínimo, estais igual que estabais (cuando digo "como mínimo" me refeiero a que algunos tendreis más dinero o alguna mención o ascenso, pero nadie ha resultado perjudicado). En el peor de los casos, os mandaré la ficha actualizada como referencia y sin ningún comentario, antes del final del plazo para el turno.

En cuanto al plazo, el día dos de enero me vuelvo a venir al Canadá, así que creo que lo mejor será poner como término el final del día viernes, 29 de diciembre de 2000; a ver si con un poco de suerte Marc y yo podemos vernos el domingo 31 y procesarlo todo como es debido. Si no... bueno, tendré que hacerlo aquí yo solito otra vez.

Gracias otra vez por vuestra paciencia y que paseis unas fabulosas Fiestas (con nieve si quereis, pero que sea menos de la que yo estoy tragando).

Atentos saludos del Secretariado de Su Majestad Luis XIII


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited

PrincipalVolver a la página principal.