Preux et audacieux: Una partida de En Garde!® por e-mail

REAL CRONICA DE DICIEMBRE DE 1632

ECOS DE SOCIEDAD

Poco que destacar en la primera semana de este mes de Diciembre. Ni tan siquiera le Théatre Royale, siempre más lleno durante la semana del estreno, destacó por una elevada concurrencia de público. Dispersos entre los numerosos asientos vacíos pudo verse solamente a Edgar Delacroix y Pierre Merlot, mientras que solamente Jean-Paul Le Mound y Amadis L'Amour ocuparon sendos palcos. Por lo demás, el resto de parisinos se dedicó principalmente a preparar las fiestas navideñas y de fin de año.

Animada reunión en les Chasseurs

La segunda semana, como si de un anticipo de lo que estaba por venir se tratase, les Chasseurs y L'Epée d'Or se llenaron a rebosar de caballeros ansiosos de alternar y divertirse. Al primero acudieron Antoine de Hautemort, Martin Mort, el padre Martin du Heyn, Edgar Delacroix, Pierre Merlot, Vincent Villefort, Phillipe La Mochen, Laurent de Boisier y Jean-Claude Van Damme. En L'Epée d'Or, el gran ausente (y muy comentado por Jean-Paul Le Mound, Eric du Perpignan, Chev. d'H., Amadis L'Amour y Jean-Paul Ouedec, que esperaban verlo por allí) fue Denis Lavoisier,Viscmt. d'Ille, que prefirió ir a divertirse solo al Casino jugándose la nada despreciable cantidad de 3000 coronas en una sola noche, con una más que aceptable fortuna.

Mediocre misa del gallo y hermosa cena de Navidad

No muy inspirados se mostraron el padre Martin du Heyn y fray Jacques de Luc en sus respectivos sermones de Navidad, ofrecidos en la misa conjunta que ambos celebraron en la Trinité la tercera semana de este mes. Mientras el primero se dedicó a disertar sobre el poder divino que fue capaz de detener una estrella justo encima del portal de Belén, fray Jacques de Luc intentó despertar la generosidad de los asistentes mediante un sermón sobre las enseñanzas de Nuestro Señor Jesucristo acerca de la necesidad de repartir nuestras pertenencias con los necesitados. El único éxito que obtuvo tal exhortación fue un donativo de 25 coronas que realizó Vincent Villefort.

El escaso éxito no desanimó, sin embargo, al infatigable fray Jacques de Luc, que reunió el donativo de Vincent Villefort y las limosnas del mes, y compró las viandas necesarias para ofrecer una cena a los necesitados en la noche anterior a la de fin de año.

Hay que destacar que el carruaje de Christine Daé sufrió un asalto por parte de una banda de facinerosos cuando asistía a la misa; sin embargo, la pericia del cochero, que sirve a la familia Daé desde hace más de diez años, evitó que tuviesen que detener el carruaje ya que éste maniobró hábilmente por la estrecha calle evitando que los bandidos tomasen las riendas de los caballos y saliendo a toda velocidad fuera de su alcance.

Cara y cruz de las fiestas de fin de año

La cara corrió, cómo no, a cargo de DL, quien organizó una espléndida fiesta en su nuevo palacete, fiesta que, como de costumbre, fue la créme de la créme y a la que asistió lo más distinguido de París: Phillipe La Mochen, Jacques Lebeau (cargando con una enorme muñeca para la pequeña Yvette), Jean-Paul Le Mound, Eric du Perpignan, Chev. d'H., Amadis L'Amour y Antoine de Hautemort. Destacó también la gran cantidad de damas presentes, invitadas todas ellas personalmente por la Viscomtesse.

A la entrada se entregó un cotillón a cada invitado que llegaba; todos sin excepción quedaron sorprendidos ante la espléndida decoración navideña que adornaba el palacete. Para evitar que la cena se alargase hasta las doce de la noche, se empezó por ésta: un banquete en el que se sirvieron delicias culinarias, platos típicos navideños de cada rincón de Francia, animando el atento anfitrión a los invitados para que hablasen de sus diversas regiones y las tradiciones navideñas de cada lugar.

Tras esto, le Viscomte propuso un brindis por los franceses caídos a lo largo del año, recordando a cada uno de ellos:

Lavoisier recordó también que muchas de estas muertes fueron necesarias para que ahora Francia sea la mayor potencia europea, respetada y temida fuera de nuestras fronteras.

Tras los brindis se pasó a un salón presidido por un gigantesco reloj-carrillón traído especialmente de Suiza, donde se despidió el año con una extravagante ocurrencia de Lavoisier: uvas, que simbolizan el futuro porque de ellas nacerá el vino. Hay que reconocer que los caprichos del Viscomte son realmente ingeniosos...(*).

Tras esto se pasó al baile, amenizado por una excelente orquesta y cantores, que deleitó a la concurrencia el resto de la noche en una velada inolvidable; destacó la infatigable habilidad de Jean-Paul Le Mound y su dama, que bailaron desde el primer al último minuto, y también que Yvonne Marceau no dejó a Jacques Lebeau a sol ni a sombra, tan fascinada quedó por los encantos del caballero. Al amanecer y para finalizar, Lavoisier deseó "lo mejor para todos los presentes en el año 1633, que espero deporte a Francia nuevas victorias y a los franceses éxitos tanto en la batalla, como en la difícil sociedad parisina, como en el amor".

(*) Hay que decir que la tradición de las uvas es casi exclusivamente española, y data de principios del siglo XX, cuando los agricultores se encontraron con un enorme excedente de uva tardía y, en una operación de márketing que en nada tiene que envidiar a las actuales, inventaron e instauraron la tradición de las doce uvas. De todas formas, no he podido resistir la tentación de atribuirle a Lavoisier esta idea "innovadora". (-:@

La cruz

No tan brillante fue la fiesta organizada por Joseph de Le Bestier. En primer lugar, porque unas fiebres malignas le impidieron estar presente en su propia fiesta, aunque afortunadamente pudo enviar a su criado para ultimar los detalles y la fiesta se celebró a pesar de todo. El problema fue que los porteros tenían instrucciones de no dejar pasar a nadie sin disfraz, y eso hizo que Martin Mort, Michel de Bidouze y Edgar Delacroix tuviesen que quedarse fuera; quizás la presencia del anfitrión hubiese permitido un poco más de flexibilidad, pero el caso no pudo darse. En cuanto a los que sí se disfrazaron y, por tanto, entraron en la fiesta, veámoslos en detalle:

Vincent Villefort: de mercenario suizo del siglo XIV, compuesto por un jubón de terciopelo color rojo bastante desvaído, casaca de cuero con anillas metálicas a modo de cota de malla, pantalones de cuero marrón oscuro y botas enormes hasta casi media pierna con aspecto de haber estado en todos los fangales de Europa, así como una capa hasta los pies de burdo paño negro y un sombrero también de cuero con las alas más anchas que el Sena. El disfraz se completaba con un espadón herrumbroso y malamente mellado, una daga de gavilanes y un par de misericordias atadas a las botas.

Pierre Merlot: Acudió con su querida Claudette, disfrazados de Marte y Venus, con casco, sable y escudo él (y ropa guerrera inspirada en los cuadros mitológicos de moda) y Claudette con el pelo suelto, guirnalda de flores, túnica blanca y una concha de vieira sobre el atrevido escote. Llegaron cubiertos con capa y manto, y se los quitaron al entrar en el club.

Adrien Ducroix: Acudió acompañado de mademoiselle Charlotte Pézet. Iban disfrazados de pastorcilla (ella) y él de lobo feroz. Como las ropas de seda de mademoiselle Pézet eran bastante delicadas y no admitían una capa encima, Adrien Ducroix alquiló un carruaje para trasladarse al club.

Jean-Claude Van Damme: Un extraño disfraz que no logramos acabar de entender: básicamente formado por pieles, incluyendo botas y gorro, unos enormes bigotes, y una lanza de madera basta. Van Damme decía que se trataba de un huno, un guerrero de las estepas del Oriente europeo. Bueno...

Laurent de Boisier: Con Francine, acudieron disfrazados de Artemisa y Apolo; las indumentarias eran parecidas a las de Pierre Merlot y Claudette pero más sobrias, sin tanta exageración en los detalles.

el padre Martin du Heyn y fray Jacques de Luc: Acudieron a la fiesta sin disfraz, simplemente con su hábito de eclesiásticos ya que les está prohibido vestir otra prenda; aunque quizás la antedicha rigidez de los porteros en ausencia de instrucciones habría podido provocarles algún problema para entrar, éstos tomaron sus hábitos por disfraces y les dejaron pasar sin ponerles pegas.

(Nota: Las descripciones han sido facilitadas por los propios jugadores).

Pero no fue solamente la ausencia de Le Bestier lo que estropeó la fiesta: al cabo de unas pocas horas de estar allí, prácticamente todos los asistentes empezaron a sentir malestar y dolores abdominales, dolores que se tradujeron primero en unas discretas ausencias de unos minutos y más tarde en unas verdaderas carreras en torpel hacia los excusados. Al final y ante la insuficiencia de los mismos, el traspatio del club aparecía invadido por numerosos invitados aliviando el miserable estado de sus aparatos digestivos lo más discretamente posible, en medio del frío de la noche. En resumen: desconocemos los motivos exactos, pero al parecer algún alimento o bebida agrió la fiesta de Le Bestier. Después de la desagradable escena, el director del club prometió investigar la procedencia exacta del alimento descompuesto y demandar al correspondiente proveedor.

CRONICA TEATRAL

Las fiestas navideñas y la abundancia de festejos han perjudicado la asistencia al teatro este mes; solamente Jean-Paul Le Mound, Amadis L'Amour, Edgar Delacroix y Pierre Merlot acudieron al estreno, y el Théatre apareció prácticamente vacío las siguientes semanas. La obra, llamada "Blanche Noël", de tema navideño como podrá figurarse el lector, cumplió con su papel de entretener sin que por ello destacase en ningún aspecto concreto.

CARGOS PARA EL MES DE ENERO

                                                  N.S.    Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Ministro de Estado      General o Comte           12      Rey
Ministro de la Guerra   Tte.Gral. o Viscomte      12      Rey

CARGOS PARA EL MES DE FEBRERO

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------  ----------------------  ------  ----------
Ministro de Justicia    Brigadier o Baron          8    Min.Estado
Canciller de Finanzas   Brigadier o Baron         10    Min.Estado
Comis.Seguridad Publ.   Coronel o Chevalier        6    Min.Estado
Marechal de France      General o superior        12    Rey
Inspector Gral.Infant.  Tte.General o superior    10    Min.Guerra
Inspec.Gral.Caballeria  Tte.General o superior    12    Min.Guerra

NOTAS DE LOS ARBITROS

Poco que decir este mes; hemos procesado el turno puntualmente, cosa que no ocurría desde hace tiempo (-:@ y tenemos la esperanza de que ésta sea la tónica a partir de ahora.

¡Gracias a todos y un feliz año 1900! (¡huy, perdón!)

Atentos saludos del Secretariado de Su Majestad Luis XIII


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited

PrincipalVolver a la página principal.