Preux et audacieux: Una partida de En Garde!® por e-mail

REAL CRONICA DE ABRIL DE 1632

CRONICA MILITAR

Nada que remarcar este mes en la situación militar. Siguen los rumores de inminentes movilizaciones, aunque el Ministro de la Guerra no ha emitido ningún comunicado oficial al respecto. Quizás el próximo mes tendremos alguna noticia suya.

ECOS DE SOCIEDAD

La primera semana se celebró una reunión en les Teuilles Bleues. Asistieron a la misma los hermanos Joseph Arcadien Bienheurex y Aurelien (éste último con un brazal negro en señal de luto por Charles de Condillac), Louis de Velarde, Jean-Luc d'Armand, fray Martin du Heyn, Pierre Merlot y, animando la reunión, ignorante del trágico destino que le esperaba, Cristophe Cassave, que bebió en abundancia ajeno a lo que el futuro le deparaba.

EL JUICIO CONTRA LOS LADRONES DE CABALLOS

Pero el acontecimiento de la semana (y del mes) fue, sin duda, el juicio contra Michel de Bidouze y Pierre Rousseau. En medio de gran solemnidad, los dos acusados se sentaron frente al tribunal cargados de cadenas; le Viscomte d'Ille, en calidad de Comisionado de Seguridad Pública, ejerció la acusación, y explicó los hechos: recibió una nota anónima de un "arrepentido" informándole de la existencia de la banda y de sus planes. Cuando las fuerzas del Comisionado tomaron los establos, prepararon una trampa para detener a los ladrones cuando hiciesen la entrega. Les permitieron entregar el primer caballo para tener pruebas incriminatorias contra ellos, y les prepararon una emboscada para cuando fuesen a por el segundo, y de esa forma se realizaron las detenciones. A continuación, le Viscomte presentó los cargos: robo de propiedad privada contra los tres detenidos, y pidió al mismo tiempo una reducción de condena para LeNoire por su arrepentimiento y entrega voluntaria, dejando la horca para los otros dos acusados.

La ponencia defensora fue presentada por Laurent de Boisier y Philippe La Mochen, quienes presentaron argumentos muy parecidos en favor de sus respectivos defendidos: declararon que, tras haber investigado conjuntamente la cuestión, llegaron a la conclusión de que la supuesta banda de ladrones de caballos no existe, y que los acusados fueron engañados por un misterioso personaje que los incitó astutamente al delito mediante sendos anónimos y después los traicionó a las autoridades, por motivos que aún no están claros. Pusieron patente la ingenuidad pueblerina de sus defendidos (aquí éstos enrojecieron) y el hecho de que se trataba de personas de honor, acuciadas por la necesidad (más enrojecimiento) y deslumbradas por un espejismo de gloria vana. Los defensores acabaron pidiendo una pena de tres meses en un regimiento fronterizo de carácter disciplinario para cada uno. Ante la pregunta, no exenta de sorna, de le Viscomte sobre si tenían alguna pista sobre la identidad de su "misterioso conspirador" de Boisier respondió que era prematuro afirmar nada sin arriesgarse a comprometer gratuitamente el honor de personas inocentes.

La sentencia fue algo más suave de lo esperado, indudablemente gracias a las brillantes exposiciones de de Boisier y La Mochen: seis meses en un Regimiento fronterizo disciplinario para cada uno de los dos principales acusados, y tres meses para LeNoire. Aunque hubo algunas exclamaciones de desagrado ante la sentencia, su aceptación general fue buena; Ricard de Maurice se levantó y se ofreció como guardián del honor de los acusados, jurando darles caza y muerte si se les ocurría desertar. Tras esta declaración el Ministro de Justicia ordenó evacuar la sala y dio por terminado el juicio.

Queda por ver si la teoría de la conspiración que han presentado Laurent de Boisier y Phillipe La Mochen tiene algún fundamento o se ha tratado de un simple artificio para componer la defensa. Suponemos que el tiempo lo dirá...

EL FUNERAL POR CHARLES DE CONDILLAC

La mansión de le Viscomte hervía de actividad: en la capilla privada de monsieur Lavoisier se celebró un funeral por el alma de Charles de Condillac. Asistió, excepción hecha de Villiers Daugé de Chevreuse (suponemos que por decoro puesto que él fue el responsable de su muerte), prácticamente todo aquél que tiene un cierto nombre en París; la lista sería demasiado extensa para ponerla aquí y aburrir al lector. Lo que nos extraña un tanto es que un caballero tan distinguido como le Viscomte franquee las puertas de su casa a personas de más bajo origen; indudablemente esto tendrá un efecto negativo en la reputación de monsieur Lavoisier. Oficiaron los responsos fray Martin y fray Jacques, y la misa corrió a cargo del confesor de madame Lavoisier.
Aurelien Bienheurex dio lectura al siguiente pasaje de la Biblia:

Salmo 140

Señor, líbrame del hombre malvado, guárdame del hombre violento. De los que inventan maldades y todo el día promueven peleas. Que afilan sus lenguas con víboras, con veneno escondido en sus palabras. Señor, sálvame del hombre perverso, guárdame de los violentos que quieren hacerme tropezar. Los soberbios me esconden sus lazos, y tienden sus trampas con redes; junto al camino me ponen tropiezos. Dije al Señor: Tú eres mi Dios, Señor, oye la voz de mi súplica. Señor Dios, mi fuerte salvador, Tú proteges mi cabeza en el día del combate. No consientas en los deseos del malvado, no permitas que se realicen sus planes. No levanten la cabeza los que me rodean, que se ahoguen en su propia maldad. Lluevan sobre ellos brasas encendidas; precipítalos en abismos de los que no salgan. El hombre de mala lengua no durará en la tierra, y al violento lo herirá de repente la desgracia. Yo sé que al desvalido, Dios le hará justicia, y dará la razón a los pobres. Los justos darán gracias a Tu Nombre, los de corazón recto vivirán en Tu presencia."

Tras la ceremonia, algunos de los presentes, entre ellos el anfitrión, se dirigieron a L'Epée d'Or a espantar la pena de sus corazones.

MÁS REUNIONES... Y MÁS BEBIDA

La tercera semana, quizás para relajarse después de tanta solemnidad, los parisinos prefirieron pasarla en los clubs. En Philippe le Rouge se reunieron Aurelien Bienheurex, Antoine de Hautemort, Emmanuel Bollet, Fabrice Depratier, Guy de Jouvenel, Ignace-Guillaume de la Rue, Joseph Arcadien Bienheurex, Louis de Velarde, Paul Besson y Pierre Merlot. Por supuesto, se brindó una y mil veces en memoria de Charles de Condillac. Mientras tanto, en les Teilles Bleues se encendió un animado debate teológico entre fray Jacques de Luc y Villiers Daugé de Chevreuse, con la presencia adicional de GDenis Lavoisier,Viscmt. d'Ille, Jean-Luc du Foix y Laurent de Boisier; los dos personajes, el sacerdote y el librepensador, discutieron hasta altas horas de la madrugada y, aunque Villiers Daugé de Chevreuse intentaba constantemente poner al buen fraile contra las cuerdas, la excelente preparación de éste le permitió salir airoso de todas las celadas dialécticas que le fueron tendidas. En L'Epée d'Or, como ya viene siendo habitual, le Viscomte concurrió con su habitual círculo de amigos. Pero no todo fueron lamentos fúnebres: también quedó tiempo para el amor. Gaston d'Orange ganó el difícil corazón de Michelle Gillette, y Laurent de Boisier alquiló una pequeña barca y se llevó a Francine Davelet a una de las pequeñas islas que pueblan el Seine, donde la cortejó dulcemente y conquistó su amor.

OTRO DESENLACE TRÁGICO

Amanecer. El sol asoma por detrás de una colina en el descampado que todos conocemos, y proyecta sombras alargadas sobre los hombres que van a batirse por su honor. Ricard de Maurice y Villiers Daugé de Chevreuse se aprestan y, a la voz de "En Garde!" dada por los padrinos, comienza el combate. Las fuerzas parecen equilibradas, y el lance amenaza con prolongarse interminables minutos. Al final es Villiers quien empieza a acusar los efectos de la fatiga y la pérdida de sangre. Baja la guardia un instante y de Maurice aprovecha para lanzar una estocada que liquida el asunto a su favor. Villiers cae inconsciente al suelo y, rápidamente, dos de sus padrinos lo recogen, mientras que el tercero, armado con un poco ortodoxo pero descomunal garrote, vigila que el rival no intente rematar a su amigo amparándose en las condiciones de "duelo a muerte". Por suerte, la caballerosidad predomina y de Maurice no comete la villanía de rematar a un enemigo inconsciente.

Menos suerte tuvo Cristophe Cassave, quien encontró su trágico final en un desgraciado accidente en un duelo que debía ser a primera sangre. Un lance en cuarta de Jean-Luc du Foix mientras Cassave se acercaba hizo que el arma perforara el muslo a este último, desgarrando la femoral y produciendo una aparatosa hemorragia. Se dio el duelo por terminado inmediatamente, y tanto los padrinos como el rival recogieron al ya inconsciente Cassave para trasladarlo en un carruaje al médico más próximo, pero el desdichado caballero murió durante el traslado por la cuantiosa pérdida de sangre. In pace requiescat.

CRONICA TEATRAL

Este mes le Théatre Royale ha vuelto a la calidad a que nos tiene acostumbrados. La asistencia al teatro, sin embargo, fue sensiblemente menor, quizás porque el público estaba resabiado del mes anterior. Acudieron al estreno Guy de Jouvenel, Grichet des Wardes (que invitó a Gaston d'Orange a su palco), y Paul Besson; además fue posible vislumbrar a Ignace-Guillaume de la Rue y Charles Joie-Noir en uno de los palcos superiores. En sucesivas semanas vimos asistir al teatro a Pierre Merlot, Jean-Luc d'Armand y Aurelien Bienheurex, cada uno en una semana distinta, lo que da idea de la poca concurrencia. En cuanto a la obra en sí, poco que decir: "Abenhuí" fue correcta y entretenida, pero sin pretensiones: ambientada en tierras exóticas, el distanciamiento que esto implicaba permitió que el exceso de melodrama no estropeara la representación.

CARGOS PARA EL MES DE MAYO

                                                 N.S.     Quién
         Cargo            Requisitos            mínimo    nombra
----------------------  ----------------------  ------  ----------
Aides de División       Teniente Coronel           4    Jefes Divis.

CARGOS PARA EL MES DE JUNIO

                                                 N.S.     Quién
         Cargo            Requisitos            mínimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
1 Ministro sin Cartera  Brgder. o Baron           10    Min.Estado

NOTAS DE LOS ARBITROS

Bueno, por lo menos este mes hemos mandado los turnos en un plazo razonable. Lo de la crónica es, como os podeis imaginar, bastante más complicado, hay que echarle algo de imaginación y, por desgracia, la inspiración no siempre acompaña. Por lo menos hemos conseguido que tengais una primera información importante en las hojas de modo que hemos podido dejar los detalles para la crónica. Las previsiones son seguir en esta línea de diez días aproximadamente o, quizás, reducirlo a una semana. Ya temblamos cuando monsieur Lavoisier organice las campañas de verano...

El próximo turno tendrá que estar para el VIERNES 4 DE JUNIO DE 1999,antes de las 23:59; por consiguiente, el sábado 5 o domingo 6 procesaremos el turno.

Atentos saludos del Secretariado de Su Majestad Luis XIII


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited

PrincipalVolver a la página principal.