Preux et audacieux: Una partida de En Garde!® por e-mail

REAL CRONICA DE DICIEMBRE DE 1631

ECOS DE SOCIEDAD

Semana 1
Le Théatre Royale fue el centro de atención esta semana; no sólo por la gran afluencia de público, sino también por el cómico incidente que ocurrió durante la representación. En la platea se vieron, en animada mezcolanza, algunas caras ya conocidas y otras de recién llegados: Grichet des Wardes, Armand Jalabert, Charles de Condillac o Ignace-Guillaume de la Rue. Paul Besson decidió gozar de la representación en absoluta tranquilidad, y alquiló un palco para él solo. En otro palco en el extremo opuesto del teatro se encontraba Jacques-Albert Resnais, quien había acudido al teatro decidido a liarla. En primer lugar, invitó a cuatro caballeros más a compartir el palco: Louis de Velarde, Laurent de Boisier, Jacques LeNoire y Philippe La Mochen. En mitad del primer acto, se oyó atronar la voz de Resnais, bramando: "¡BELLACO! ¿NO OS DA VERGÜENZA ABURRIR DE ESA MANERA AL SUFRIDO PÚBLICO Y, SOBRE TODO, A MADEMOISELLE DeCLAUDE?" Y acto seguido desenfundó la espada y se dedicó a hacer acrobacias entre los palcos, hasta que perdió pie en uno de ellos y, entre las risas del público, cayó sobre un puesto de pastelillos que había a un lado de la platea, aunque sin que hubiese que lamentar otra pérdida que la de unos cuantos bollos de nata. La consternación de monsieur Resnais no conoció límites al enterarse de que monsieur Corneille no se encontraba presente en el teatro y, por tanto, no podía engullir el ejemplar de la Lisistrata que Resnais traía preparado para tal menester. Después del incidente, la obra se reanudó sin más interrupciones y el dolorido aunque indemne Resnais volvió a su palco donde fue el blanco de las jocosas bromas de todos sus acompañantes.
Mientras tanto, ajeno a este bullicio, le viscomte Denis Lavoisier se dejó ver con Jean-Paul le Mound y Eric du Perpignan por L'Epée d'Or, donde departieron animadamente y hablaron de la política exterior de Francia. Quizás nuestro Comisionado de Seguridad Pública debería preocuparse menos de la política exterior y más de la seguridad interior puesto que, en el tiempo que lleva como Comisionado, no parece que se haya preocupado mucho de luchar contra el crimen en París. ¿Quizás intenta abarcar más de lo que puede? De todas formas, muy importantes debían ser las cuestiones que trató monsieur le viscomte con sus amigos, puesto que a la semana siguiente se les volvió a ver en el antedicho club, enfrascados en otra intensa tertulia.
Quien no encontró a nadie con quien departir fue Pierre de Montfort, que pasó una aburrida semana en Les Chasseurs. Más suerte tuvo Aurelien Bienheurex, que decidió dar un paseo por el parque y encontró a Michelle Gillette sentada en un banco dando de comer a los cisnes que, como ya viene siendo habitual, escapan de la Ille Maquerelle en busca de algo de alimento.[*] Bienheurex consiguió entablar conversación con la dama, y al rato se les vio paseando juntos. ¿Habrá romance a la vista? El tiempo lo dirá.

[*] En realidad no hubo cisnes en el Sena hasta 1676, por iniciativa de Luis XIV, pero nos apetecía dar algo de color al asunto del parque. El nombre de la isla es el auténtico, y en ella estaba terminantemente prohibido el desembarco para evitar que se molestase a los cisnes. Lo divertido del caso es que, ante la manía de los cisnes de escapar nadando de la isla, se promulgó un decreto prohibiéndoles abandonar la misma, y se nombró un Real Recuperador de Cisnes para encargarse de devolver a los transgresores a su lugar.

Semana 2
La segunda semana fue mucho más tranquila, probablemente en preparación de las dos siguientes: prácticas de esgrima, ingresos en Regimientos, y también, por supuesto, algunos intentos galantes de cara a pasar el fin de año en buena compañía. Paul Besson, por ejemplo, iba en pos de Claudette Gorloise; la dama se percató de que un desconocido la seguía y se refugió en les Teilles Bleues. Besson intentó entrar detrás y acabó organizando una desagradable escena en la puerta de dicho club, donde no se le permitió entrar a pesar de su insistencia. La cosa acabó con la firme expulsión de Besson entre gritos y amenazas.
Aunque más discreto, el desenlace del intento de Martin du Heyn no fue mucho mejor: Mussette d'Envion, la dama objeto de sus galanteos, no cedió a los varoniles encantos de nuestro caballero y lo rechazó firme pero educadamente.

Semana 3
Empezó por estas fechas a notarse algo de la animación de final de año: lo más destacado fue la fiesta en Philippe le Rouge, donde coincidieron nada menos que ocho caballeros: Aurelien Bienheurex (que apareció con Michelle Gillette, detalle interesante a tener en cuenta), Antoine de Hautemort, Emmanuel Bollet, Michel de Bidouze, Jean-Philippe du Rue, Charles de Condillac, Eric du Perpignan y Pierre de Montfort, aunque como es lógico estos dos se mantuvieron algo apartados del resto y solamente alternaron con Charles de Condillac. Lo cual, por otra parte, fue una suerte para ellos, puesto que se libraron del penoso espectáculo que dio Hautemort, cuyo estómago decidió que ya tenía bastante alcohol por aquel día y vació su contenido en el suelo de los salones del club. Pero el verdadero espectáculo alcohólico lo dio Emmanuel Bollet al salir a la calle en plena noche y empezar a gritar a voz en cuello: "¡FELIZ NAVIDAD A TODO EL MUUUUNDOOOO!" A tan inoportuna felicitación respondió una patrulla de la Garde de la Veille Cité, que arrojó a Bollet al calabozo, donde este caballero pasó una aburrida noche de fin de año.
Mientras esto ocurría, Pierre La Mochen y Grichet des Wardes, ajenos a todo, se habían encontrado casualmente en Les Teilles Bleues y comentaban la expectación que la fiesta de Le Viscomte, a celebrar la semana siguiente, había despertado entre la gente elegante de París, y Michel de Bidouze, Cristophe Cassave y Jean-Luc d'Armand disfrutaban de la obra teatral, estos dos últimos en un palco alquilado por Cassave.

Semana 4
Y llegó, por fin, la esperada semana de final de año. Con la única y sola excepción de Guy de Jouvenel, que por alguna inexplicable razón se quedó aislado en Philippe le Rouge, y de Emmanuel Bollet, que por una muy explicable razón se quedó aislado en los calabozos de la Guardia, todos los caballeros de París se reunieron para divertirse de lo lindo en esta última noche de 1631.

Como es lógico, fueron dos los grupos que se formaron: el primero de ellos, el más selecto, en casa de monsieur Denis Lavoisier, Viscomte de l'Ille: Jean-Paul le Mound, Grichet des Wardes, Eric du Perpignan, Pierre le Mochen, Armand Jalabert y Pierre de Montfort fueron, junto con Christine Daé y algunas otras damas, objeto de la cuidada hospitalidad del matrimonio Lavoisier, que precisamente se había mudado a una nueva mansión en la Place Dauphine[*]. Nada más entrar, las damas fueron obsequiadas con espléndidas rosas y, casi inmediatamente, se pasó al comedor para cenar. Las exquisiteces que le Viscomte ofreció a sus invitados rayaron en lo increíble, llegando a más de cincuenta variedades distintas de manjares y vinos, mientras una orquesta, colocada en un estratégico lugar que permitía que la música llegase a los tres salones principales, ambientaba la reunión. Durante el breve tiempo que se concedió a los músicos para su descanso, una pequeña compañía de teatro representó una breve pero divertida sátira que hizo las delicias de los asistentes. Posteriormente se sorteó un magnífico sombrero de ala con una pluma exótica, sombrero que recayó sobre Philippe La Mochen. Se brindó por la victoria contra Milán, por los caídos en la guerra y, antes que nada y de manera muy especial, por la pequeña Yvette, la hija menor de le Viscomte, que fue presentada en sociedad en ese mismo momento, aunque en la práctica todo lo que pudo verse fue una carita rosada rodeada por un enorme fardo de mantillas y vestiditos para que no se resfriase.
También hubo tiempo para el amor: Grichet des Wardes cortejó con éxito a Victorie Labelle, y Christine Daé fue seducida por las gentiles atenciones de Eric du Perpignan.
Para proteger su tranquilidad, monsieur le Viscomte ofreció a cuatro soldados de su Regimiento la posibilidad de ganarse unas coronas extra en sus horas libres vigilando su casa durante el evento; aunque dichos soldados no tuvieron oportunidad de desenvainar sus espadas puesto que nadie perturbó la tranquilidad en la mansión de los Lavoisier, éstos tuvieron el detalle de obsequiarles con unos buenos tragos de vino cuando todo hubo terminado, "para compensarles por el aburrimiento".

Mientras tanto, en le Cripaud et l'Apricot, la juerga alcanzaba proporciones descomunales: mientras Aurelien Bienheurex contaba chiste tras chiste, provocando las carcajadas de la concurrencia, Christophe Cassave, sin olvidar su papel de anfitrión, se dedicaba a atraer la atención de Josephine Bidette y, cuando ésta le fue arrebatada por Laurent de Boisier, pasó sin ningún problema a Turandot de Lagarde, sin hacer mucho caso de Louis de Velarde, que intentaba sin éxito ser él quien pagase la bebida. En medio del carrusel de caras que danzaban en corro jugando al juego de las sillas y la música (aunque la música la producían los propios asistentes cantando alegres canciones), pudimos ver a Jacques LeNoire, Juliette de Claude, Martin du Heyn, Marie Bonbon, Jacques-Albert Resnais, Jacques de Luc (quien se obstinó en beber sólo agua), Jean-Luc d'Armand, Antoine de Hautemort, Charles de Condillac y, por supuesto, Christophe Cassave en su papel de anfitrión y organizador. En resumen, la fiesta de fin de año de monsieur de Cassave fue un éxito completo en lo que a diversión se refiere. Hay que reconocer que este recién llegado promete aportar mucho al ambiente festivo de París.

[*] Situada en la Ille de la Cité, una de las islas que el Sena forma a su paso por París, esta plaza era una de las zonas más elegantes de la ciudad. De hecho, se llegó al extremo de que muchos joyeros y orfebres empezaron a establecer sus talleres en la Ille para estar más cerca de sus clientes porque, a pesar de que el precio de los alquileres era muy superior, el aumento de beneficios debido a la cercanía lo compensaba con creces.

CRONICA TEATRAL

Buena. Simplemente eso. No cabe decir otra cosa de la producción de "La Muerte de Pompeyo", de Corneille, que nos presentó la compañía de actores de Jean Laferrard. Escenografía correcta pero sin pretensiones, actores declamando su papel de manera convincente y sin equivocarse y, por supuesto, una obra ya más que conocida de un autor sobradamente consagrado. Indiscutiblemente estamos hablando de una gran labor artística y profesional por parte de la compañía que este mes ha contratado el Théatre Royale. Lástima de las inoportunas interrupciones de algunos de los asistentes, que se prolongaron más de lo debido...

CARGOS PARA EL MES DE ENERO

                                                  N.S.    Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------- ----------------------  ------  ------------
Ministro de Estado      General o Comte           12      Rey
Ministro de la Guerra   Tte.Gral. o Viscomte      12      Rey

CARGOS PARA EL MES DE FEBRERO

                                                 N.S.     Quien
         Cargo            Requisitos            minimo    nombra
----------------------  ----------------------  ------  ----------
Ministro de Justicia    Brigadier o Barón          8    Min.Estado
Canciller de Finanzas   Brigadier o Barón         10    Min.Estado
Comis.Seguridad Públ.   Coronel o Chevalier        6    Min.Estado
Maréchal de France      General o superior        12    Rey
Inspector Gral.Infant.  Tte.General o superior    10    Min.Guerra
Inspec.Gral.Caballería  Tte.General o superior    12    Min.Guerra

NOTAS DE LOS ARBITROS

Bueno, la verdad es que este turno ha sido realmente animado. Normalmente para fin de año la gente suele montar fiestas, bailes y saraos y eso anima mucho la cosa, pero este año ha sido ex-cep-cio-nal. También influye, por supuesto, la gran cantidad de nuevos jugadores. Normalmente, cuando estábamos en FidoNet recibíamos del orden de 15-20 jugadas en un turno normal. Este mes hemos doblado las cifras.
En fin, gracias a todos por la imaginación que le habeis echado, por el buen rato que nos habeis hecho pasar mientras procesábamos el turno (un día nos filmaremos y os lo mandaremos en MPEG, porque la escena es realmente digna de verse, con la tetera, los croasanes y ensaimadas, los dados, y a carcajada limpia imaginando las situaciones que se producen). Así que gracias a todos y, sobre todo, que paseis un DIVERTIDO 1999.

El próximo turno tendrá que estar para el VIERNES 29 DE ENERO DE 1999, antes de las 23:59; por consiguiente, el sábado 30 o domingo 31 procesaremos el turno.

Atentos saludos
del Secretariado de Su Majestad Luis XIII

(Por cierto: ¿alguien sabe si la Real Academia ya ha aprobado la grafía "croasán"?)


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited

PrincipalVolver a la página principal.