[ATENCION NO JUGADORES, POR FAVOR: ABSTENERSE DE ESCRIBIR EN EL AREA]
[INTERESADOS EN JUGAR O INFORMACION, ENVIAR NET A 2:343/106; GRACIAS]

                      REAL CRONICA DE ABRIL DE 1630
                      =============================


                             CRONICA MILITAR
                             ===============
Irregular suerte la de nuestros ejércitos en su primera acción ofensiva
de esta campaña. El primer objetivo de nuestro Estado Mayor que, como
todos sabemos, es el mayor de los Estados, ha sido reconquistar las
fortificaciones fronterizas que habían sido conquistadas
sorpresivamente por el enemigo y, al mismo tiempo, reforzar las líneas
con algunas de las suyas. Todo el Primer Ejército, por lo tanto, se
dedicó a operaciones de sitio de variable éxito. Cerca de Vercelli, por
ejemplo, la 1ª División estuvo a punto de obtener un estrepitoso
fracaso cuando el 13º de Fusileros fue literalmente disuelto por los
pesados cañones sitos en una colina cercana al puesto que intentaban
tomar. La práctica totalidad de sus efectivos fue barrida sin piedad.
Lamentamos comunicar que entre ellos se encontraba Ricard Dutruel, que
fue despedazado por una granada de carga hueca mientras recibía
instrucciones de sus superiores. Como decimos, un verdadero desastre
que el 53º de Fusileros, que se encontraba a pocos metros, no pudo
evitar puesto que bastante trabajo tuvo para salvaguardar su propia
integridad.

Sin embargo, no fue en vano el sacrificio de estos valientes: mientras
las piezas artilleras castigaban al 13º, el 4º de Arcabuceros recibía
también un duro castigo de las tropas que defendían el puesto; su
sacrificio no fue en vano, puesto que consiguieron abrir una brecha
que, aunque ya no pudo ser aprovechada por ellos mismos por haber
quedado en una abrumadora inferioridad numérica, sirvió para que el 27º
de Mosqueteros demostrase que sabe estar en el lugar adecuado y
en el momento oportuno, presentándose justo detrás de sus camaradas del
4º y tomando la fortificación gracias a la brecha que éstos habían
conseguido practicar. Costosa victoria sin duda, pero sumamente
importante para la consolidación de la frontera de cara a un posterior
contraataque.

Mientras tanto, algo más al norte, unos kilómetros al Oeste de Torino,
la 2ª División obtenía un resultado parecido, es decir, variable. La
mejor parte se la llevó el II Batallón de los Mosqueteros del Rey,
voluntarizados y comandados por monsieur Pierre Le Moyne d'Yberville, a
quien su general permitió ir de campaña con su unidad (quizás un poco
cansado de la insistencia de su ayudante por ver un poco de acción). La
verdad es que la prisa de M.d'Yberville por lucirse resultó
justificada: durante una exploración nocturna que se empeñó en llevar a
cabo personalmente, con el consiguiente riesgo, observó unas sombras
que se movían silenciosamente al pie de los muros de la fortificación.
d'Yberville decidió observarlas con atención pero, cuando pudo situarse
en un punto donde pudiese ver sin ser visto, las figuras ya habían
desaparecido. Intrigado por el hecho, el anochecer siguiente
d'Yberville tomó una sección (en la que, casualmente, se encontraba
François Villon) y se dirigió al punto donde la noche anterior había
observado tan insólita desaparición. Sus acción no fue en vano: la
avanzadilla que había situado más cerca del muro observó un movimiento
en los matorrales en cuestión y, al cabo de un momento, aparecieron
cuatro soldados milaneses y un cabo. Un rápido movimiento de cuchillos
despejó el área, y d'Yberville comprobó con satisfacción que sus
sospechas sobre la existencia de una salida secreta para burlar el
bloqueo y salir a robar provisiones eran ciertas. Rápidamente, toda la
sección se introdujo por el túnel y, en poco tiempo, se situaron junto
a la puerta. Tras una breve lucha, la guardia alertó a la guarnición y
se dio la alarma, pero ya era tarde: los hombres de d'Yberville ya
habían conseguido abrir las puertas y todo el batallón se derramó
dentro del fortín como garbanzos de una bolsa; la primera luz del alba
vio cómo el ataque nocturno era coronado por el éxito. Naturalmente, el
heróico comportamiento y desprecio por el riesgo de Pierre Le Moyne
d'Yberville fue mencionado en la Orden del Día del Ejército de Su
Majestad. Además, después de la batalla vimos a un sonriente
d'Yberville cargar con un cofrecillo que suponemos debía contener algo
de valor...

                             ECOS DE SOCIEDAD
                             ================

                                   R.I.P.
                        Rogad a Dios por el alma de

                              RICARD DUTRUEL

                Caído heróicamente en el frente de Vercelli