REAL CRONICA DE MARZO DE 1629
                       =============================

                              CRONICA MILITAR
                              ===============

No parece que las tropas de refresco llegadas al frente este mes hayan
tenido mucho éxito en el primer mes de esta campaña de primavera. Las
habladurías atribuyen la mayor parte de la culpa a la incompetencia de
los Generales de Ejército, que aún creen que la guerra se hace con
catapultas. Concretamente, en Arras se ha perdido una de las mayores
fortalezas que defendían esa parte de Francia, debido simplemente a que
al General, avisado con tiempo de que se estaba preparando un sitio, no
se le ocurrió enviar refuerzos y alimentos a los defensores antes de
que el cerco fuese efectivo.

Peor fue la suerte en las operaciones de campo, donde cayeron en
combate tres de nuestros mejores soldados, dos de ellos para no
levantarse más y el tercero, por suerte, salvando la vida in extremis.
Este último, nada menos que nuestro querido Pierre Le Moyne
d'Yberville, voluntarizó su batallón y, buscando acción, organizó una
partida de reconocimiento que por poco le cuesta la vida. Esperamos que
los cuidados de su encantadora esposa devuelvan pronto la salud a este
distinguido caballero. En cuanto a las dos víctimas mortales, fueron
Jean Bernard y Louis de Cognaczo, atrapados en un devastador fuego
graneado de la artillería enemiga.