REAL CRONICA DE SEPTIEMBRE DE 1627
                       ==================================

                        SE CELEBRARON LAS REALES CORTES
                        ===============================
Con la brillantez que es habitual, las Real Corte se reunió para que Su
Majestad el Rey atendiese las consultas y peticiones de sus más altos
súbditos. Poco puede comentarse a la mayoría de caballeros acerca de los
altos asuntos allí tratados, en su mayor parte fuera de sus alcances. La
única sorpresa fue la presencia de Roger de Coubertin, acompañado de su
padre, el cual había decidido llevar a sus dos hijos para que
adquiriesen tablas y conocimiento del mundo elegante. La verdad es que
la expresión de aburrimiento de nuestro caballero decía mucho de su
interés por los temas allí tratados...


                        SE INICIA LA CAMPAÑA DE OTOÑO
                        =============================
Tal y como se esperaba, la campaña de Otoño ha traído movilizaciones de
conocidos vecinos de nuestra ciudad. Han partido hacia el frente la
Brigada de la Guardia Montada y la Brigada Pesada, así como la 1ª, 2ª y
4ª Brigadas de a Pie. Para los caballeros poco familiarizados con el
esquema regimental de nuestros Ejércitos, aclararemos que los
Regimientos movilizados han sido:

- Guardia de Dragones
- Carabineros de la Reina
- Coraceros del Príncipe Real
- Coraceros del Archiduque Leopoldo
- Marines Reales
- Mosqueteros de la Picardía
- 13º de Fusileros
- 53º de Fusileros
- 69º de Arcabuceros
- Regimiento de Infantería de la Gascuña

Como podemos ver, un gran contingente de tropas. Y es que Su Majestad
parece decidido a acabar de una vez por todas con la rebelión
protestante que amenaza el norte de nuestra Patria. Nos imaginamos la
satisfacción de más de un caballero que se dirigió a alistarse en un
Regimiento para luchar por Francia al ver tan prontamente cumplidas sus
aspiraciones.

Uno de los Regimientos que más acción ha visto ha sido el de los
Mosqueteros de la Picardía donde, además, se ha desencadenado una
sucesión de ascensos en parte para recompensar la valentía en el combate
de muchos de sus miembros y en parte para cubrir las bajas. De entrada,
este Regimiento cuenta con un nuevo Coronel: nada menos que Jean Coeur,
quien unió su satisfacción a la de ver a su gran amigo Jean-Paul de
Mussette ocupar la plaza de Teniente Coronel que él acababa de dejar
vacante. No cabe duda de que, con unos mandos tan estrechamente
compenetrados, este Regimiento dará mucho que hablar en los próximos
meses de campaña. Sin embargo, la alegría del flamante Coronel había de
verse trágicamente truncada: durante una ronda que decidió dar para
supervisar los puestos de vigilancia, el Capitán Philippe Coeur fue
alcanzado en la sien por una bala perdida que acabó instantáneamente con
su vida. Triste final el de este caballero, que deja, según rumores que
circulan por la Capital, nada menos que tres damas a la espera
de que se decidiese por alguna de ellas, muestra ésta de la simpatía y
la bondad de espíritu del difunto caballero. Suponemos que su afligido
hermano organizará un funeral en su memoria cuando vuelva del frente.

Pocas incidencias en el resto de Regimientos; la mayoría de ellos se
vieron envueltos en combates posicionales sin un resultado claro;
ninguna mención en las Ordenes Regimentales, más que nada porque el
marco bélico tampoco daba oportunidad para el heroísmo y, como
únicas notas destacadas, los ascensos de Marc Chevalier a Subalterno y
de Ferdinand d'Oloron a Capitán y la ligera herida (rasguño más bien)
que recibió Jean-Marie du Chatelet al clavarse una rama en el hombro
en su caída por un terraplén durante el ataque.